Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los juzgados necesitarían más de un año sin casos para ponerse al día

La jurisdicción de lo Contencioso en Las Palmas es la más sobrecargada

Los juzgados necesitarían más de un año sin casos para ponerse al día

Los juzgados de la Comunidad Autónoma tendrían que estar más de un año sin recibir nuevos casos para poder ventilar los miles de expedientes que se les acumulan y conseguir así acabar con la saturación de trabajo que soportan. Siempre que fueran capaces de mantener su actual ritmo de resolución de conflictos, los tribunales de la provincia de Las Palmas precisarían de 12 meses y medio sin más asuntos para ponerse al día, mientras que los juzgados de la demarcación de Santa Cruz de Tenerife necesitarían incluso más tiempo, en concreto unos 15 meses y diez días. Así lo ponen de manifiesto los datos que maneja el propio Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el órgano de gobierno de los jueces, que acaba de publicar su informe correspondiente al segundo trimestre del año.

Uno de los principales indicadores para medir la carga de trabajo que sufren los juzgados es la llamada tasa de pendencia, que es el cociente de dividir los casos pendientes de resolución al final de un período entre los casos efectivamente resueltos en ese mismo período. A 30 de junio, según las estadísticas del CGPJ, la tasa de pendencia en la demarcación de Las Palmas era del 1,04 en el conjunto de las jurisdicciones (Civil, Penal, Contencioso-Administrativa y Social). Una ratio sensiblemente inferior a la que arroja la actividad de los juzgados de la provincia de Santa Cruz de Tenerife, donde es del 1,28. Y ¿qué permite conocer la tasa de pendencia?

Desde el órgano de gobierno del Poder Judicial en España explican, ya de entrada, que un determinado juzgado, territorio o jurisdicción estarán en mejor situación cuanto menor sea su ratio de pendencia, de modo que los datos de las dos provincias de la Comunidad Autónoma descubren que hay menor congestión en los órganos de Las Palmas. Pero, además, si la tasa se multiplica por 12, se obtendría el cálculo aproximado "del número de meses que se necesitarían, con el mismo ritmo resolutivo y sin ningún ingreso [esto es, sin recibir nuevos expedientes], para acabar con la pendencia". Una operación que permite sacar a la luz que los juzgados de las islas orientales necesitarían 12,48 meses para desempolvar, estudiar y resolver todos los asuntos que ya tienen en sus gavetas, un tiempo que sería incluso mayor en los tribunales de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro, en concreto de 15,36 meses. Y ese tiempo, que en el fondo es una prueba de hasta qué punto están sobrecargados los juzgados del país, es superior e incluso muy superior en algunas de las jurisdicciones.

El informe del Consejo General del Poder Judicial sitúa la jurisdicción Contencioso-Administrativa en la provincia de Las Palmas como la de mayor tasa de pendencia de la Comunidad Autónoma, una ratio del 2,5. Ello significa, por tanto, que los juzgados de lo Contencioso de las islas de Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura precisarían de una media de hasta 30 meses sin recibir nuevos expedientes para, manteniendo su actual ritmo de resolución de casos, acabar con la sobrecarga de trabajo. Ese margen de tiempo sería de casi 24 meses en el caso de los órganos de la jurisdicción Civil, aunque, dentro de esta, superaría los 47 meses en los juzgados de lo Mercantil, con mucho los que más congestión sufren de todos los de las islas orientales. La tasa de pendencia en la jurisdicción Social es del 1,82, cerca de 22 meses. Y es del 0,43 -con diferencia la más baja- en los órganos de la jurisdicción Penal, aunque es considerable en los juzgados de Menores de la provincia, donde llega al 2,03, con lo que harían falta algo más de dos años sin nuevos expedientes para que los órganos encargados de juzgar los asuntos relacionados con menores pudieran ponerse al día.

En cuanto a la provincia de Santa Cruz de Tenerife, la mayor ratio de pendencia es la de la jurisdicción social, donde alcanza el 2,42, lo que indica que serían necesarios 29 meses sin nuevos expedientes para descongestionar los órganos judiciales. En los juzgados de lo Civil, siempre con arreglo a las estadísticas del Consejo General del Poder Judicial, la tasa es del 2,27 -más de 27 meses-, mientras que es del 1,67 en los tribunales de la jurisdicción Contencioso-Administrativa (20 meses). Por último, la ratio es de solamente el 0,67 en los juzgados de la jurisdicción Penal, si bien, y como también ocurre en la provincia de Las Palmas, se dispara sobremanera en los saturados juzgados de Menores (3,26), que necesitarían tres años y tres meses para ponerse al día.

Compartir el artículo

stats