Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sin 'plan B' para las partidas canarias

El Gobierno de Fernando Clavijo fía sus principales acuerdos con Rajoy a que el PP logre los apoyos necesarios para unos nuevos presupuestos estatales

El presidente Fernando Clavijo el pasado miércoles.

El presidente Fernando Clavijo el pasado miércoles. JUAN CASTRO

Recuperar el Plan Integral de Empleo para Canarias, o dotar adecuadamente el convenio de carreteras el próximo año puede depender de cosas tan ajenas a las Islas como la llamada Y ferroviaria del norte, o de la renegociación del cupo vasco. Por paradójico que parezca, el desarrollo de todos los aspectos presupuestarios de la agenda canaria en Madrid están en manos del PNV. Los nacionalistas vascos son el elemento clave para que los acuerdos entre el Gobierno de Canarias y el Ejecutivo central surtan efecto práctico y en partidas económicas contantes y sonantes. Sin sus cinco escaños en el Congreso, el apoyo de la diputada de CC, Ana Oramas, a los Presupuestos estatales que elabora el Gobierno de Mariano Rajoy en base a esos acuerdos, sería un cero a la izquierda.

Y es que el Gobierno de Canarias no tiene 'plan B' para sacar adelante la agenda canaria distinto al de la aprobación de los Presupuestos del Estado del 2017, que pasa por el apoyo del PNV, junto al previsible de Ciudadanos (C's) y el ya seguro de CC. El escaño de Pedro Quevedo, de Nueva Canarias, por su lado, sin ser decisivo, sí puede convertirse en el fiel de la balanza para deshacer el posible empate entre síes y noes.

El Gobierno de Fernando Clavijo lo fía todo a que el PP logre el apoyo necesario para sacar adelante su proyecto presupuestario y no se vea obligado a mantener la prórroga de los todavía en vigor, los de 2016. Porque a efectos prácticos, ahora mismo las cuentas que mandan sobre las partidas canarias en las cuentas estatales son las que en su momento contaron con el rechazo de CC y el del propio Ejecutivo regional.

La prórroga entra en juego

En estos primeros compases del año, justo cuando se acaba de publicar y hacer oficial la prórroga de los presupuestos anteriores pero ya comunicados en octubre a Bruselas, el Gobierno central busca sobre todo intentar arrastrar a PSOE para que no se oponga y permita la tramitación del proyecto. Quiere continuar así la senda iniciada con el apoyo que ya obtuvo para la aprobación del techo de gasto, con un recorte (no disponibilidad de créditos) de 5.493 millones, primer paso para las nuevas cuentas. Pero los socialistas están necesitados de mostrar su perfil más opositor y no se espera que accedan a ello. Por eso, el PP tendrá que buscar el respaldo de los otros grupos con los que puede sumar la mayoría. Y no le va a resultar fácil.

Pese a las dificultades que ese acuerdo entraña, desde el Gobierno de Canarias no se contempla otro escenario que el de un pacto que permita sacar adelante los primeros presupuestos estatales de la legislatura. De ello dependen los más de 500 millones con que podrían estar dotados los siete convenios con el Estado que espera renovar o actualizar este año y darle la vuelta a la dinámica de recortes e incumplimientos iniciado en el 2012.

Fuentes de la consejería de Hacienda señalan que las negociaciones abiertas por el ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, con los grupos parlamentarios permiten augurar un apoyo suficiente, y descartan la prórroga definitiva de los presupuestos aún en vigor. Consideran que de una u otra forma el Ejecutivo central sacará adelante su proyecto porque "no tendría sentido en términos políticos haber acabado con el bloqueo político y dar paso a la legislatura y que ahora no sea capaz de presentar y aprobar unos presupuestos que son vitales para la nueva etapa".

En todo caso, el Gobierno de Canarias apela al "compromiso político" asumido por el PP y el propio Rajoy para que, en caso de una prórroga presupuestaria, se permitiera desarrollar la agenda canaria y "de alguna forma" una mejor dotación para las partidas isleñas, a través de decretos ley, de las recogidas en las cuentas del 2016. Sería por ejemplo el mecanismo utilizado para permitir la participación de Canarias en el Fondo de Competitividad del sistema de financiación autonómica, lo que, aún sin nuevos presupuestos, garantizarían 400 millones más al Archipiélago en las entregas a cuenta del 2017.

El compromiso de Cristóbal Montoro, en este sentido, es de propiciar esa desvinculación del Régimen Económico y Fiscal (REF) del sistema de reparto de la financiación regional a través de una disposición adicional de los próximos presupuestos, pero si estos no lograran abrirse paso por la aritmética del Congreso, se desarrollaría a través de un decreto ley específico.

Tanto desde el Ejecutivo regional como desde Coalición se cree que la amenaza de unas nuevas elecciones, ya utilizada por Rajoy, aleja cualquier escenario de una prórroga definitiva de los presupuestos.

Los nacionalistas canarios aseguran que la negociación de Montoro con el PNV "está muy encarrilada" y que es muy probable que haya anteproyecto presupuestario el próximo febrero, pero consideran que Mariano Rajoy no se arriesgará a llevarlo al Consejo de Ministros, paso previo de su remisión a las Cortes, hasta que no tenga cerrado ese acuerdo con C's, PNV y la propia CC. "Si no tienen garantía de que no serán devueltos en el debate de totalidad, no los presentarán", afirman desde el partido de Clavijo.

Compartir el artículo

stats