Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

XIV Congresio Regional del PP Precampaña

El relevo de Soria divide al PP canario

Por primera vez en la historia del partido en las Islas cuatro dirigentes se disputan el poder de la organización, tras 18 años de liderazgo del exministro

El relevo de Soria divide al PP canario

El Partido Popular de Canarias afronta una situación inédita. Después de 18 años de liderazgo incontestable de José Manuel Soria al frente de la organización en el Archipiélago, se abre ahora un escenario en el que todos los candidatos a sustituirle abogan por fortalecer la democracia interna. Nada menos que cuatro contendientes se disputarán la presidencia del PP en las Islas, un hecho inaudito que refleja la división entre las distintas sensibilidades y familias.

Superada la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno y una vez reelegido líder nacional del PP, toca celebrar los congresos regionales para elegir a sus máximos responsables. La batalla interna en Canarias se recrudece cuando aún ni siquiera se ha dado el pistoletazo de salida de la campaña electoral.

Por vez primera en la historia del PP en esta Comunidad Autónoma su militancia tendrá que elegir entre cuatro opciones para entregarle el poder de la organización: el actual presidente, Asier Antona, respaldado por Génova, y que relevó al exministro de Industria, Energía y Turismo José Manuel Soria en abril de 2016 tras renunciar a sus cargos públicos y orgánicos al salir su nombre en los papeles de Panamá. Compite con la vicesecretaria regional del PP, expresidenta de la formación en Tenerife y diputada autonómica Cristina Tavío; el exalcalde de Las Palmas de Gran Canaria y portavoz del grupo municipal, Juan José Cardona, y el exdelegado del Gobierno, Enrique Hernández Bento, que barajan confluir.

La guerra está servida. El primero en disparar fue Bento, cuando achacó su cese a mediados de diciembre como representante del Estado a una "purga" interna encabezada por Antona. A finales de enero, Tavío afeó al dirigente palmero haber tratado de ganarse el favor de los alcaldes a su candidatura y propiciar la exhibición de apoyos afines sin haberse convocado aún el cónclave, algo que llegó a calificar de "ruindad de patas cortas" del sucesor de Soria.

El exregidor Cardona fue el primero en dar un paso adelante para desvelar su candidatura. Lo hizo el 26 de enero, molesto porque le pareció "injusto" que Antona solicitara en una reunión de la directiva del PP que no se hiciera "ruido" sobre posibles aspiraciones antes del congreso nacional del partido en febrero, pero anunció el 22 de enero su recorrido por municipios e islas en el marco de la campaña #AsierEnRuta, una "evidente iniciativa dirigida a la presentación de su candidatura", a ojos de Cardona. Un reproche que Antona replicó y adujo que desde que en 2012 fue designado secretario general de la formación "ha pateado cada rincón de esta tierra" y conoce los nombres de todos los cargos del partido.

A este clima nada apacible se unen las críticas de los rivales de Antona por "amenazas y presiones" a los afiliados por parte del aparato, así como censuran las "trabas" para usar sedes locales para exponer sus mensajes y la "falta de neutralidad" del comité organizador de la cita. Es más, los tres oponentes al candidato oficial han abordado la posibilidad de impugnar jurídicamente este órgano o incluso el congreso, algo que están estudiando estos días.

A pesar de la trifulca, los contendientes llaman a la unidad. De hecho, Hernández Bento, Cardona y Tavío no descartan converger en algún momento del proceso, mientras que Antona ha declinado la oferta. El calendario ya está establecido y la cuenta atrás ha empezado.

Cada uno tiene que presentar este martes al menos cien avales de los militantes y, al día siguiente, se proclamarán los candidatos. Del 23 al 28 de febrero se desarrollará la pugna por ganar adeptos y será el 2 de marzo cuando los afiliados inscritos y al corriente de sus cuotas tendrán dos urnas: una para votar a su favorito y otra para escoger a los 480 compromisarios que les representarán en el congreso el 17 y 18 de marzo en la capital grancanaria, aparte de los 114 compromisarios natos. Los dos aspirantes con más votos válidos pasarán al congreso, a no ser que se proclame un candidato único, que debe cumplir tres condiciones: sumar más del 50% de los votos, obtener una diferencia de 15 puntos sobre el segundo y ganar en cuatro de las siete islas.

El enfrentamiento por la presidencia del PP augura uno de los congresos más conflictivos de estas siglas a nivel nacional. Un escenario con cuatro nombres propios que no se ha visto nunca en la formación en las Islas, donde el PP regional no ha vivido grandes sobresaltos desde que en octubre de 1999 Soria, en aquel entonces alcalde de la capital grancanaria, resultó elegido presidente del partido con el respaldo del 78% de los compromisarios, mientras que el 22% de los apoyos recayeron en su adversario Antonio Luis Medina, que era diputado nacional por Las Palmas y fue el candidato alternativo con el respaldo de Ignacio González, padre e hijo, en Tenerife.

Soria sucedió a José Miguel Bravo de Laguna, que dimitió la misma noche de las elecciones municipales y autonómicas en junio de aquel año por el fracaso en los resultados.

Con la vista puesta en los comicios de 2019, los cuatro candidatos animan a los 42.470 afiliados a trabajar por un PP ganador. De momento, más allá de quién gane el pulso en el congreso regional, la primera misión del vencedor será cicatrizar las heridas abiertas.

Compartir el artículo

stats