Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis Nacionalistas y socialistas miden sus fuerzas

CC activa la alerta ante la amenaza en La Laguna y la deriva del PSOE en Tenerife

Coalición confía en que Torres no arriesgará las instituciones por la actitud rupturista de un sector "más sentimental, más ideologizado y menos capacitado"

CC activa la alerta ante la amenaza en La  Laguna y la deriva del PSOE en Tenerife

CC activa la alerta ante la amenaza en La Laguna y la deriva del PSOE en Tenerife

"Estamos en alerta, pero confiamos en que el PSOE siga apostando por la estabilidad en las instituciones". Con estas palabras resumían ayer fuentes de la Comisión Ejecutiva Nacional de Coalición Canaria (CC) la postura que ha adoptado el partido tras comprobar cómo el PSOE de Tenerife no solo ha salido especialmente beligerante del Congreso Insular celebrado el fin de semana, sino que incluso ha puesto negro sobre blanco su voluntad de dinamitar el gobierno municipal de La Laguna. Con todo, y sabedores de que una moción de censura en la segunda ciudad de Tenerife tendría ínfimas posibilidades de prosperar, los nacionalistas han activado la alerta, de momento solo en ámbar, fundamentalmente ante el riesgo de que el PSOE caiga en la isla en una deriva rupturista que alcance a otras instituciones.

Aunque Coalición y PSOE separaron sus caminos en el ámbito regional en diciembre del año pasado, cuando el presidente autonómico, Fernando Clavijo, destituyó del cargo a los cuatro consejeros socialistas después de que estos se levantaran por segunda vez de la mesa del Consejo de Gobierno, en la que se negociaba el reparto del Fondo de Desarrollo de Canarias, ambas fuerzas políticas han continuado gobernando juntas otras instituciones. Algunas tan importantes como el Cabildo de Tenerife, el de La Palma o el propio Ayuntamiento de La Laguna, de ahí que en CC, tanto en su Ejecutiva Nacional como especialmente en su Ejecutiva Insular en la isla del Teide -su principal feudo-, se hayan puesto en guardia.

Los nacionalistas dan por descontado que la exvicepresidenta Patricia Hernández, por más que compartiera tareas de gobierno con Coalición Canaria precisamente hasta su destitución hace ahora un año, tratará de alentar un sentimiento anti-CC en la nueva dirección del PSOE en Tenerife, de cuyo secretario general, Pedro Martín, es valedora. Máxime cuando Hernández se siente traicionada por CC y cuando ella y sus seguidores salieron derrotados en la carrera contra Ángel Víctor Torres por el control de la dirección regional, un Torres a quien desde este sector del partido, mayoritario en Tenerife y que paradójicamente sí ha gobernado junto con los nacionalistas, atribuyen una pretendida proximidad a Coalición. Sin embargo, en CC dan igualmente por descontado que Torres en ningún caso arriesgará la estabilidad y el buen gobierno de una institución por motivos ajenos a la propia institución, como ocurre, a su juicio, en La Laguna, donde el enfrentamiento entre los bloques del defenestrado Javier Abreu y de la primera teniente de alcalde y presidenta de la gestora local, Mónica Martín, defensor y detractora de la moción de censura, mantiene profundamente divididos a los militantes.

"Vamos a estar atentos a lo que ocurra en La Laguna y lo que pueda ocurrir en otros lugares, pero no estamos preocupados; atentos pero no especialmente preocupados", insistieron ayer desde la cúpula de CC, desde donde pusieron énfasis en que el secretario general de los socialistas canarios viene sosteniendo una premisa "lógica" desde que se hiciera con las riendas de la Ejecutiva Regional del PSOE, la de la "responsabilidad" y la de no imponer pactos o alianzas por intereses meramente políticos.

Además, los nacionalistas entienden que dejando al margen el caso de La Laguna, donde creen que la situación obedece en realidad a esa pugna entre familias socialistas y fundamentalmente a las figuras de Javier Abreu y sus acólitos -Abreu fue destituido por el alcalde José Alberto Díaz por actuar a modo de quintacolumnista y con "deslealtad" hacia el gobierno local, aseguran-, el trabajo conjunto de CC y PSOE allí donde se produce es satisfactorio. "Hay acuerdos firmados y hay voluntad, al menos por nuestra parte, de respetarlos y cumplirlos", recalcaron desde Coalición, donde incluso restaron ayer importancia a los discursos dirigidos contra su partido en el Congreso Insular del PSOE celebrado este último fin de semana. "Nosotros también hacemos encendidos discursos en nuestros congresos", relativizaron los nacionalistas.

Confianza en Martín

Es más, aunque de puertas afuera pudiera parecer que a CC le habría venido mejor la victoria de Gloria Gutiérrez en las primarias de los socialistas tinerfeños, por ser esta la opción en principio menos proclive a la confrontación y, por tanto, más próxima a la línea de la Ejecutiva Regional del PSOE, lo cierto, de puertas adentro, es que en Coalición están convencidos de que su división tinerfeña podrá entenderse con un Pedro Martín al que los nacionalistas tienen en buena consideración. Cosa distinta ocurre, en cambio, con buena parte de su equipo en la Ejecutiva Insular, especialmente con aquellos afines a Patricia Hernández, como el ex consejero autonómico Aarón Afonso o la exdirectora del Instituto Canario de Igualdad Marián Franquet, o con aquellos otros más o menos cercanos al susodicho Javier Abreu, como, sin ir más lejos, la presidenta del órgano, Silvia Maestre.

"Hay un sector de los socialistas que gana peso o cree ganar peso con el enfrentamiento con Coalición Canaria, es ese sector del PSOE más sentimental, más ideologizado y con menos capacidad", subrayó ayer un dirigente de los nacionalistas en Tenerife, donde tienen claro que el PSOE tendría muy difícil justificar una política de reventar pactos ahora cuando los mandatos encaran su recta final.

Compartir el artículo

stats