Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las tiranteces marcan el arranque de las primarias de Podemos

La carrera hacia la Secretaría General en sustitución de Meri Pita parte sin haber logrado una candidatura unitaria por las diferencias entre Monzón y Santana

Noemí Santana, Concepción Monzón, Juan Márquez y Eloy Cuadra.

Cuatro candidatos, tres de ellos compañeros en el Parlamento canario, y otro poco conocido. Las carrera hacia la Secretaría General de Podemos, en sustitución de Meri Pita, arranca mañana con evidentes tiranteces entre sus aspirantes, tres de los cuales comparten sillones en la Cámara regional, Noemí Santana, Concepción Monzón y Juan Márquez, los tres de Gran Canaria, y Eloy Cuadra, un exguardia civil de 45 años, activista social, que reside en Tenerife y que es el único que no ocupa cargo público.

El nombre de su candidatura, Podemos desde Abajo, resume el motivo de su presentación para ocupar el liderazgo de Podemos: erradicar la brecha entre el partido y las bases pues, en su opinión, la dirección regional y los cargos no "oyen a los movimientos sociales ni a los círculos; están desconectados".

Todos los candidatos, sobre todo los tres diputados que son los que tienen más posibilidades por los apoyos que han ido recabando, sostienen de cara a la calle que no quieren enfrentamientos, sino "fair play (juego limpio)", señala Noemí Santana, pero lo cierto es que la campaña parte de la falta de entendimiento para haber hecho una candidatura unitaria, al menos entre Concepción Monzón y Noemí Santana, ambas parlamentarias y miembros del Consejo Ciudadano Autonómico. No hubo manera. Y tampoco que Santana aceptara sentarse a negociar la posibilidad de aunar posiciones con Juan Márquez.

Concepción Monzón es la candidata más próxima a la dirección regional, a Meri Pita y Concepción Moreno, secretaria de Organización de Podemos. De hecho, esta última se presenta en el séptimo lugar en la candidatura de Monzón al Consejo Ciudadano Autonómico (CCA). La líder de esta plancha no sabe exactamente explicar por qué su equipo no llegó a un acuerdo para una candidatura unitaria con Santana. Cuestión de "matices", expone, pero hay que tomar las primarias como un proceso "natural" y serán los inscritos los que decidan, enfatiza. "Que no se vea como una guerra abierta, simplemente defendemos formas distintas de hacer las cosas", apunta, y tras las primarias, todos juntos.

Noemí Santana es más clara. Cuenta que intentó durante meses la candidatura de unidad, incluso estaba dispuesta a echarse a un lado y puso el nombre de Alberto Rodríguez, diputado nacional, sobre la mesa. Pero no fue posible. Según otras fuentes, el equipo de Meri Pita prefería que liderara la plancha Concepción Monzón y el de Santana se negaba. Monzón fue en el número tres en la lista al Parlamento que capitaneó Noemí Santana y no era de recibo que encabezara ahora la plancha al Consejo Ciudadano Autonómico o concurriera a la Secretaría General por delante de la portavoz parlamentaria. En cualquier caso, ambas alegan que no fue una cuestión de nombres sino de la diferente forma en que ven el Podemos del futuro.

Las aguas también bajan revueltas con su compañero Juan Márquez. Lo ven como la marca blanca de Sí Se Puede, extremo que él niega tajantemente. "Estoy en Podemos antes que Meri Pita", asevera.

Unido a ello, Márquez le pidió por carta en redes sociales a Noemí Santana que se sentaran a negociar una posible confluencia entre ambas candidaturas, pero Santana contestó por redes sociales también que no lo veía. "El problema fundamental fue la metodología, que los documentos se debían construir desde abajo con la militancia, y por eso le dije que las candidaturas no se construían en los medios de comunicación sino de forma asamblearia", afirma la diputada.

Para Márquez, es "triste" esa respuesta "porque difícilmente una persona puede ser secretaria general y cohesionar el partido si ni siquiera es capaz de sentarse a explorar las posibilidades de un acuerdo en las primarias".

Con esos mimbres vienen estas primarias. Santana defiende que tiene un gran equipo y unos documentos que promueven el cambio, con una secretaría general totalmente abierta a las bases. Lo mejor está por venir, como se llama su candidatura, plantea una lista de renovación con 34 personas, que forman el CCA, procedentes de todas las Islas, y con experiencia en movimientos sociales, sindicales y culturales. Tiene perfiles como Inés Chinea, que es la presidenta de la Asociación de Jóvenes Investigadores de Canarias; Yolanda Serrano Ávila Iratxe, pedagoga y miembro de la Asociación La Voz de los Adoptados; Eduardo Gestido, reconocido activista LGTBI, además de concejales, como el edil de Teror, Paco López, del movimiento anticapitalista, o el músico Said Muti, de la causa Palestina.

Espera involucrar a las personas y que no haya "juego sucio, que sea fair play" y convencer a todos que el enemigo está fuera, no dentro, y hay que ganar las elecciones de 2019 "al eje del mal (CC, PP y PSOE)".

Concepción Monzón quiere lo mismo. Ha buscado personas con experiencia en cargos orgánicos y públicos, como Natividad Arnáiz, también diputada regional, o la propia Concepción Moreno, secretaria de Organización.

Encabezan la lista ocho mujeres con la plancha Todas a una. Su apuesta es seguir construyendo a Podemos, reforzarlo y darle más fuerza en la zonas rurales para ganar las elecciones.

Juan Márquez aboga por el cambio también y por buscar la unidad con partidos con los que puedan confluir pero cada cual con su identidad. En su plancha van personas de movimientos sociales, la cultura, sindicalistas y conocidos cargos como Miguel Montero e Ylenia Pulido, consejeros del Cabildo de grancanaria.

Aparte del cuarto en la batalla, Eloy Cuadra, que concurre con 18 miembros al CCA, se presentan dos independientes, Fernando Luis Toulson Leite Velho y Andrés León Almedia. El 19 acaban las votaciones telemáticas y el 21 se sabrá quien lidera Podemos.

Compartir el artículo

stats