Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La 'tasa rosa' solo supone un ahorro de dos a ocho euros al año para cada mujer

Podemos reclama que la rebaja fiscal del IGIC a compresas y tampones se extienda a copas de silicona y otros productos ecológicos de higiene femenina

La 'tasa rosa' solo supone un ahorro de dos a ocho euros al año para cada mujer

La 'tasa rosa' solo supone un ahorro de dos a ocho euros al año para cada mujer

Entre dos y ocho euros al año. Este es el ahorro que tendrá cada mujer que compre en Canarias compresas y tampones cada mes para cubrir su ciclo menstrual por la llamada tasa rosa, una propuesta de Podemos que ha recogido el Gobierno regional en el proyecto de presupuestos de 2018 y que ha lanzado al estrellato mediático nacional y en redes sociales a la Consejería de Hacienda, dirigida por Rosa Dávila, por ser la primera comunidad autónoma en España en aplicar esta medida fiscal.

El Gobierno canario elimina el gravamen a estos productos de higiene femenino, lo que consiste básicamente en establecer una exención en el Impuesto General Indirecto Canario (IGIC) y del 3% actual pasará al 0% a partir del 1 de enero de 2018.

Canarias es junto a Canadá, que adoptó la medida en 2015, la única administración del mundo que ha suprimido la tasa rosa. Según la consejera de Hacienda existen otros países, como Francia, que aplican un tipo muy reducido a estos productos. La iniciativa es llamativa, pero su efecto en los bolsillos de las mujeres es prácticamente simbólico porque en las Islas el gravamen de estos productos es solo del 3% del IGIC. Por tanto, con un gasto mensual de entre seis y 18 euros en la compra de compresas y tampones, dependiendo de la marca de los productos femeninos, cada mujer tendrá un ahorro de unos 18 y 54 céntimos mensualmente, lo que hace una media de entre dos y ocho euros al año.

Coste fiscal

En la memoria de la Agencia Tributaria se señala que el coste fiscal para el Ejecutivo canario de la aplicación de esta medida será tan solo de 166.729 euros aunque Rosa Dávila lo cifró en 220.000 euros tras la aprobación de los presupuestos de 2018 el pasado lunes por el Consejo de Gobierno. En cualquier caso, el cálculo se ha realizado sobre el volumen de las importaciones anuales de estos productos, explica el viceconsejero de Hacienda, Javier Armas, quien reconoce que la eliminación del IGIC a compresas y tampones no supondrá grandes descuentos para las mujeres en Canarias y tampoco se prevé que esta deducción provoque un incremento de importaciones y del consumo de estos productos.

Para Rosa Dávila "es una vieja reclamación porque se considera un impuesto machista" y "es una decisión de justicia social". Es "una reivindicación mundial de las mujeres", que por primera vez se asume en una comunidad española, indicó al presentar la medida, y recordó que "los productos de higiene femenina son un bien esencial para la mitad de la población".

A juicio de María del Río, secretaria de Igualdad de Podemos Canarias y presidenta del grupo parlamentario, "aunque sea algo simbólico, es sin duda un primer paso". Señala que desde Podemos se ha conseguido hasta ahora eliminar el IGIC en productos de higiene básicos femeninos, en este caso tampones y compresas. No obstante, la lista de demandas de las formación morada es mayor, y "aunque de menor consumo", considera que "tanto las copas de silicona, así como otros productos ecológicos destinados al mismo fin, deberían de ser incluidos igualmente en el mismo lote y exención fiscal", indica la diputada.

No obstante, Podemos celebra esta medida porque "ayuda a visibilizar toda una estrategia comercial discriminatoria, que es lo subyace en el fondo", y que la formación morada abordará próximamente en el Parlamento a través de una iniciativa, expone.

Para el presidente del Gobierno canario, Fernando Clavijo, no se ha desgravado otros productos como los pañales de los niños porque "tener hijos es opcional, pero que te venga la regla es biológico, por decir algo". Así respondió en la Cadena Ser a la pregunta de que por qué rebajaban el IGIC a tampones y compresas y no a los pañales.

Compartir el artículo

stats