Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PP no expedientará a Tavío por desmarcarse del grupo en RTVC

La cúpula del partido en las Islas no quiere dar argumentos para la crítica al sector contrario al liderazgo de Antona

El PP no expedientará a Tavío por desmarcarse del grupo en RTVC

El PP no expedientará a Tavío por desmarcarse del grupo en RTVC

El Partido Popular (PP) no expedientará a su diputada Cristina Tavío por romper la disciplina de voto del grupo parlamentario en la votación para la destitución del presidente de la Radiotelevisión Canaria (RTVC), Santiago Negrín. Aunque de puertas afuera los conservadores mantenían ayer que el caso de la que fuera candidata a la alcaldía de Santa Cruz de Tenerife es un asunto interno que, como tal, se resolverá internamente, lo cierto es que, de puertas adentro, la cúpula del PP en la Comunidad Autónoma no tiene intención de hacer casus belli contra la expresidenta del partido en Tenerife entre 2001 y 2012. Así pues, el asunto se quedará en la amonestación.

La histórica dirigente popular se desmarcó con su voto de la estrategia que el PP comparte con Podemos y Nueva Canarias (NC) y que los llevó a forzar un pleno extraordinario para destituir a Negrín, lo que habría supuesto interferir en el concurso para la adjudicación del contrato de los servicios informativos de la RTVC. La estrategia del partido que lidera en el Archipiélago Asier Antona no solo no consiguió su objetivo -los 24 votos del PP, Podemos y NC no bastaban para apartar a Negrín de la presidencia del ente-, sino que, además, terminó por causar una fractura en su propio grupo parlamentario. Tavío, que ocupa el cargo de vicepresidenta segunda de la Mesa de la Cámara, se abstuvo en la votación y se sumó así a los diputados del PSOE, que frenaron la destitución del presidente del Consejo Rector de la RTVC y emplazaron a los populares a remover a Negrín cuando se hayan cubierto las dos vacantes que hay en el órgano rector de la radiotelevisión pública desde diciembre de 2015.

La rebeldía de Tavío, que precisamente fue en su día rival de Asier Antona en la carrera por presidir el PP en la Comunidad Autónoma, le acarreó un rapapolvo de la dirección regional, según aseguraron ayer fuentes del partido. Sin embargo, el cálculo de oportunidades desaconseja a la cúpula de los populares emprender un proceso orgánico formal contra la parlamentaria. Por un lado, porque eso contribuiría a agrandar la imagen de división que se ha transmitido en las últimas semanas, la misma imagen que en las filas del PP canario han atribuido siempre al PSOE, históricamente menos aplicado en la tarea de no mostrar sus heridas internas. Por otro lado, porque en el PP son conscientes de que no es Tavío la única representante del partido descontenta con el rumbo de la organización, por más que fuera la que más abiertamente lo demostrara. En este sentido, la dirección no quiere echar leña al fuego para evitar dar argumentos para la crítica al sector descontento con el liderazgo de Antona.

Críticas

En ese sector, que cuestiona el rumbo impuesto en la organización e incluso el giro en la comunicación interna en relación con los años del exministro José Manuel Soria al frente del partido, el asunto de la RTVC ha terminado por encender los ánimos. No entienden ni los coqueteos con el PSOE tras la destitución de los cuatro consejeros socialistas del Gobierno por parte de Fernando Clavijo, ni la manera de conducirse después en las frustradas negociaciones con Coalición Canaria para incorporarse al Ejecutivo, ni mucho menos los últimos capítulos de la polémica de la RTVC. Y sobre esto último, aún menos gustan en este sector los compañeros de viaje y estrategia.

En este sentido, en el sector crítico no entienden que su partido se haya posicionado junto con dos formaciones -Podemos y Nueva Canarias- que al menos sobre el papel tienen ideas políticas que están en las antípodas de las del PP.

En cualquier caso, y a pesar de la conmoción inicial que provocó la ruptura de la disciplina de voto, la dirigencia de los populares en el Archipiélago trató de rebajar la tensión ya desde el día siguiente al pleno en que tuvo lugar la votación. El hecho de que Tavío se abstuviera y no votara en contra juega también a favor de la diputada.

Compartir el artículo

stats