Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Buen humor canario

Risas de un nuevo milenio

La comedia en las Islas atraviesa un momento singular con talentos como Kike Pérez o Aarón Gómez que han llegado a un amplio sector del público con Internet

Risas de un nuevo milenio

Risas de un nuevo milenio

"Hacer reír es lo más maravilloso y complicado que existe". Es la frase que todos hemos escuchado cientos de veces a los actores cuando tienen que explicar por qué su género favorito es la comedia. El humor es definido como el modo de comentar la realidad resaltando el lado ridículo de las cosas. Y no hay nada más sano que no tomarse la vida demasiado en serio. Por eso la comedia sigue siendo el medio más importante para que muchos actores puedan llegar al mayor número de personas posibles.

En estos momentos en Canarias están saliendo nuevos valores que han revolucionado el medio, pero que conviven sin problemas con los clásicos de siempre, y todo gracias a la repercusión que está teniendo las redes sociales a la hora de difundir sus trabajos. La situación quedaría, por tanto, más o menos situada en varios frentes. Por un lado están las figuras consagradas como Manolo Vieira, José Luis Calero o Piedra Pómez que siguen cosechando éxitos y permanecen en el corazón de sus incondicionales. Luego está el equipo de En clave de Ja con su humor isleño y sus comedias de situación enfocadas a la televisión. También nombres un poco más cercanos en el tiempo como Dani Calero, Jabicombé o Maestro Florido, con un humor más bien blanco y socarrón.

Absurdas

En otro orden de cosas se sitúan las historias ácidas y a veces absurdas o sin concesiones de gente como el inclasificable Ignatius Farray, o los trabajos personales y siempre interesantes de El supositorio o Abubukaka. Sin embargo, a todos ellos hay que sumar nuevos valores en alza como Canarium Comedy, Kike Pérez y Aarón Gómez que han logrado captar la atención de muchos aficionados no solo en las Islas sino también en la Península y el extranjero gracias a internet. Eso sin dejar de contar a actores que , a pesar de haber trabajado en todo tipo de géneros dramáticos, son conocidos principalmente por su labor en la comedia como Luífer Rodríguez, Yanely Hernández o Lilí Quintana. ¿Estamos, por tanto, atravesando un nuevo periodo en el humor de las Islas? Todos ellos opinan sobre el tema y aunque los resultados no sean del todo unánimes, sí hay que decir que, ciertamente, hay una serie de valores que están repuntando, pero que necesitan de mayor viabilidad en los circuitos interinsuales.

Paco Santana, líder de Piedra Pómez , conoce el tema en profundidad como acredita toda una vida dedicándose a hace reír y a sus investigaciones con el Aula del Humor de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria que lleva funcionando hace once años.

"El humor es un reflejo de la sociedad y en Canarias hace falta más creadores, gente que haga humor creativo, a partir de su propio ingenio, somos pocos los que nos dedicamos a improvisar". Según Santana, los monologistas responde a tópicos muy estandarizados, y los programas de la Televisión Canaria son más bien de entretenimiento, pero no hacen humor, sino teatro humorístico. "Son cosas como la que hacían Esteso o Pajares, pero no hay alusiones a la vida sociopolítica, y un humorista que no refleja lo que está ocurriendo en la sociedad está un poco al margen. Hay un humor de tipo festivo folclórico y no de denuncia, que responde a un patrón y modelo", subraya. Según el líder de Piedra Pómez, la gente muy joven realiza un trabajo en la línea de los monologistas que son discursos muy tópicos en los que se habla de lo mismo de siempre. "Una de las claves del humor es que el público tenga un enigma que resolver. Y es innecesario hablar mal o decir tacos, porque el humor tiene muchos recursos como el absurdo, la ridiculización de lo solemne". Para Santana el humor de Canarias es consecuencia de lo que ocurre en el país y aunque la línea parezca marcada por El Club de La Comedia, que es muy standard y poco creativo, hay gente como El supositorio o Abubukaka "que está haciendo un humor más iconoclasta, más crítica y políticamente incorrecto". Otro veterano de la comedia es el actor Luífer Rodríguez, versado en algunas de las obras de teatro más importantes que se han hecho en los últimos veinte años en las Islas. Desde su punto de vista, "Canarias está atravesando un muy buen momento con personas y personajes que están dando un nuevo aire como Aarón Gómez, Kike Pérez, Abubukaka. Se están haciendo cosas a un buen nivel y con menos complejos, ocupando las redes que es donde uno puede tener una presencia y están llegando a un lado en el que antes solo unos pocos habían conseguido". Para el actor estos humoristas destacan porque no están utilizando los mismos clichés de siempre. "No es el humor blanco que por motivos de la Televisión Canarias tiene más que ver con el folclore y el costumbrismo. Son actores y usan el humor para posicionarse en sus opiniones y hacer crítica de lo que ocurre a su alrededor", asegura. Sin embargo, y en lo que respecta al teatro, Rodríguez se muestra mucho más crítico, "Con respecto a las artes escénicas se hacen menos producciones y con menos tiempo, por lo que todo esto redunda en menor calidad y rigor".

Siendo sensatos, nadie está más preparado para opinar sobre el humor de Canarias que Manolo Vieira. El showman se siente orgulloso de haber cedido el escenario de su local La chistera a muchas de esas nuevas figuras que ya están repuntando como Kike Pérez, Aarón Gómez, Matías Alonso, o Dani Calero, a las que le ha abierto su local. "Ahora cualquiera es monologista", afirma. "Hasta Rajoy, pero hablar con toda libertad todavía no se puede en Canarias. Yo hablo de Rajoy, de Paulino en su época, o de Clavijo and The Wailers y se me vienen encima. El humor está un poco acotado", añade. Vieira recuerda que "cuando empecé, en los años 80, los cantantes que fracasaban, entre canción y canción contaba un chiste y la gente se reía. Y dejaban la canción y se dedicaban al humor. Ahora es alrevés".

En su opinión, en estos momentos hay varias formas de hacer humor. "Hay un humor agresivo al que llaman post-humor, que pasamos de Lina Morgan a los que enervan al personal". Para el humorista, se trata de un estilo que nació en Barcelona que ha sido muy progresiva, "pero yo soy de reflexión y el que lo quiera coger lo coja". Vieira también aclara que un monologista es un señor que hace un monólogo de diez minutos como El Club de La Comedia, alguien al que le escribe un guión con los mismos tics y el mismo lenguaje gestual y hay muchos que van a un bareto y se hacen un monólogo de seis o siete minutos. Sin embargo, en las Islas están "estos jóvenes que tienen ya un discurso propio. Y cuando un chico tiene calidad lo invito a Chistera como hice con Víctor Lemes. que ya tiene cuatro discos, y que su talento se le veía hace tiempo con mucha claridad".

Precisamente, una de esas realidades la representa el humorista Kike Pérez que, en su opinión, el humor actual en Canarias goza de la mejor salud de la historia. "Hay una fuerza renovada de cómicos", señala. "impulsada por las redes ya que es muy fácil comunicarse". Pérez recuerda cómo, de treinta años para acá, estaban Manolo Vieira, seguido por Maestro Florido o Dani Calero, pero ahora existe una camada de cómicos nuevos como Aarón Gómez, Abubukaka o Canarium Comedy que se están tomando muy en serio el humor, y ahora mismo, con la semejante variedad, la comedia en las Islas "goza del mejor momento de salud".

Para el actor, los humoristas canarios no han dejado de hablar de lo cotidiano y seguir la estela del maestro que es Manolo Vieira. "Hay una conciencia de universalidad mucho más clara", afirma. "Somos conscientes de que estamos abiertos a todo tipo de público y de que las redes nos da la oportunidad de que nos vea más gente mucho más allá del Archipiélago".

Otra actriz versátil, pero que la mayoría relaciona con el humor es la grancanaria Yanely Hernández que reconoce que la comedia en las Islas está en un momento de crecimiento. "En Canarias hay cada vez más gente que se está dedicando a hacer reír", aclara. "E internet se muestra como una nueva forma de captar nuevos talentos. También hay un estado del público de buen rollo porque ya se empieza a salir de la crisis y a mejorar la situación en general". La actriz, sin embargo, también es crítica en cuanto a la falta de oferta de otro tipo de producciones. "A nivel cultura ha crecido tanto el consumo de comedia, que, en contraste, las producciones más dramáticas o alternativas están quedando relegadas a un segundo plano". La actriz reconoce que existe una demanda que es hacer reír, y que los programadores se mojan más si se trata de comedias. "Está genial reír, pero para que la cultura avance es necesario las dos caras de la moneda", afirma.

Otra actriz emblemática es Lilí Quintana que opina que, en lo que respecta al humor, se está avanzando mucho. "Ahora hay nuevos humoristas y cómicos, o actores que se convierten en cómicos por las redes sociales", afirma. Quintana reconoce que le gustaría que la conocieran por todas sus facetas, "ya que soy actriz y podemos hacer todo". Pero reconoce que el humor es lo más difícil y ella lleva haciéndolo 28 años. "Siempre me baso en los guiones y las obras de teatro, pero también saco algo de mi improvisación". Finalmente, hay que destacar la opinión de Alejandro Rodríguez, uno de los dos miembros de Canarium Comedy, señala que ahora es una muy buena época para el humor, ya que estamos en la transición entre los Manolo Vieira y los Aarón Gómez. Sin embargo, el actor se queja de que no hay un circuito en el que todos esos cómicos, que trabajan mucho, pueden mostrar su trabajo e ir mejorando". En este sentido, Rodríguez recuerda que Kike y Aaron "han hecho unas cosas que han puesto ahí en las redes sociales y se han sabido mantener porque son muy buenos. Pero si no hay circuito no puede haber gente que esté a la estela de los más conocidos. Y ese es el único contrapunto que veo".

Para el actor, "hay comedia muy buena, pero no tenemos eco, y tampoco hay una tele que nos apoya". En definitiva, mucho talento, pero poca capacidad para acaparar tanto.

Compartir el artículo

stats