Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El secretario general se juega el control del comité regional socialista

La impugnación puede acabar en Ferraz si no hay acuerdo

Las secuelas internas de la nueva pugna abierta en el PSOE el pasado domingo tras el congreso de Tenerife pueden llegar a Ferraz si los dos sectores enfrentados no alcanzan antes un acuerdo. Los contrarios a Patricia Hernández y Pedro Martín impugnarán la lista que representa a los socialistas tinerfeños en el Comité Regional al considerar que no se les dio opción a corregir los defectos que presentaba la plancha y que propiciaron que se desestimara la lista, con lo que todos los elegidos son del sector dominante en la isla, es decir, del secretario insular, Pedro Martín, y la exvicepresidenta del Gobierno, cuya intervención fue decisiva al ser la presidenta del congreso.

Los partidarios del secretario general, Ángel Víctor Torres, en Tenerife y detractores de la corriente mayoritaria de la formación se juegan el control del Comité Regional, máximo órgano del partido entre congresos y responsable de las grandes decisiones del partido en las Islas, entre ellas la elaboración de las listas electorales, las mociones de censura y los pactos con otras fuerzas políticas. Si todos los integrantes de Tenerife en el órgano regional son los elegidos en el congreso insular, Torres tendría dificultades para obtener el respaldo del comité en decisiones que pueden ser cruciales, ya que sólo domina Lanzarote y Fuerteventura y la mitad de Gran Canaria, mientras que el resto de esta isla junto a Tenerife, La Palma y El Hierro las podría tener en contra.

Tenerife es la isla con mayor número de afiliados y, por lo tanto, con más presencia de miembros en el Comité Regional. La estrategia seguida por el sector mayoritario tinerfeño supone un toque de atención a Torres y a su equipo tras las primarias y el congreso regional, en el que el líder socialista dejó fuera a Patricia Hernández y a una parte importante del partido en Tenerife.

Una vez que se impugne la lista elegida en el congreso insular, el comité de ética y garantías de la Ejecutiva regional del PSOE puede tener una decisión en diez días, aunque puede ser más en caso de que se presenten alegaciones y la situación se encone si no hay un acuerdo para que entren a formar parte del Comité Regional miembros de la lista contraria a la que ganó el congreso. Fuentes socialistas advierten que si la dirección insular del PSOE tinerfeño se empeña en no integrar el asunto puede llegar a Ferraz, aunque desde la dirección federal socialista se prefiere que este tipo de situaciones se solucionen en los órganos regionales del partido sin necesidad de que lleguen a Madrid.

La dirección regional confía en que la polémica de los dos sectores enfrentados en Tenerife no llegue a mayores dado el carácter dialogante del nuevo secretario insular y alcalde de Guía de Isora, Pedro Martín, que ha manifestado que no busca un enfrentamiento con Ángel Víctor Torres a cuenta de la posición manifestada por el congreso tinerfeño de respaldar una moción de censura en La Laguna. Los partidarios de Torres insisten en que no hay mayoría suficiente para la censura y que de ninguna manera se va a respaldar a Santiago Pérez como alcalde, además de que el PSOE de La Laguna está dirigido por una gestora y la nueva ejecutiva local no será elegida al menos hasta el mes de enero.

Es más, desde el sector del PSOE tinerfeño afín a Torres y a la cúpula regional del partido, sector que juega el doble papel de crítico en la isla del Teide y oficialista en el ámbito autonómico, no solo dejaron claro que en ningún caso puede permitirse que un órgano insular pretenda asumir, aunque sea de facto, competencias que no le son propias, sino que, además, entienden que la moción de censura en La Laguna es solo una "pataleta" de Javier Abreu -expulsado del PSOE a falta de su defensa ante los órganos del partido- y sus acólitos, que no han sabido encajar, argumentaron, que han perdido el pulso frente a la presidenta de la gestora local socialista, Mónica Martín. No obstante, Abreu y los suyos han sabido posicionarse en la nueva Ejecutiva Insular con nombres propios como los de Silvia Maestre o Francisco Parrilla, de ahí que den por descontado que tratarán hasta última hora de que la censura salga adelante por más que necesite de la participación del PP y por más que dos edilas del PSOE formen parte del gobierno local de José Alberto Díaz.

En este sector están convencidos de que Abreu utilizará en su defensa para no ser expulsado del PSOE que la moción de censura que él ha venido defendiendo la defiende ahora todo el partido en Tenerife. Sin embargo, Ángel Víctor Torres ya ha dejado claro que la primera defensa de una censura la han de hacer las bases, algo que los críticos en Tenerife creen que han olvidado en la nueva Ejecutiva Insular.

Compartir el artículo

stats