Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los expertos logran subir al buque con fertilizantes para enfriar la combustión

Prevén acabar con el fuego desde dentro con lanzas especiales que inyectan agua en los focos de calor

Los especialistas procedentes de Holanda y Gibraltar, movilizados por la compañía estadounidense Resove Marine, ya están dentro del buque incendiado, MV Cheshire, que llevaba desde el lunes 14 de agosto a la deriva, desde donde valoran la situación del mismo y estudian cómo proceder a su enfriamiento, según ha asegurado su propietaria, la compañía Bibby Line Limited. Este lunes, el barco fue enganchado a uno de los cuatro remolcadores, que lo acompañan desde el domingo, lo que, junto a la mejora de las condiciones meteorológicas, posibilitó que los técnicos subieran a bordo.

El carguero se dirige actualmente hacia el este a una velocidad de 2,5 nudos y a unas 120 millas al sur-suroeste de la Isla. Las labores de los expertos están siendo apoyadas con el helicóptero traído desde Malí, también el pasado domingo, que despegó de Gran Canaria y que se utilizará tanto para introducir a los expertos a bordo cuando sea necesario, "aunque ahora han accedido por mar", apunta el capitán marítimo, Pedro Mederos, como para abastecer a los profesionales con los materiales que necesiten para sus labores en el interior del buque.

"El paso a ejecutar ahora es evaluar la situación, cuantificar los daños, ver si el barco funciona por sí sólo o no, entre otros aspectos, para después proceder con el enfriamiento y tomar el resto de decisiones", puntualizan fuentes de la propietaria del MV Cheshire. Después, garantizan, una vez esté controlada la combustión y para agilizar las labores de extinción, "se remolcará a unas 30 millas de la costa, siempre y cuando sea totalmente seguro, ya que es más fácil si se tienen los recursos cerca".

Mederos, por su parte, cuenta que las labores de enfriamiento se centran en las bodegas dos y tres, "porque en la cuatro y en la cinco ya se ha extinguido el fuego", apunta. Aunque la tres ya estaba ardiendo, "en la dos existe, también, humo blanco", aseveran fuentes desde Salvamento Marítimo. Además, el capitán afirma que "mientras trabajan desde dentro, luchando contra la reacción química, a una velocidad muy lenta, se sigue remolcando".

Por otro lado, destaca que apagar el fuego por completo desde fuera no es posible y que es necesario que sea a bordo del buque, "porque no funciona echar agua por encima de la carga y hay que pincharla con unas lanzas especiales que se llaman Víctor", explica mientras señala que "estas inyectan agua en los focos de calor, que se detectan con cámaras termográficas, y así se controla".

Aunque aún no saben con exactitud cuándo se extinguirá por completo la combustión que lleva ya diez días activa, desde la compañía propietaria Bibby Line Limited garantizan que "ahora tiene que ir todo más rápido, porque desde dentro pueden llegar al problema exacto". Los especialistas, por su parte, continuarán durante el día de hoy con las labores de evaluación de la situación que comenzaron ayer, para poder seguir moviendo ficha.

De momento, el barco dañado se dirige hacia aguas del sur de las Islas, "garantizando cero molestias o problemas de gases a la población", señala Mederos. Tanto el capitán como la compañía propietaria del carguero, apuntan que, una vez se tenga el fuego controlado, la idea es "llevar a cabo exámenes e inspecciones para decidir a qué puerto se llevará para su reparación". Pese a que Gran Canaria es la Isla que más papeletas tiene para ser el lugar de llegada del buque, garantizando siempre seguridad tanto para las personas como para los bienes materiales, "todavía no hay ninguna decisión tomada, porque hasta que no se conozcan todos los daños y la situación real, no sabremos desde qué puerto se podrá atender mejor los arreglos que requiera", concluyen desde la compañía Bibby Line Limited.

Plan de socorro

El plan de socorro continúa y los últimos avances conseguidos suponen una próxima extinción del fuego en el granelero británico, que hasta ayer navegada sin sentido con parte de sus 42.654 toneladas de fertilizante con base de nitrato de amonio en combustión.

Fue el lunes 14 de agosto cuando dieron alerta de socorro desde el carguero. Posteriormente, sus 24 tripulantes fueron evacuados por Salvamento Marítimo. Las intenciones eran repostar en el Puerto de La Luz y continuar la travesía hasta Tailandia, pero parte de la carga del MV Cheshire comenzó a arder por una subida anormal de las temperaturas, por motivos que aún se desconocen.

En cuanto a los ocho especialistas enviados desde Holanda y Gibraltar, la empresa estadounidense Resove Marine, que los ha movilizado hasta el barco dañado, ha sido contratada por la propietaria del mismo para impulsar el análisis de situación y fijar las acciones necesarias a poner en marcha.

Junto al buque británico se encuentran, realizando las labores de remolque y enfriamiento, los remolcadores Red Sea Fos y VB Hispania, fletados por Resove Marine; Miguel de Cervantes, que pertenece a Salvamento Marítimo; y Jacques 2, llegado desde Casa Blanca.

Compartir el artículo

stats