Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El nacimiento de una nación

Fracaso

Director y guionista les persigue haber sido procesados en 2001 por una acusación de violación

La que parecía llamada a ser una de las cintas del año ha quedado por razones extracinematográficas fuera de la carrera: a director y guionista les persigue haber sido procesados en 2001 por una acusación de violación. No hay que echarla de menos: El nacimiento de una nación es una película de guión rudimentario, realización burda demasiadas veces y con un reparto lastrado por el protagonismo de un Nate Parker claramente desbordado por los matices que exige su personaje.

Escrita tirando de episo-dios de dudoso rigor histórico y rematada con un final claramente deudor de Braveheart que incorpora una aparición angelical tan ridícula como contradictoria con el retrato que se ha hecho del auténtico Nat Turner. Un líder por accidente para unos, un profeta al que se le fue la olla para otros. Revolucionario o simple oportunista.

Hay muchas sombras alrededor de este predicador que seguía las señales del cielo y la película, en la que no faltan algunos momentos valiosos, pasa de puntillas conformándose con meter alguna escena brutal, metáforas de parvulario y un abuso de la música machacona.

Compartir el artículo

stats