Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una "joya" en el salón del Trono

El ejemplar 110 de los 200 que se imprimieron de una edición especial tras la aprobación de la ley de leyes 'presidió' el acto de conmemoración

Era su trigésimo noveno cumpleaños y, como protagonista de la fiesta, se llevó todas las miradas. Uno de los 200 ejemplares de la edición especial que se imprimió tras la aprobación de la Constitución de 1978 presidió el acto de conmemoración de la Carta Magna en el salón del Trono de la Delegación del Gobierno en Canarias. La mayoría de los asistentes se acercaron al libro antes del arranque de la cita constitucional y, los que los que no tuvieron tiempo, esperaron a la conclusión de la celebración -que comenzó con la interpretación del himno de España y cerró con los sones del Arrorró -, para no perder la oportunidad de fotografiarse con ella.

El libro, perteneciente al exsenador Diego Cambreleng, era la muestra palpable del consenso que se logró en 1978 para sacar adelante a un país que anhelaba progreso y concordia. "Joya", "reliquia" e, incluso "arte", fueron algunos de los calificativos que los asistentes al acto utilizaron para referirse al ejemplar que se exhibía ante ellos.

Cambreleng, que fue senador por Gran Canaria durante la legislatura constituyente, destacó ayer que a él, de esos dos centenares de libros, se le entregó el 110. Y al tratarse de una edición especial, también cuenta con un cierre diferente al resto. Al final del libro se pueden encontrar las firmas de los políticos constituyentes por orden alfabético y la suya, en concreto, después de la de Leopoldo Calvo Sotelo.

Cambreleng expuso que encontrar ahora "cabezas" como la que alumbraron esa Carta Magna en 1978 es una misión imposible, una percepción que también compartió otro político canario de esa legislatura constituyente: el exdiputado nacional Jerónimo Saavedra. A su juicio, recuperar el "espíritu del 78" es difícil porque en la forma de pensar de las nuevas generaciones que nutren las fuerzas políticas no tiene cabida la posibilidad de llegar a acuerdos con algún tipo de renuncia.

"Y lo lamento, porque si queremos reformar la Constitución hay que hacerlo desde un amplísimo consenso" que sea ratificado posteriormente con un referéndum, indicó. Pese a ello, el actual Diputado del Común sostuvo que llevar a cabo "cambios puntuales" sí es posible, pero no así una reforma desde el primer artículo "como pretenden algunos porque es inviable".

Compartir el artículo

stats