Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Ejecutivo quiere asegurar que el régimen económico quede fuera de la financiación

Canarias propone para el nuevo sistema que la dependencia la sufrague totalmente el Estado

Ahora cuando el Ejecutivo regional ha logrado convencer al Gobierno central de la necesidad de que los fondos del Régimen Económico y Fiscal (REF) de las Islas queden al margen del sistema de financiación autonómica, es decir, que no se penalice al Archipiélago en la financiación por contar con un fuero derivado de su lejanía e insularidad, el Gabinete que preside Fernando Clavijo se ha puesto como objetivo preservar este logro de cualquier tentación futura de cambio. Así, y tal como avanzó ayer la consejera de Hacienda del Ejecutivo autonómico, Rosa Dávila, tras la finalización del Consejo de Gobierno celebrado en Las Palmas de Gran Canaria, la principal reclamación que la región ha incluido en la propuesta que ha elevado al Ministerio de Hacienda en relación con el futuro sistema de financiación es precisamente la de delimitar claramente que una cosa son los fondos del REF y otra distinta, los fondos del sistema.

Dávila explicó que su departamento hizo llegar el pasado viernes la propuesta de la Comunidad Autónoma al Ministerio que dirige Cristóbal Montoro, cuyos técnicos tienen ahora por delante la tarea de estudiar las distintas propuestas de las distintas regiones. Las propuestas de las comunidades no serán vinculantes pero sí servirán como base para, cuando menos, conocer las líneas rojas de cada Ejecutivo regional.

En el texto remitido por Canarias, que Hacienda ha enviado también a todos los grupos parlamentarios en espera de que estos lo secunden, el Gabinete que preside Fernando Clavijo propone la creación de tres herramientas financieras que tendrían sendos objetivos perfectamente delimitados. Por un lado, un fondo básico de financiación que garantizaría la cobertura de los gastos de las competencias asumidas por cada comunidad autónoma. Por otro, un fondo complementario que se nutriría de recursos del Estado y que tendría como objetivo sufragar competencias singulares o únicas de determinadas regiones. Y por último, un fondo de nivelación vertical que, nutrido vía transferencias estatales, tendría como objetivo neutralizar las diferencias de financiación interregionales que se manifiesten a pesar de que ya se hayan empleado los recursos de los fondos básico y complementario.

En este sentido, una propuesta de Canarias es que el fondo básico de financiación incluya los recursos para la atención de la dependencia, que las arcas estatales sufragarían por tanto íntegramente y hasta cubrir las necesidades reales en cada territorio.

Al hilo de lo anterior, la idea del Gabinete canario es que el sistema incluya una evaluación precisa de los costes de las competencias asumidas por las autonomías. Canarias se opone, además, a la fórmula -defendida por muchos expertos- del copago en ámbitos como la sanidad o la educación y pide que los estatutos de autonomía estén, todos, en pie de igualdad.

Compartir el artículo

stats