Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La división del PSOE aleja una censura contra Clavijo

El presidente está tranquilo pese a que Coalición Canaria sigue sin descartarla

Patricia Hernández en el Parlamento, en su etapa como vicepresidenta.

Patricia Hernández en el Parlamento, en su etapa como vicepresidenta. LP / DLP

Coalición Canaria no descarta una moción de censura en el Parlamento regional cuando los socialistas finalicen sus procesos congresuales, que no serán hasta el verano, en función de los liderazgos que se decidan en el PSOE tanto a nivel federal como regional. Ahora mismo la división interna que existe en el partido en las Islas aleja el temor para CC de una censura, ya que ni siquiera dentro del grupo parlamentario socialista hay unanimidad en torno a su viabilidad y porque la ven muy cercana a la salida del PSOE del Gobierno.

En este sentido, el presidente del Gobierno canario, Fernando Clavijo, no teme una moción de censura en la Cámara aunque su partido la siga sin descartar, pese a no sumar mayoría suficiente para que prospere. El jefe del Ejecutivo regional se ve gobernando sin mayores problemas mientras la matemática parlamentaria no sume "o el pueblo quiera" cuando lleguen las próximas elecciones.

Clavijo destacó ayer a preguntas de los medios de comunicación que él, como el resto de los consejeros, "sabemos que estamos de manera interina y cada día tanto yo como los consejeros trabajamos como si fuera el último". Lo que espera de los grupos políticos presentes en el Parlamento canario es "seriedad y responsabilidad" más que censuras y crispación.

Fuentes de los sectores críticos del PSOE creen que también ha sido arriesgado por parte de la dirección del grupo, que ahora encabezan Patricia Hernández e Iñaki Lavandera, unirse a Nueva Canarias y Podemos para exigir el pleno extraordinario que se celebra la próxima semana para que Clavijo explique la crisis del pacto regional y la destitución de los consejeros socialistas. El presidente ve este pleno como una "comparecencia" solicitada por él mismo para explicar sus planes de futuro, mientras que la oposición se arroga su celebración para criticar la minoría parlamentaria en la que se encuentran los nacionalistas. NC y Podemos también buscan que el PP se defina sobre su respaldo a Clavijo.

Censuras locales

La división socialista también ralentiza la posibilidad de una censura en el Ayuntamiento de La Laguna. La secretaria de Organización de la Comisión Gestora del PSC, Marián Franquet, realizó ayer unas declaraciones en las que no descarta que La Laguna cuente con una alcaldesa socialista, dando pávulo a los rumores de que la gestora está impulsando la candidatura de la concejal Mónica Martín en una posible censura frente a Javier Abreu, dirigente enfrentado con la dirección del partido. Franquet admitió que ya se han reunido con Unidos Se Puede para valorar esta opción. Al respecto, el presidente Clavijo aseguró ayer que una moción en el municipio donde fue alcalde forma parte de la "política ficción" y que son rumores a los que no da credibilidad.

Otro ayuntamiento tinerfeño que está en el punto de mira de la inestabilidad política es el de Tacoronte, en el que gobierna en minoría el nacionalista Álvaro Dávila. De hecho, la agrupación socialista de ese municipio se reunirá el viernes para estudiar el inicio de negociaciones para formalizar una censura, entablando conversaciones con otros grupos. La intención de los socialistas es unir fuerzas con otras formaciones progresistas para desalojar de la Alcaldía a Dávila, según han confirmado los concejales del PSOE.

Compartir el artículo

stats