Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista a Rosa Dávila

"El debate sobre los desequilibrios es mediocre y lleva a la pobreza intelectual"

"Ninguna isla de va a quedar atrás en sus infraestructuras, pero Gran Canaria ha podido ir más rápido", asegura la consejera de Hacienda del Gobierno de Canarias

La consejera de Hacienda, Rosa Dávila, fotografiada en la sede del departamento en la capital grancanaria, durante la entrevista.

La consejera de Hacienda, Rosa Dávila, fotografiada en la sede del departamento en la capital grancanaria, durante la entrevista. JOSÉ CARLOS GUERRA

¿En algún momento pasó por su cabeza retrasar la presentación de los presupuestos o prorrogarlos ante la incertidumbre política nacional?

En ningún momento nos planteamos retrasar o prorrogar los presupuestos. En este tiempo hemos estado en contacto casi a diario con el Ministerio de Hacienda y es verdad que hay una enorme incertidumbre política para los presupuestos del Estado, pero en Canarias partíamos de una situación muy buena y es que en la negociación de los presupuestos estatales de 2017 conseguimos la desvinculación del REF del sistema de financiación. De esta forma garantizamos que vinieran al menos 350 millones de euros, que finalmente son 416 millones, con lo cual nos pusimos manos a la obra desde el punto de vista político y técnico para dar estabilidad a Canarias y contar con unos presupuestos que después se pueden mejorar cuando se aprueben las cuentas del Estado. En el proceso abierto por el presidente del Gobierno para sumar alianzas con los partidos todos entendieron las circunstancias y la importancia de tener esta herramienta en un momento en que podíamos incorporar más recursos a los servicios públicos. Algunas de las propuestas de los partidos ya se han incorporado al proyecto de ley y otras se harán durante el trámite parlamentario.

Pero en Canarias también se partía de un escenario con un Gobierno en minoría parlamentaria, agravado por la ruptura de las negociaciones con el PP para un pacto ¿qué ha cambiado en este tiempo?

Cambiar no ha cambiado tanto la situación ante la disponibilidad al diálogo de todos los partidos. Aunque se ha cerrado un acuerdo con el PP y ASG, realmente quiero reconocer la responsabilidad de todos los partidos porque han entendido la trascendencia del momento político y la importancia de dar estabilidad a Canarias por encima de los colores políticos. Espero que en el trámite parlamentario se pueda seguir mejorando el presupuesto porque el diálogo entablado se trata de un ejercicio enriquecedor.

¿Con este presupuesto quedan atrás definitivamente los recortes del Estado?

Nosotros hemos suscrito un acuerdo con el PP nacional por el que se tiene que recuperar la agenda canaria. Espero que la marcha de la economía española no se vea resentida por la situación catalana pero sí hay que recordar que Cataluña supone el 20% del PIB nacional. Pese a todo, Canarias no ha tenido que revisar las previsiones económicas para 2018, aunque también es verdad que somos muy prudentes en las estimaciones, que son de un crecimiento del 2,5%. Algunas veces se nos acusa de ser demasiado prudentes pero ante el escenario de incertidumbre política en el que estamos no sabemos hasta dónde vamos a llegar.

¿Canarias puede entonces aguantar el tirón de una prórroga de los presupuestos del Estado y de que se pueda demorar la negociación del nuevo sistema de financiación autonómica?

El presupuesto está hecho con la previsión de que se prorrogue el del Estado al menos durante el primer trimestre del año y, aún así, se está en disposición de dar estabilidad a la economía canaria con el fin de generar empleo, que sigue siendo el principal problema que tiene Canarias. En cuanto al sistema de financiación, hay un trabajo realizado por el grupo de expertos y ya se ha reunido el comité técnico del Consejo de Política Fiscal y Financiera para la revisión del sistema con un calendario ya previsto. He pedido a todos los partidos que aprovechemos la renovación de la parte económica del REF en el Congreso para que suscribamos y respaldemos una enmienda que blinde definitivamente el diferencial fiscal y los recursos que llegan a Canarias para compensar la lejanía, con el fin de que no se incluyan dentro del sistema de financiación. Las recientes declaraciones de la presidenta de Andalucía Susana Díaz son muy desafortunadas, sobre todo porque intentó ser líder nacional del PSOE y creo que cuando alguien quiere liderar un proyecto político en España debe ser conocedor de las realidades del país y, sobre todo, de la realidad de Canarias en los últimos diez años, durante los cuales hemos estado a la cola de la financiación de los servicios públicos esenciales y con unas cotas de desempleo muy altas. Este tipo de declaraciones no contribuyen a que haya un buen clima de negociación para el nuevo sistema de financiación.

¿Que hayan puesto como previsión el 22,9% de tasa de paro es sólo por prudencia o porque la inversión pública y la economía canaria son incapaces de reducir el desempleo?

En primer lugar es verdad que somos prudentes y tanto empresarios como sindicatos creen que la tasa de paro estará por debajo de nuestras previsiones. También hay una realidad y es que estamos creando más empleo y se hacen más contratos, sin embargo la incorporación de activos en el mercado laboral canario se está reproduciendo en las Islas y, pese a crear empleo, desafortunadamente se retiraron los recursos destinados a la formación procedentes del Plan Integral de Empleo de Canarias y no se ha podido recualificar todo lo que nos gustaría a nuestra gente para que se puedan integrar en el mercado laboral. En este sentido, hemos introducido una propuesta de Nueva Canarias en el articulado de la ley para reforzar también los ámbitos de la inspección laboral y fiscal, porque no hay suficientes inspectores para eliminar al menos una parte de la economía sumergida.

¿Cómo se decidieron finalmente a acometer una bajada de impuestos cuando en un primer momento eran remisos a ello?

En primer lugar nosotros dijimos cuando empezó la legislatura que cuando tuviésemos la oportunidad bajaríamos los impuestos. La revisión fiscal está hecha con bisturí y desde una óptica muy social pero las condiciones para realizarla eran, entre otras, que no se podían tocar los fondos extras que venían del REF para los servicios públicos, es decir, no se puede pedir más recursos al sistema de financiación para la sanidad y la educación y, al mismo tiempo, realizar una bajada lineal del IGIC que supusiera un ajuste de 400 millones. El margen del que disponíamos era el proveniente del crecimiento de la economía y de la limitación de la regla de gasto, por lo que concluimos que el impacto máximo que podía sostener el presupuestos de la Comunidad Autónoma era de 124 millones de euros. La propuesta que elaboramos tenía muchas cosas en común con otros partidos, pero también hemos incorporado propuestas de Podemos, de NC, del PSOE y del PP. Por eso, dentro del margen que teníamos, fue relativamente sencillo marcar las prioridades, que pasan por beneficiar a las familias, a las pymes y a los autónomos.

¿Pero cree que esta bajada es suficiente tras el importante incremento de la presión fiscal aprobado en 2012?

Nuestra ambición es plantear una modernización del sistema tributario pero hay que tener en cuenta que son cuestiones diferentes, es decir, una cosa es bajar impuestos y otra bien distinta es una reforma del sistema tributario que permita analizar la estructura económica canaria para plantear una mejora en la redistribución de la riqueza orientada a los requerimientos de la economía en los próximos diez o quince años. Esta modernización la queremos hacer desde el diálogo con todos los partidos y con un análisis más sosegado por sectores . Con esta bajada de impuestos aliviamos en parte el bolsillo de las familias canarias, le damos un respiro a las pequeñas empresas y a los autónomos pero no es la modernización que nosotros planteamos y que probablemente pueda llevar años porque se necesita su tiempo.

Es decir, que la cita electoral de 2019 no va a condicionar esta modernización del sistema tributario y se hará al margen de la coyuntura electoral.

Todos deberíamos dejarlo al margen, tenemos que hacer un ejercicio de responsabilidad y mirar al futuro para dar esperanza a los canarios. Todavía hay mucha gente en una situación difícil y con altas tasas de desempleo, por lo que es ahora cuando debemos afrontar una reforma del sistema tributario que ayude a consolidar el crecimiento económico.

¿Entonces el planteamiento que se había hecho por el Estado en el IVA de productos como bebidas azucaradas, bollería industrial y otras cuestiones no se va a abordar?

No, porque ese planteamiento debe situarse en el análisis sosegado que estamos proponiendo para el sistema tributario canario. Nuestro compromiso era aliviar el bolsillo de las familias y esta es una bajada de impuestos muy social.

¿Era más fácil llegar a un acuerdo con el PP al haber un acuerdo previo a nivel estatal? Parece que ahora el PSOE se está alejando del acuerdo.

Esperamos que el proceso de diálogo iniciado continúe en la tramitación parlamentaria porque está para mejorar el presupuesto. Hemos incorporado propuestas de todas las fuerzas políticas incluido el PSOE, de hecho más del 70% de las sugerencias del PSOE están dentro del presupuesto enviado al Parlamento. Espero que ese diálogo continúe porque, más que dificultades, lo que he encontrado es un proceso enriquecedor con el resto de las fuerzas políticas.Veo una voluntad de trabajo en común en una situación tan compleja como esta.

Sanidad y educación reciben entre los dos nada menos que unos 4.500 millones de euros ¿se sale ya del túnel en el que han estado los dos servicios públicos desde el inicio de la crisis?

Es verdad que Sanidad tiene el mayor presupuesto de su historia pero también hay que decir que, si hemos sufrido diez años de crisis y de infrafinanciación de los servicios públicos, ahora la carrera está empezando, es decir, comienza la recuperación y en un solo año no nos vamos a equiparar. Tenemos que ser conscientes de eso pero también tengo que decir que, aunque haya recursos, hay que gestionarlos eficientemente y orientarlos hacia los ciudadanos: en sanidad hacia el paciente y en educación hacia los alumnos y la formación de los docentes y, por eso, es fundamental la estabilidad de los empleados públicos. Es necesario no cejar en la eficiencia en el gasto y un ejemplo lo tenemos en el gasto corriente, que crece por debajo de la media del presupuesto.

Aumenta la inversión pública ¿pero no está excesivamente orientada a la construcción?

No podemos confundir las cosas. Cuando queremos diversificar la economía y captar inversión extranjera es fundamental tener infraestructuras, dotaciones y equipamientos de primer nivel y durante diez años la crisis ha golpeado al sector privado y desde 2011 los ajustes han afectado sobre todo a la inversión pública. Es muy importante para diversificar la economía tener unas carreteras, puertos y aeropuertos en condiciones y que los equipamientos sean de primer nivel. La inversión pública no equivale a binomio turismo-construcción, equivale a disponer de dotaciones de primer nivel y a eso no podemos renunciar. Es verdad que la inversión crece un 45% pero venimos de donde venimos, es decir, de cero. Con los presupuestos del Estado la inversión crecerá mucho más porque, sin ir más lejos, el Ministerio de Fomento ya ha reconocido una deuda con Canarias en carreteras de 400 millones de euros, que tuvo que poner la Comunidad Autónoma con fondos propios, y que deberán estar reflejados en el nuevo convenio.

¿Hay desequilibrio entre Gran Canaria y Tenerife? ¿Admite que hay partidas e inversiones que benefician más a una islas que a otra?

Las inversiones insularizadas que se ven en los presupuestos son una pequeña parte de la inversión global porque son proyectos concretos. En primer lugar, el análisis no se puede hacer en un solo año porque lo importante es que cada isla tenga las inversiones que realmente necesita al margen de lo que cuestan. Afortunadamente Gran Canaria ha podido ir mucho más rápido en las carreteras y lo que no podemos es inventarnos las cifras para cuadrar algo que no se puede hacer porque cada obra tiene su ritmo. En Tenerife, por ejemplo, se ha tenido que elevar la partida de las expropiaciones para terminar el anillo insular y eso ha subido la inversión en la isla. Honestamente esta polémica me horroriza porque no conozco a ningún grancanario que le desee a un tinerfeño que esté dos horas en un atasco en la autopista como está pasando ¿Hay alguien que no pueda entender que es necesario afrontar que se termine el hospital del sur de Tenerife o la inversión en las urgencias del hospital de La Candelaria? Ninguna isla se va a quedar atrás en sus infraestructuras pero a veces los tiempos propician que una isla vaya más rápida que otra y Gran Canaria tiene una buena infraestructura hospitalaria y unas buenas carreteras, que se van a seguir haciendo. Los ciudadanos, en mi opinión, están más preocupados en tener una mejor atención sanitaria en que si se hace un metro más o un metro menos de carretera. Me parece un debate que nos lleva a la mediocridad y a una pobreza intelectual que no entiendo porque es estéril.

¿Cree entonces que se trata de una polémica más política que de la calle?

Me entristece que se convierta también en un problema del que se hable en la calle y nos debería avergonzar estar polemizando con estas cuestiones. En lo que deberíamos centrarnos es en si tenemos las infraestructuras necesarias y que se encuentren a un nivel óptimo para que sean competitivas. A mí no se me ocurriría cuestionar si es necesario o no un colegio en Valverde o en Arona cuando hay niños dando clases en barracones o es necesario reformar un centro educativo.

Compartir el artículo

stats