Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La crisis social incrementa las ayudas a los emigrantes canarios en Venezuela

El Ejecutivo regional concede un 32,8% más de subvenciones a los isleños que residen en el país sudamericano

Varios vecinos de un barrio de Caracas se organizan para compartir un sancocho en septiembre del año pasado.

Varios vecinos de un barrio de Caracas se organizan para compartir un sancocho en septiembre del año pasado. EFE

Homicidios, robos y desabastecimiento de medicamentos y alimentos. Con este panorama conviven los 73.460 canarios que residen en Venezuela, el segundo país más violento en el mundo, según los propios datos del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV). El Ejecutivo regional concedió el año pasado 45.027,96 euros en ayudas directas a 42 isleños residentes en el Estado sudamericano, un 32,88% más que un año antes, para mejorar su calidad de vida.

La crisis social desatada en el país sudamericano condujo a que casi un tercio (31,04%) de las subvenciones que el Gobierno canario destinó a los emigrantes canarios durante el año pasado fueran a parar a manos de los isleños que, desde Venezuela, solicitaron las ayudas por razones de extrema necesidad. El resto de los 144.99,96 euros concedidos por el Ejecutivo se destinaron a 677 isleños que viven en Cuba y a otros dos que residen en Argentina.

El viceconsejero regional de Acción Exterior, Pedro Rodríguez Zaragoza, expone que el Archipiélago también cuenta con un convenio de colaboración con la Fundación España Salud para sufragar la asistencia sanitaria en Venezuela a más de 1.100 canarios mayores de 65 años con escasos ingresos. Quienes estén incluidos en este programa no se benefician de las ayudas directas para mejorar su acceso al sistema sanitario. Solo aquellos que no solicitaron haberse apoyado en ese convenio en su momento y podrían haberlo hecho, de un lado, o aquellos que no hayan cumplido la edad requerida para ello y sí reúnen todos los requisitos para disfrutar de esas subvenciones, de otro, las reciben.

La compra de medicamentos se ha convertido en uno de los principales problemas del país. La presidenta de la Asociación Sociocultural y Humanitaria Virgen del Coromoto, Haydée Lozano, relata como en poco más de un año ha perdido a un tío y a un hermano por las "insuficiencias asistenciales" de Venezuela. Ella, que lleva asentada en las Islas diecisiete años, vive desde la distancia el deterioro de la calidad de vida que sufre su país. Su tío era diabético y no conseguía insulina, por lo que se medicaba con la que le llegaba del exterior. Su hermano ingresó en un hospital del Estado de Guárico con un problema de tensión y al final sus riñones y corazón se vieron afectados. El centro carecía de medios, comida y "la luz se iba constantemente". Los pacientes tenían que poner, incluso, los guantes y las gasas.

El Ejecutivo regional cuenta con una línea de financiación de hasta 200.000 euros para cubrir el coste de la compra de medicinas a los canarios que viven en Venezuela. Según explica Rodríguez Zaragoza, los isleños tienen la posibilidad de acudir a 26 consultorios repartidos por todo el país. Los médicos de estos centros les firman unas recetas que pueden presentar en farmacias de Locatel o FarmaGroup para que les entregan de forma gratuita la medicina prescrita.

Los más de veinte hogares canarios que se encuentran en el país cuentan también con el respaldo económico del Gobierno autonómico. Estas casas, al igual que las ubicadas en otros países, pueden solicitar ayudas por importes no superiores a los 4.000 euros anuales para cubrir gastos corrientes. A ello se suma, además, la línea abierta para impulsar las reformas, ampliaciones y mejoras de estos centros.

Intercambio migratorio

En Venezuela residen 73.460 canarios, según los datos más actualizados del Instituto Nacional de Estadística (INE). De éstos, 8.122 proceden de Las Palmas y 65.338 de Santa Cruz de Tenerife. A la inversa el movimiento emigratorio también ha sido intenso. En el Archipiélago viven 47.374 venezolanos, de los que solo el 72,6% (34.398) se encuentran en Tenerife, tal y como reflejan las cifras relativas a 2015 del Instituto Canario de Estadística (Istac).

Los venezolanos residentes en las Islas coinciden en destacar la "lamentable" situación por la que atraviesa el país. Miraida Mejías subraya que la delincuencia "está desatada". No en vano, en Venezuela se contabilizaron 28.479 fallecidos a lo largo del ejercicio pasado, según recoge el OVV, que estima una tasa de 91,8 muertes violentas por cada 100.000 habitantes. De las ocurridas durante el año pasado, 18.230 fueron homicidios y 5.281 se produjeron por resistencia a la autoridad. La razón de las otras 4.968 muertes aún se siguen investigando.

La dificultad para acceder a los alimentos y la escasez de medicamentos están actuando de trampolín para la violencia, apunta Mejías, quien culpa directamente al Gobierno bolivariano de esta situación. Las bolsas con productos básicos que distribuyen los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) adquieren precios desorbitados. A esto se añade que las colas para poder comprarlas son kilométricas.

El representante de la Asociación Civil Venezolanos en Canarias, Máximo Díaz-Estébanez, expone que para comprar un cartón de huevos la espera se puede alargar hasta seis horas. Un tiempo, además, que no garantiza el éxito de la compra porque el producto puede agotarse antes. Díaz-Estébanez sostiene que el Gobierno de Nicolás Maduro trata de mantener "una mentira" al querer trasladar "que todo va bien". Expone, sin embargo, que su hermano ha perdido ya 20 kilos. "Pero no fue por su voluntad, sino por la carestía. Comen de lo que hay", sentencia..

Compartir el artículo

stats