Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PP cede poder en la dirección del ente público con la estrategia de Antona

Sea o no cesado Negrín, los populares pierden un representante en el Consejo Rector y la opción de presidirlo

Asier Antona hace una foto con el móvil en su escaño del Parlamento.

Asier Antona hace una foto con el móvil en su escaño del Parlamento. J.L.G.

La estrategia del presidente regional del PP, Asier Antona, en la Radiotelevisión Canaria (RTVC) va camino del fracaso. El empeño del líder de los populares de unir su destino a Podemos y Nueva Canarias (NC) para cesar al presidente del ente público, Santiago Negrín, puede acabar sin que éste sea destituido por el Parlamento si el PSOE no respalda la iniciativa y, lo que es más grave, el PP perdería uno de los dos puestos con los que cuenta en el Consejo Rector, que ganaría los socialistas al contar esta legislatura con más diputados que los populares.

La resolución aprobada ayer por la Mesa del Parlamento deja claro que, en el caso de que Negrín sea cesado por la Cámara el miércoles, tendrían que designarse a los dos consejeros que quedan para completar el Consejo Rector como condición para que sea designado el nuevo presidente de RTVC. Si esto sucediera la jugada de Antona caería como un castillo de naipes ya que el consejero Alberto Padrón, puesto en el ente público a propuesta del PP, no podría ser elegido presidente del Consejo Rector como era también el objetivo de la dirección popular.

El órdago lanzado el lunes por PP, Podemos y NC ha soliviantado a los grupos políticos de la Cámara. Los tres grupos proponentes pretendían que en el mismo pleno se cesara a Negrín y se nombrara a su sustituto sin que se cubriera las dos vacantes que existen en el Consejo Rector desde hace casi dos años, tras las dimisiones de María José Bravo de Laguna (PP) y María Antonia Álvarez (CC). Esta situación ha sido aprovechada por los otros tres grupos -CC, PSOE y ASG- para solicitar que se nombren primero a los dos consejeros que quedan para después elegir al sustituto de Negrín.

La coherencia de la que presume Asier Antona queda en entredicho si al final Santiago Negrín permanece en su puesto si el PSOE decide finalmente el lunes abstenerse o votar en contra de la destitución de Negrín. Pero aunque los socialistas votaran a favor del cese, tampoco fructificaría la estrategia de Antona porque el actual presidente de la RTVC permanecería en funciones mientras se solventan los dos puestos vacantes del Consejo Rector y ahí es donde el PP perdería un consejero, en función del reparto de escaños de los grupos salido de las elecciones autonómicas de 2015. Así, el Parlamento sí podría designar un nuevo presidente pero el PP se quedaría sin opciones de presidir el órgano de gobierno del ente público.

De esta forma, acabe como acabe el pleno del miércoles y sea cual sea la decisión de la Ejecutiva regional del PSOE el lunes el error de cálculo de Antona a la hora de ponerse en brazos de NC y Podemos le puede salir caro, pese a que Nueva Canarias intentó desistir del pleno a la vista de que no se podía elegir en la misma sesión al nuevo presidente.

Resolución

La resolución aprobada ayer por la Mesa del Parlamento establece el mecanismo para cesar al presidente del Consejo Rector de la RTVC basándose en la Ley 13/2014 de Radio y Televisión Públicas de la Comunidad Autónoma de Canarias. Es en la disposición adicional de la resolución donde se recoge que, en el caso de que existan vacantes en el Consejo Rector, para la elección de una nueva persona que ostente la presidencia será necesario que las vacantes hayan sido cubiertas.

Con este panorama el error de cálculo de Antona se agranda y lo deja en una situación más complicada si cabe de cara a su partido. Tiene difícil vender su alianza con los partidos de la izquierda parlamentaria cuando el resultado no será ni de lejos el esperado. Podemos podrá mantener su estrategia de crítica al Gobierno y a CC y Nueva Canarias siempre podrá argumentar que intentó dejar el pleno para otro momento y no le dejaron. El PP podría apuntarse el tanto de que el Parlamento destituya a Santiago Negrín -si el PSOE vota a favor- pero no podrá colocar a uno de los suyos al frente del ente y perderá un puesto en el Consejo Rector, lo que supone que el próximo presidente volverá a ser de CC o del PSOE si ambos partidos alcanzan un acuerdo en función de lo que suceda en el resto de los órganos dependientes de la Cámara, es decir, Consejo Consultivo, Audiencia de Cuentas y Diputado del Común. La nueva dirección regional del PSOE, que encabeza Ángel Víctor Torres, se ha propuesto reactivar la renovación de los mismos como uno de sus objetivos prioritarios en la Cámara.

Esta refriega política por la RTVC coincide con el pleno de la próxima semana que debate la toma en consideración de los presupuestos autonómicos de 2018, que ya cuentan con el respaldo explícito del PP.

Este doble juego por parte de Antona preocupa en el partido y ya hay cada vez más sectores en el seno del PP canario que cuestionan el rumbo que está tomando la dirección regional. Y es que en los últimos seis meses Antona tiene en su haber el fracaso de las conversaciones con Coalición Canaria para entrar en el Gobierno regional, el enfado de los empresarios cuando quiso dejar a un lado a Pedro Ortega para ocupar la Consejería que detenta, la fuga del exdiputado Emilio Moreno -ahora viceconsejero de Justicia-, el respaldo a los presupuestos sin la rebaja fiscal que pretendía y la alianza con NC y Podemos que puede convertirse en un fiasco.

Compartir el artículo

stats