Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los militantes del PP piden ahora unidad y paz

Los afiliados elogian que haya habido varias candidaturas pero exigen que impere el consenso

Los militantes del PP piden ahora unidad y paz

Como en el reciente congreso nacional de Podemos en Vistalegre, un sentimiento invadió este jueves a los militantes del Partido Popular de Canarias que compartían un mismo clamor: unidad. Decenas de afiliados que acudieron a votar a la sedes locales, depositaron su papeleta con la confianza de que no se abra un cisma en la organización y preocupados por la deriva del partido, tras semanas de crispación y fango. Hasta el último momento el proceso ha estado enturbiado y las chispas entre Asier Antona, el vencedor del pulso, y su rival, Cristina Tavío, saltaron en diferentes instantes de la jornada. En tan sólo cuatro horas los militantes del PP se jugaban el futuro de la formación.

Mucha gente entró en las dependencias del PP en la calle Albareda, en la capital grancanaria, con los deberes hechos, con la papeleta con su candidato favorito en la mano. En algunos casos, compañeros y amigos se las facilitaban en la entrada del edificio. Otros entraban desorientados y la presidenta insular, María Australia Navarro, ayudó a algunos como interventora, eso sí, sin influirles en nada y comunicándoles los nombres de los dos candidatos y que tenían que elegir a quien quisieran. Lo más engorroso para muchos fue poner la x en la casilla de los 50 compromisarios, ya que varios eran desconocidos.

Los militantes coincidieron en que la existencia de más de un candidato en la pugna electoral muestra un ejercicio de "democracia interna" en el partido, después de casi dos décadas de liderazgo de José Manuel Soria al frente de las siglas en el Archipiélago.

"Sólo espero que el PP quede en buenas manos", afirmó Manuel Herrera Macario, que, con 78 años, lleva unido al partido desde Alianza Popular y reza porque "salga quien salga hay que apoyarle". Considera que "es muy bueno" que haya varios aspirantes, pero "cuando termine el proceso todos debemos estar más unidos que antes" y dejar aparcadas las discrepancias porque "el PP es un partido serio".

En los mismos términos se posicionó Antonio Moreno que, con 79 años, reclamó un presidente "que luche por el partido y no desuna". Lleva 40 años afiliado y "nunca" ha visto "lo que está pasando ahora, ha habido descalificaciones fuertes". "La ropa sucia se lava en casa, no tenemos por qué estar exteriorizando fuera nuestras discrepancias porque la izquierda se alegra de eso. Los que llevamos toda la vida en el partido estamos unidos porque sabemos el trabajo y el sudor que nos ha costado y ahora vienen cuatro y se quieren cargar la organización", protestó.

Moreno fue el fundador del partido en Firgas con 185 afiliados y estuvo ocho años de presidente. "Yo a estas alturas lo que más quiero es unidad, paz, tranquilidad y que nos llevemos bien porque para eso hemos luchado", añadió.

A sus 82 años, Juan Andrés Melián, un histórico en las filas populares, se mostró "encantado" por la demostración de "democracia interna, una prueba más de que el partido va avanzando" y estima que el nuevo método de elección, que da más poder al afiliado, es "muy importante". Tenía claro su voto, aunque no quiso revelarlo y está convencido de que la unidad del partido imperará y "no se fracturará en absoluto". "Para eso estamos los viejillos detrás, para empujarlo", admitió.

Otro veterano, Casimiro Pichardo, con 75 años y que ha sido desde 1977 interventor y apoderado, destacó que ésta ha sido "una jornada de fiesta para todos" y confía en que "todos salgamos ganando".

Yolanda Cabrera, militante desde 2012, acudió a votar por Antona porque es "el que más confianza" le inspira y explicó que ella "comulga bastante con los ideales del partido, no con todos". También el dirigente palmero ha sido el candidato favorito entre los jóvenes, como Carlos Prat Hernández, de 26 años, que se afilió al PP hace cuatro meses, ya que su madre colabora activamente en el partido y a él le entró la curiosidad. "No me sirve de nada quedarme en casa y quejarme", adujo, al tiempo que destacó que votó por Antona porque "está muy cerca de los jóvenes".

"Espero que quien gane apueste por los jóvenes y les escuche", apostilló Fidel Umpiérrez, con 28 años, que se afilió antes del verano pasado porque le "gusta" este partido.

Mientras a Loli del Rosario, "experimentada en votaciones", le parece "muy bien que haya varios candidatos porque eso indica que el partido está vivo y todos tienen derecho a ser candidatos". Ahora bien, "me pregunto qué pasará a partir de ahora, espero que las aguas vuelvan a su cauce y que no pase nada, pero me temo que no va a ser así, tengo dudas de que el partido vuelva a ser una piña", lamentó esta afiliada, muy crítica con las "palabras malsonantes y acusaciones" que ha habido durante la disputa electoral. Los militantes sólo piden que impere el consenso y cerrar filas en torno al candidato elegido presidente, con el único objetivo de fortalecer el partido.

Compartir el artículo

stats