Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puerto Rico quiere copiar a Canarias

Nace una asociación que defiende las similitudes del territorio caribeño con las Islas y reclama su reunificación con España

Puerto Rico  quiere copiar  a Canarias

Puerto Rico quiere copiar a Canarias

Puerto Rico quiere copiar a Canarias, tierra hermana, y regresar a su madre patria, España. El tesoro escondido en El Caribe, situado a 5.253 kilómetros de distancia del Archipiélago canario, añora sus raíces hispanas y cobra cada vez más fuerza un ideal que hace apenas unos años era impensable: la reunificación con España.

Para alcanzar esta meta, organizaciones sociales portorriqueñas defienden las similitudes de su pueblo con Canarias y su derecho a ser una Comunidad Autónoma más bajo soberanía española. No están solos, ya que acaba de constituirse una asociación en España, que secunda su reivindicación.

Desde julio de 1952 Puerto Rico es oficialmente un Estado Libre Asociado, dependiente de Estados Unidos. Un estatus que incluso se llegó a barajar para Canarias en su relación con España. Fue el expresidente del Gobierno regional, Lorenzo Olarte, el primero en poner sobre la mesa esta posibilidad hace años para contrarrestar el "trato colonial" que entiende que reciben las Islas. Una propuesta respaldada por el exalcalde de Santa Cruz de Tenerife, Miguel Zerolo, y el presidente del Partido Nacionalista Canario, Juan Manuel García Ramos.

Sin embargo, en el caso de Puerto Rico, en los últimos años se están desarrollando varios movimientos de boricuas que desean su unión con España como la Comunidad Autónoma número 18 y recuperar, así, los lazos entre ambos territorios que se rompieron en 1898, cuando, en la guerra hispano-estadounidense, la Corona española perdió Cuba, Puerto Rico, Filipinas y Guam.

Puerto Rico quiere decidir sobre su futuro y resolver su estatus político. Hasta ahora en los sucesivos referendos celebrados ha habido tres opciones: Quienes abogan por la independencia, que tiene riesgos económicos; aquellos que defienden la plena integración de Puerto Rico en la estructura de EEUU como un estado más; y quienes apuestan por continuar como Estado Libre Asociado, sin derecho a votar a su propio presidente y tener limitadas ciertas capacidades como las del comercio, con la conocida Ley de Cabotaje, que impide la entrada de barcos que no sean de tripulación y bandera estadounidense.

En el último plebiscito que tuvo lugar en 2012 el 62,32% de los portorriqueños votaron a favor de que la isla se convierta en el estado número 51 de la Unión, en una estrella más de la bandera estadounidense. En cambio, el Congreso de EEUU ha echado por tierra esta aspiración al descartar esta opción.

De ahí que, para salir del limbo, colectivos de portorriqueños urgen un nuevo referéndum en el que se incluya como cuarta alternativa pedir la reunificación de Puerto Rico con España y obtener su condición de autonomía, como rige en Canarias. Incluso uno de los grupos cívicos, el Movimiento por la Reunificación con España (MRE), llegó a intervenir en el Comité Especial de Descolonización de la ONU el 20 de junio de 2016 con este propósito.

Y es que Puerto Rico fue descubierta en 1493 y conquistada en 1508 por el Reino de España. En ese momento nació Puerto Rico, "no antes ni después de la invasión extranjera de 1898", defiende el presidente del MRE, José Nieves Seise, que evoca los orígenes de su pueblo, "donde el mestizaje con los habitantes originarios fue un hecho tan español como lo fueron las hermanas Islas Canarias, hoy una Comunidad Autónoma de España en el Océano Atlántico". "Nosotros no somos algo distinto en el Caribe, nuestra historia como pueblo va de la mano de la gestación del Estado español", subraya Seise, que asemeja la situación de Puerto Rico, un archipiélago con 3,6 millones de habitantes, con Canarias, donde residen 2,1 millones de personas.

En 1809 Puerto Rico era provincia española de ultramar y en 1812 la primera Constitución española fue firmada también por un portorriqueño, Ramón Power y Giral, que llegó a ser vicepresidente de las Cortes de Cádiz. Es más, en 1886 el prestigioso escritor y político grancanario Benito Pérez Galdós empezó su carrera parlamentaria con el Partido Liberal de Sagasta, que lo designó como diputado por Guayama (Puerto Rico), a pesar de nunca haber pisado esa tierra.

Años después, en 1897, Puerto Rico logró la Carta Autonómica, el primer Estatuto de Autonomía concedido en España a una de sus provincias. De tal forma que fue la primera provincia autonómica española.

"Es hora de que los portorriqueños volvamos a casa", reitera Nieves Seise. Como autonomía, los portorriqueños tendrían su propio parlamento y gobierno. La Asociación Española por la Reunificación de Puerto Rico con España persigue el mismo objetivo.

Para su presidente, Enrique Vercher, profesor de la Universidad de Granada, "los portorriqueños son los españoles a los que no dejaron seguir siéndolo", al tiempo que destaca los estrechos vínculos con España, pues "los abuelos o bisabuelos de la población de Puerto Rico son españoles".

En la misma línea se expresa el representante en Canarias de esta plataforma, Carlos Robaina, que resalta que la inmigración canaria en Puerto Rico fue "abrumadora". Y cita como ejemplos de la herencia canaria que la patrona de los portorriqueños es la virgen de Candelaria y uno de sus platos más reconocidos es el sancocho, además de un sinfín de palabras y pueblos fundados por los canarios.

Robaina remarca que la reunificación con España "es viable, no es una utopía", al tiempo que critica que Puerto Rico "es en realidad una colonia americana", y comenta que hay crónicas que apuntan que en 1898 Canarias "también se preparó para la guerra porque se esperaba la invasión de los americanos".

En la distancia, la organización Adelante Reunificacionista en Puerto Rico valora el apoyo de ciudadanos españoles a su causa y, sobre todo, de canarios que comparten su sueño. "Nos sentimos inmensamente agradecidos del legado que nos han regalado", afirma la presidenta de esta asociación en territorio caribeño, María Teresa Milian, que mantiene firme su compromiso para establecer vínculos en áreas de salud, economía, educación y política, entre otros, "para estar unidos como un solo país".

Compartir el artículo

stats