Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Riqueza en el mar Descubrimiento en aguas canarias

España se lanza a la búsqueda de minerales en los volcanes sumergidos

El hallazgo de teluro en aguas cercanas a las Islas, hecho público por los británicos, es sólo uno de los recursos existentes que tienen valores superiores en el mercado

España se lanza a la búsqueda de minerales en los volcanes sumergidos

El hallazgo de un enorme yacimiento de teluro, un metal codiciado para la fabricación de paneles solares, en el monte submarino Tropic, situado a 250 millas náuticas de Canarias, ha puesto en el punto de mira internacional y nacional a las riquezas de minerales en aguas del Archipiélago. Este descubrimiento se ha dado a conocer recientemente por científicos británicos, tras una expedición liderada por Reino Unido, realizada durante 40 días entre octubre y diciembre de 2016, y en la que participaron investigadores del Instituto Geológico y Minero de España (IGME).

Pero los científicos españoles y canarios señalan que los estudios de las islas submarinas que rodean el Archipiélago se llevan haciendo desde 2010, y que el teluro no es el recurso más importante encontrado en las costras ferromanganesas que recubren estos montes, un centenar debajo de las aguas cercanas a Canarias. Exponen que hay mayor concentración de cobalto -también sumamente importante para las industria- además de la existencia de níquel, cobre, platino y, sobre todo, de tierras raras, con un alto valor en el mercado, y que son 17 metales estratégicos para la fabricación de productos de alta tecnología, como móviles o iPad, para la industria militar, la biomedicina o los vehículos limpios. China lidera el 95% de la producción mundial de las tierras raras y Europa y EE.UU. tienen líneas prioritarias para su búsqueda.

Por tanto, los montes submarinos de Canarias esconden valiosos minerales aún por explorar.

El Tropic es el monte que más se ha investigado y al estar en aguas internacionales, pues es el único que queda fuera de la Plataforma Continental española, concitó el interés del Reino Unido tras las expediciones españolas en 2011, que permitieron saber que había una riqueza de minerales estratégicos en ese lugar.

No obstante, las características del centenar de islas con depósitos minerales bajo las aguas canarias son similares y, por ello, se están realizando nuevos proyectos desde el IGME, como el Explo -Sea, donde se analizarán los volcanes submarinos y los recursos minerales ligados a toda esta zona de la Macaronesia.

Además, están realizando catálogos de cartografía de todos los depósitos en los fondos marinos canarios, estudiando la geología del volcán de La Restinga en el El Hierro y trabajando con deslizamientos submarinos de las Islas, como el de El Golfo. "Estamos muy activos en Canarias porque es una zona maravillosa para trabajar y de mucha riqueza desde el punto de vista geológico y de recursos minerales", señala el científico del Instituto Geológico y Minero de España, Javier González, que participó en la investigación realizada por el Centro Oceanográfico Nacional de Reino Unido, para estudiar con más intensidad el monte Tropic, donde se encuentra el teluro además de los otros minerales estratégicos.

Desde las universidades canarias, que participan en muchos de estos proyectos y tienen otros propios, señalan algo similar en cuanto al hallazgo del teluro. No es el primero ni el más relevante, aunque agradecen que esté teniendo tal difusión porque así se dan a conocer las investigaciones realizadas y la necesidad del apoyo a estos importantes trabajos de cara al futuro.

El proyecto denominado Materiales para una Avanzada Generación de Energía en Canarias (Magec) es una iniciativa conjunta de las universidades de La Laguna y de Las Palmas de Gran Canaria, que se desarrolló entre 2015 y 2016, para analizar, entre otras cuestiones, las tierras raras en tres montes submarinos situados dentro del Archipiélago.

Se analizaron el banco de la Concepción, una isla submarina ubicada al noroeste de Lanzarote, a unos 75 kilómetros del islote de Alegranza, y los bancos de Amanay y El Banquete, ubicados entre Gran Canaria y Fuerteventura. Montes donde encontraron tierras raras, aunque no se pueden explotar porque son espacios protegidos.

Entre los años 2010 y 2014, el IGME coordinó los trabajos científico-técnicos para la presentación de la propuesta de ampliación de la Plataforma Continental de España al oeste de Canarias más allá de las 200 millas náuticas, de acuerdo con la Convención de Naciones Unidas sobre Derecho del Mar. Se realizaron cuatro campañas entre 2010 y 2012 y tuvieron como objetivo principal la cartografía del fondo marino para la extensión a 350 millas de la Plataforma Continental española. Fruto de ello, se descubrieron y cartografiaron ocho nuevos montes submarinos al suroeste de las Islas Canarias, entre ellos el Tropic, el único que queda fuera de las aguas españolas y que formaría parte de ellas si las Naciones Unidas acepta la demanda de España.

En esas misiones se obtuvieron mediante dragas más de 2.000 muestras de costras de ferromanganeso, enriquecidas con los recursos minerales estratégicos. Las costras son como alfombras que recubren los montes submarinos y que absorben los minerales del agua. El Echo, Paps, Tropic, Drago y Bimbache, que contienen estos depósitos minerales, forman parte de una larga cadena que comprende los más de cien relieves submarinos y se extiende unos 1.350 kilómetros. Se les conoce coloquialmente como las Abuelas de Canarias porque se formaron a partir de un vulcanismo de punto caliente como las Islas pero mucho tiempo antes.

Difusión

El descubrimiento de teluro fue dado a conocer por los responsables británicos de la expedición a la BBC y la noticia tuvo una gran difusión, ya que señalaban que en ese monte submarino puede haber unas 2.670 toneladas de teluro, o lo que es lo mismo, el equivalente a una duodécima parte de todo el consumo mundial de ese metal.

Entre el 29 de octubre y el 8 de diciembre del 2016 se llevó a cabo la expedición científica internacional denominada JCC142, a bordo del buque de investigación británico James Cook, y que partió y finalizó en el puerto de Santa Cruz de Tenerife. Se enmarcó dentro del proyecto internacional Marine E-techc, donde participó Javier González, del IGME. Durante 40 días se estudió intensivamente del Tropic y se realizó la cartografía completa de este monte submarino entre los 4.000 y los 998 metros de profundidad. Las 166 misiones de exploración realizadas con el vehículo submarino autónomo Autosub6000 permitieron obtener mapas, mosaicos de reflectividad del fondo y unas 360.000 fotografías de muy alta resolución. También se realizaron 266 inmersiones con el mini-submmarino no tripulado Isis, que han permitido obtener imágenes con gran resolución así como unas 400 muestras de mineralizaciones de costras y nódulos de ferromanganeso.

El estudio certificó la gran riqueza en recursos minerales de este monte, entre ellos el teluro, al que los británicos le han dado la mayor importancia. Tras conocer esta noticia, el Gobierno canario reclamó al Estado información por las posibilidades de extracción que se abren y su eventual impacto en el medio ambiente.

Pero el Ministerio de Industria ha dejado claro que hasta que el organismo de la ONU, la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos, no conteste a España sobre la extensión de la Plataforma Continental al suroeste de Canarias ningún país puede realizar proyectos de minería submarina en esa zona. Además, el Estado señala que la localización de un recurso no se traduce en su explotación, pues en tierra uno de cada cien estudios no se transforma en una mina, y en el fondo del mar la situación se complica.

Los investigadores coinciden en que la industria minera submarina no está desarrollada y para llevar a cabo una explotación de estas características han de pasar unos 20 años pues, aparte de la escasa tecnología, se han de realizar numerosos estudios al detalle de la zona, teniendo en cuenta la complicación al hallarse el monte entre 1.000 y 4.000 metros de profundidad, además de depender de los informes medioambientales previos.

Pero indican la importancia de las investigaciones y que hayan medios económicos para conocer cómo se forman estas reservas que el mundo necesita en su funcionamiento diario y dónde se pueden localizar.

Compartir el artículo

stats