Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El buque incendiado será remolcado hasta aguas del sur de Gran Canaria

Un helicóptero de Malí colabora en las labores de extinción

El buque incendiado será remolcado hasta aguas del sur de Gran Canaria

Un helicóptero procedente de Malí ayudará en el plan de socorro del buque británico MV Cheshire, que desde el pasado lunes navega a la deriva al sur del Archipiélago con parte de sus 42.654 toneladas de fertilizante con base de nitrato de amonio en combustión. Los ocho especialistas procedentes de Holanda y Gibraltar movilizados por la compañía estodounidense Resove Marine, empresa contratada por la propietaria del granelero afectado (Bibby Line Limited) para coordinar las acciones de salvamento, aún no han podido subir a bordo del barco afectado por las fuertes corrientes, el viento y la columna de humo tóxico.

El Cheshire se ubica ahora a unas 115 millas del suroeste de El Hierro, pero desde Bibby Line afirman que una de las prioridades es remolcar el buque a una zona más próxima a tierra para agilizar las labores de extinción. Fuentes de la propietaria del buque afirman que, en principio, el objetivo es situarlo de nuevo al sur de Gran Canaria, pero siempre respetando una "distancia prudencial" que no baje de las 30 millas.

Junto a él se encuentran los remolcadores Red Sea Fos y VB Hispania, fletados por Resove Marine. Desde ayer comenzaron con las labores de enfriamiento lanzando agua al interior del carguero. El Miguel de Cervantes, perteneciente a Salvamento Marítimo, también colabora en esta tarea junto al remolcador Jacques 2, que llegó ayer procedente de Casa Blanca.

El helicóptero aterrizó ayer a Gran Canaria, isla desde la que partirá hasta la ubicación del buque. Con los especialistas a bordo, el objetivo es sofocar de forma más certera la combustión en las bodegas afectadas por la reacción química.

El pasado lunes, los 24 tripulantes del Cheshire fueron evacuados por Salvamento Marítimo. El carguero tenía previsto repostar en La Luz antes para continuar con su viaje hasta Tailandia. Sin embargo, la hoja de ruta se truncó después de que el sábado, por causas que aún se desconocen, se produjera una subida anormal de la temperatura y provocase que parte de su carga entrase en combustión. La cualidad oxidante y comburente del nitrato de amonio, base del abono, explica que el componente, asociado a derivados del petróleo o expuesto a altas temperaturas, entre en combustión.

Asimismo, desde Bibby Line Limited insisten en que no existe riesgo de hundimiento ni de contaminación, pues la combustión se limita a las bodegas tres, cuatro -donde está casi extinguida- y cinco sin que la estructura del barco se haya visto muy afectada. En cualquier caso, expertos consultados por este periódico indican que el nitrato de amonio también se caracteriza por ser una sustancia hidrosoluble, con lo que al entrar en contacto con el agua se disuelve rápidamente.

Compartir el artículo

stats