Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Canarias es la quinta región con menos inversión estatal desde el inicio de la crisis

El Archipiélago recibió en la última década 3.788 millones, apenas el 2,4% del total del país, y unos 378,8 millones anuales, a 525 de la media nacional

Canarias es la quinta región con menos inversión estatal desde el inicio de la crisis

La inversión directa del Estado en el conjunto de las comunidades autónomas ha ascendido a 153.672 millones a lo largo la última década, una cantidad muy desigualmente repartida que deja a Canarias relegada a uno de los puestos de cola. En concreto, Canarias es la quinta región donde menos dinero han destinado los presupuestos estatales desde el inicio de la crisis y hasta ahora, con un total de 3.788,5 millones, un 2,4% del total, lo que supone una media de 378,8 millones al año. Solo las comunidades de Navarra, La Rioja, Baleares y Cantabria han tenido menos inversiones que el Archipiélago en esta década.

El análisis de la distribución de fondos destinados sobre todo a infraestructuras y actuaciones en grandes proyectos financiados directamente por el Estado desvela un panorama llamativo, como es el hecho de que algunas de las comunidades más críticas con los presupuestos de los últimos años han sido las que, visto con perspectiva, más fondos totales han recibido. Sin duda, los grandes proyectos de autopistas y ferrocarriles en la Península y su paso por determinadas provincias, o la construcción o ampliación de un aeropuerto, condicionan en un momento concreto el peso de ese territorio en el conjunto de la inversión, pero analizando globalmente el periodo queda patente que varias autonomías destacan llamativamente sobre la media de inversión estatal.

La diferencia entre esas regiones, como son los casos de Andalucía, Cataluña, Castilla y León, Galicia o Madrid, con Canarias y las que le siguen en la tabla es abismal, aunque en el caso canario hay que aclarar que además de estas inversiones regionalizables correspondientes al capítulo VI de los presupuestos, recibe también fondos estatales del capítulo VII (transferencias directas a la comunidad autónoma) para los convenios de infraestructuras como los de carreteras, costas, y obras hidráulicas. En el proyecto presupuestario para el 2017, por ejemplo, la inversión directa contemplada de 270,2 millones se complementa con transferencias por valor de 286,4, lo que suma, según el cálculo del Gobierno de Canarias, un total de 552,7 millones. Con todo, los sucesivos gobiernos canarios han sostenido históricamente que esa inversión indirecta debe contemplarse como compensación a los costes de la lejanía y la insularidad en aplicación del REF, y que no debe computar por tanto a la hora del reparto territorial de las inversiones reales del Estado.

Andalucía es la que más inversión ha recibido hasta alcanzar los 26.102,8 millones desde el 2008, con una media anual de 2.610,2, y le sigue a cierta distancia ya Cataluña, que en esta década ha acumulado una inversión de 20.725,3 millones (2072,5 de media). A estas dos grandes comunidades por peso económico y demográfico le siguen sin embargo dos regiones de menor rango en ambos aspectos, como son los casos de Castilla-León y Galicia, que en los diez últimos años han percibido cantidades ingentes de inversión para llevar hasta ellas la alta velocidad ferroviaria, así como para mejorar su red de autovías, entre otros proyectos. Así, la región castellanoleonesa computa una inversión de 17.647 millones (1.764,7 de media anula), y la gallega de 15.768,9 millones (1.576,8 al año), ambas por delante de Madrid, que es la quinta mejor tratada por el Estado con 15.367,9 millones (1.536,7 de media).

De esta forma, Canarias ha recibido en los últimos diez años nada menos que 22.107,8 millones menos que Andalucía, 16.936,8 menos que Cataluña, y, lo que es más llamativo, 13.859 millones menos que Castilla-León, o 11.980,4 menos que Galicia, así como 11.577 millones menos que la comunidad de Madrid.

La diferencia en cuanto a la media de inversión anual en las Islas respecto a estas regiones oscila entre los 2.231,5 millones en el caso de Andalucía, y los 1.157,9 millones menos que Galicia. Respecto a la media de inversión anual entre 2008 y 2017, Canarias se sitúa también muy lejos de la misma, ya que sus 378,8 millones suponen nada menos que 525 millones por debajo de la del conjunto del Estado, que es de 903 millones. En números totales, también por delante del Archipiélago se colocan de forma muy destacada regiones como la Comunidad Valenciana (12.911,3 millones), Castilla-La Mancha (8.511,3), o Aragón (6.211,5).

Únicamente cuatro comunidades recibieron menos inversión que Canarias durante los últimos diez años: Cantabria, con 2.528,7 millones (y una media anual de 252,8), Baleares, con 1.692 millones (169,2 de media), La Rioja, con 1.202,5 (120,2 de media), y Navarra, con 1.190,1 millones (media anual de 190).

Cabe recordar además que el Archipiélago ha ocupado durante casi toda esta década los últimos puestos en cuanto a inversión por habitante. Para el 2017, se contempla un inversión de 126 euros por canario, frente a los 185 de media estatal, es decir, 59 euros menos.

La inversión estatal en las Islas no ha sido homogénea durante toda esta etapa, viéndose muy condicionada por la crisis de los últimos años, coincidiendo con los recortes aplicados por los gobierno del PP desde el 2012. Así, entre 2008 y 2011, los cuatro últimos presupuestos del gobierno socialista de Rodríguez Zapatero contemplaron fondos estatales para Canarias un total de 2.175,5 millones, lo que suponía una media anual de 543,7 millones. Por el contrario, los seis presupuestos elaborados por los ejecutivos de Mariano Rajoy (incluyendo el proyecto para el 2017), suman únicamente 1.613 millones, un media de 268,8 millones. Es decir, menos dinero en más años y una diferencia anual negativa de 269,8 millones respecto a los años del socialista José Luis Rodríguez Zapatero.

Compartir el artículo

stats