Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un comité organizador bajo sospecha

El órgano encargado de tutelar el congreso recibe críticas por su "falta de neutralidad"

Tras casi dos décadas de liderazgo de José Manuel Soria su sustitución al frente del PP de Canarias ha desatado una tormenta interna. Asier Antona, Cristina Tavío, Enrique Hernández Bento y Juan José Cardona superaron ayer el primer trámite burocrático para ser precandidatos de cara al congreso regional en marzo, cuyo comité organizador está bajo sospecha por su "falta de neutralidad", según los contrarios a Antona, actual presidente.

La junta directiva regional acordó el 13 de febrero la convocatoria del cónclave, su calendario, reglamento y el órgano que lo tutelará, en virtud de las nuevas reglas del juego aprobadas en el congreso nacional. No obstante, la confusión y la complejidad del nuevo procedimiento para escoger al líder del PP canario se han adueñado de estas semanas previas a la cita.

Los afiliados que deseen participar en el proceso deben inscribirse como participantes y estar al corriente de sus cuotas. Así, el 2 de marzo podrán votar en una urna por su candidato favorito y en otra elegir a los compromisarios que acudirán al congreso en Infecar.

En un principio, la dirección regional señaló que el aspirante que no sumase el 10% de los votos de los afiliados quedaba fuera de la pugna. Así estaba recogido en la ponencia que se llevó al cónclave nacional, pero, tras una enmienda, esto quedó desterrado. En realidad, sólo las dos personas que obtengan más votos el 2 de marzo pasarán al congreso para competir por la presidencia del partido, a no ser que alguien logre más del 50% de votos, saque una ventaja de 15 puntos sobre el segundo y sea el más votado en cuatro de las siete islas.

Otra de las dudas ha girado en torno al mínimo de avales necesarios para ser precandidato. La dirección señaló que eran cien firmas, pero eso es para optar a la presidencia nacional del PP, mientras bastan 90 para las candidaturas regionales, según el reglamento marco.

Los oponentes a Antona comparten su indignación por la utilización del "aparato para presionar a los afiliados" en favor del mandatario palmero. Aluden a "trampas", "uso de los censos" y "técnicas marrulleras para quitar fuerza al adversario", como al asegurar a los afiliados que podían avalar a dos candidatos a la vez, cuando si eso ocurre se anula el aval para ambas partes.

Además, reprochan al presidente del comité organizador, Felipe Afonso, y a otros siete miembros del órgano que hayan expresado públicamente su simpatía hacia Antona. Afonso elude estas críticas y sostiene que "la neutralidad consiste en gestionar el congreso de acuerdo al reglamento y al estatuto y, al final, serán los militantes quienes decidan quién es el presidente".

Compartir el artículo

stats