Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista a Alfonso Azpiri

"Es razonable que 'V de Vendetta' triunfe en la crisis de la democracia"

"El mercado se ha reducido por la proliferación de consolas y videojuegos", asegura el dibujante

"Es razonable que 'V de Vendetta' triunfe en la crisis de la democracia"

"Es razonable que 'V de Vendetta' triunfe en la crisis de la democracia"

¿Cómo recuerda su colaboración con Alan Moore a la hora de realizar juntos V de Vendetta?

Pues muy bien. Alan Moore es ahora conocido por haber creado guiones mucho más complicados que el de V de Vendetta, pero como esto era el principio de su carrera me sentí mucho más a gusto con él, y no hubo ningún problema. Alan Moore tiene fama de extravagantes, pero por aquel entonces nada de esa leyenda había trascendido.

¿Cree que la fama de esa obra ha eclipsado otras suyas como Hellblazer, War Story o Global Frequency con autores igual de importantes como Grant Morrison, Garth Ennis o Warren Ellis.

Son todos autores de mucho nivel y diferentes entre sí. Garth Ennis incluso influyó a Moore. Pero la fama de V de vendetta ha trascendido aún más porque se ha convertido en un icono de lo que sería una sociedad en un futuro distópico.

¿Qué le parece que esta obra, que se publicó en los ochenta, sea un símbolo para los jóvenes actuales, hasta el punto de que haya muchas manifestaciones con la máscara de Guy Fawkes?

Es lógico. Si ves al mundo alrededor tuyo, te das cuenta de que los jóvenes hoy en día están muy frustrados, y las políticas muy subyugadas a las empresas, por lo que es normal que una obra como esta tenga una segundo vida. Es normal que triunfe en lugares como el Reino Unido o Estados Unidos donde vivimos una situación de falsa democracia, de que votes a quien votes al final estás votando por las empresas, por las corporaciones. Y ahora aparece un tipo como Donald Trump a la que mucha gente le está votando, un hombre claramente atrapado por los interesese económicos que es un payaso.

Y en España está gobernado un partido lleno de corruptos.

Yo siempre digo que no habrá otra revolución porque las revoluciones las llevan adelante la gente que ya está en el suelo, en lo más bajo, aquellos que no tienen nada que perder. Pero hoy en día la gente vota a cualquiera porque, al fin y al cabo, tienen cierto grado de comodidad. La gente se mantiene bajo un nivel de felicidad y se queja, pero no hasta el punto de actuar y cambiar las cosas.

Usted ha dibujado historias de todos los géneros posibles, pero no se ha prodigado en el terreno de los superhéroes. ¿No le gusta este tipo de guiones?

Me gusta simplemente dibujar buenas historias. No tengo predilección por ninguna en particular, pero hoy en día cuando dices la palabra cómic lo que te viene a la cabeza son los superhéroes, del mismo modo que cuando dices novela es el thriller. Y en esta sociedad está aceptado, porque el mercado de Marvel y DC lo abarca todo. Y no es algo malo porque los superhéroes son personajes admirables y representan un poco lo que muchas personas quieren para sí mismos, pero me parece una locura. Debo reconocer que hay autores británicos de este tipo como Steve Dikto o John M. Burns que me influyeron al principio.

¿Qué destacaría de la web que va a presentar?

Es mi preocupación principal porque es una página que publica cómics on-line y es más directa, ya que va del autor al lector. Normalmente, el proceso de imprimir y producir es demasiado largo y tedioso teniendo en cuenta de que está el ciberespacio. La página se llama Acesweekly y está la obra de Dan Chriestensen, Paul Maybury, Herb Trimpe, Phil Heste, Joh McCrea o James Hundnall.

Pero el cómic es el que ha salvado a la industria del libro.

Es cierto. A la gente que le gusta los cómics quieren tener el objeto para conservarlo en una bolsita de plástico y ponerlo en una estantería. Pero, al mismo tiempo, quiero creer en esto porque da un producto barato, ahorra un proceso muy largo, y además la mayor parte de ese dinero va hacia el autor, porque, al fin y al cabo, la relación es entre dos personas. Normalmente, las editoriales se llevan una gran tajada y, al final, el dibujante es el menos beneficiado de todo este proceso. Por eso yo defiendo este formato.

Compartir el artículo

stats