Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Justicia avala la ilegalidad del izado de la 'tricolor'

El juez sostiene que los homenajes a la bandera de las siete estrellas son partidistas

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Santa Cruz de Tenerife dictó el lunes un auto mediante el que se reafirma en considerar que el acto de izado de la bandera de las siete estrellas verdes que se celebró el pasado 22 de octubre en el exterior del Ayuntamiento de Santa Cruz es ilegal. El magistrado Evaristo González González no solo desmonta los argumentos empleados por el Consistorio chicharrero para evitar una posible pena, sino que condena a la administración local al "abono en costas". El juez, además, hace suyo el razonamiento de la Delegación del Gobierno de que el homenaje a la enseña por parte de un poder público es "partidista" y en nada representa a la mayoría de la ciudadanía.

El consistorio santacrucero acordó en un pleno celebrado el pasado 30 de septiembre la colocación de la enseña tricolor "en un lugar destacado de su sede" para conmemorar el 52 aniversario de un símbolo que, en sus inicios, representó al independentismo canario. En aquel pleno de septiembre, la moción presentada por Sí se Puede salió adelante gracias a los votos de apoyo de Coalición Canaria, Izquierda Unida y PSOE. Solo el Partido Popular y Ciudadanos votaron en contra de la propuesta por entender que el hecho de enarbolar esta insignia "dividía" a los chicharreros.

Santa Cruz no fue el único municipio de las Islas en aprobar los actos para conmemorar el aniversario de la enseña, también lo hicieron los ayuntamientos de Güímar y Arico, y los cabildos de Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura. Sin embargo, solo en el ayuntamiento chicharrero celebró un acto "espontáneo" de homenaje. El resto decidió acatar los autos de paralización cautelar emitidos por los jueces de lo Contencioso-Administrativo tras el recurso presentado por la Delegación del Gobierno que consideraba "ilegal" el izado de la tricolor

Pese al mandato judicial y a que el Ayuntamiento de Santa Cruz decidió un día antes desconvocar el acto previsto, aquel sábado se concentraron en las puertas de la casa consistorial una treintena de personas e izaran la tricolor. El delegado del Gobierno anunció ese mismo día al alcalde José Manuel Bermúdez la denuncia pese a que éste asegurara que la corporación "era ajena" al acto.

Compartir el artículo

stats