Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Función Pública Expectación ante las ofertas de trabajo en la Administración

Fiebre por ser funcionario

Con la llegada de los brotes verdes al empleo público se dispara el interés de los ciudadanos por acceder a un puesto de trabajo en la Administración

Con la llegada de los brotes verdes al empleo público se dispara el interés de los ciudadanos por acceder a un puesto de trabajo en la Administración. Los cálculos estimados son que más de 45.000 personas en Canarias pueden optar a algunas de las plazas que se ofertan este año tanto por parte de la Comunidad Autónoma como del Estado. La media es de al menos doce opositores por cada plaza convocada, aunque no se trata de cifras exactas porque hay puestos como los de auxiliar administrativo o docente donde la demanda se multiplica de forma exponencial.

La suma de las plazas que se convocan este año por el Estado y la Comunidad Autónoma suman 16.199, en las que se incluyen Administración General estatal y autonómica, Correos, Instituciones Penitenciarias, Fuerzas Armadas, Cuerpos de Seguridad del Estado, Educación y Sanidad. En el caso específico de Canarias la suma supone alrededor de 3.800 plazas, ya que los puestos del Estado son para todo el país y será en la selección final cuando se distribuyan las vacantes entre las comunidades autónomas.

Opositar para ser funcionario se vuelve a poner de moda después de los años de crisis que cerraron el grifo de las administraciones para convocar ofertas de empleo público. El panorama laboral ha empeorado ostensiblemente en estos años y si antes la aspiración de muchos jóvenes era ser empleado público, ahora esa intención se acrecienta ante las escasas perspectivas que existen en el ámbito privado, sobre todo por los bajos salarios y la inestabilidad laboral. Miles de personas ya se preparan o prevén hincar los codos en los próximos meses, a medida que las ofertas de puestos de trabajo se vayan publicando en los boletines oficiales.

El mero anuncio de oposiciones ya ha movilizado a las academias, sindicatos y editoriales, que lanzan sus ofertas de enseñanza y los temarios de preparación para las pruebas teóricas. Los años de languidez que ha sufrido el empleo público han provocado la disminución de centros de enseñanzas privadas que durante muchos años vivieron al socaire de las oposiciones y de los cursos de formación. El responsable provincial del sindicato CSIF en Las Palmas, Manuel Collado, destaca que la movilización de opositores en Canarias es de las más altas del país porque el empleo público "es una alternativa para los jóvenes y para aquellas personas que no tienen un trabajo estable pero tienen la formación adecuada para presentarse a las pruebas".

Collado advierte que en Canarias no hay academias suficientes que preparen las diferentes categorías que se ofertan y por eso ha crecido de forma destacada la formación on line. El propio sindicato también habilita sus dependencias para preparar a sus afiliados pero la demanda es muy alta y se han visto obligados a restringir el acceso a las clases porque no hay capacidad suficiente.

Las estadísticas están sobre la mesa. Para las oposiciones de Educación Secundaria, cuyas pruebas se celebrarán en junio, se prevén que se presenten más de 10.000 personas para 2.041 plazas. Se trata de una convocatoria que acumula 33 especialidades y que, dado el alto número de interinos, provoca un interés inusitado. Pero también existe cierta preocupación por el efecto llamada que está suponiendo estas pruebas y los representantes sindicales advierten sobre esta situación. Para el secretario de Educación de CCOO, José Ramón Barroso, si no se reducen las plazas convocadas y se dividen el efecto llamada es "claro" porque se están recibiendo muchas llamadas desde la Península interesándose por las fechas y las especialidades que se ofertan.

Las cifras de los opositores que concurren a las pruebas marean. Para la convocatoria realizada por el Estado de 4.923 plazas de los cuerpos generales y administrativos se han presentado más de 85.000 solicitudes en todo el país. Las peticiones para ser administrativo o auxiliar ganan por aplastante mayoría ya que entre las dos la demanda supera las 60.000. La convocatoria es global y después se reparten por comunidades autónomas. Los opositores que concurran a estos dos cuerpos se examinarán en 14 capitales de provincia, según publica el Boletín Oficial del Estado (BOE), entre ellas Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife.

Es difícil cuantificar cuántas plazas de las convocadas se quedarán en Canarias pero la proporción estimada es de alrededor de un 5% de las convocadas, lo que supone unas 250 en el ámbito de la Administración General.

Las plazas de la Administración del Estado se complementan con las que oferta la Comunidad Autónoma, que también lanza por primera vez en ocho años una amplia batería de plazas de la Administración General. Entre ellas también hay puestos para el cuerpo administrativo -57 de turno libre y 74 de promoción interna- y auxiliar administrativo -48 en el turno general- que próximamente se publicarán en el Boletín Oficial de Canarias (BOC) y que ya están generando una gran expectación.

En los próximos días la Dirección General de Función Pública publicará las 422 plazas anunciadas recientemente, 320 de ellas del turno libre y 102 de promoción interna. Los procesos selectivos abarcan un amplio ramillete de especialidades, entre ellas del grupo A1 hay inspectores médicos, farmacéuticos, veterinarios, arquitectos, ingenieros de caminos, de montes, agrónomos, minas y telecomunicaciones, tecnologías de la información y técnicos de prevención. También hay plazas del grupo A2 de arquitectos técnicos, ingenieros técnicos de obras públicas, forestales, agrícolas, minas, telecomunicaciones e industriales. También hay plazas para trabajadores sociales.

Las dos convocatorias distan mucho de cubrir las vacantes que se han generado, tras tantos años sin que ni siquiera se hayan cubierto las bajas por jubilaciones. El compromiso del Estado y del resto de las administraciones públicas -Comunidad Autónoma, cabildos y ayuntamientos- es reponer en los próximos años el empleo público perdido pero también crear nuevos puestos de trabajo porque la falta de personal está menoscabando la eficacia de los servicios públicos. Por ello, los miles de opositores que se presentarán a las pruebas selectivas podrán seguir preparándose para las próximas convocatorias que se realicen y que se van acumulando ya que, según la ley, entre la convocatoria oficial de la oferta pública de empleo y la realización de las pruebas pueden pasar hasta tres años.

Junto a estas ofertas este año figura una nueva convocatoria para las Fuerzas Armadas y para los cuerpos de seguridad del Estado. Así, el Gobierno central ha aprobado la oferta de 2.163 efectivos para las Fuerzas Armadas (1.179 de acceso libre y 984 de promoción interna); 3.200 plazas para el cuerpo de Policía Nacional (3.000 de acceso libre y 200 de promoción interna), y 2.575 en la Guardia Civil (un total de 2.095 de acceso libre y 480 de promoción interna).

Aunque se trata de ámbitos en la que las solicitudes no son tan masivas como las administrativas, la expectación que ha suscitado en los últimos años acceder a los cuerpos policiales es muy alta y desde hace un par de años son visibles los miles de aspirantes que se preparan en las academias especializadas para acceder a los pruebas físicas y teóricas que les permitan acudir a la academia para convertirse en policías. El Gobierno central autoriza por primera vez en la oferta de empleo público de este año que la tasa de reposición en el caso de las fuerzas de seguridad se sitúen en el 115%, con el fin no sólo de cubrir las bajas anuales sino crear nuevas plazas ante el déficit de efectivos que han acumulado tanto la Policía Nacional como la Guardia Civil.

También desde la Administración estatal se han convocado 701 plazas para Instituciones Penitenciarias, la mayoría de ellas para funcionarios de prisiones, mientras que por parte de Correos hay 2.345 puestos más, si bien la mayor parte son para consolidación de los empleos por parte de los interinos.

Según los sindicatos, entre el Estado y las comunidades autónomas se van a ofertar 250.000 empleos públicos en tres años, la gran mayoría en sanidad y educación, sectores prioritarios donde se acumula una tasa muy alta de personal interino y temporal. En el caso de la sanidad pública canaria, tras finalizar las pruebas de la oferta de empleo público de 2007, la última convocatoria realizada por el Gobierno autonómico se publicó en el BOC del 28 de diciembre de 2017 y consta de 613 plazas entre las diferentes categorías. Sin embargo, el Ministerio de Sanidad y las comunidades han pactado que será en 2019 cuando realizarán una convocatoria masiva de plazas tanto de turno libre como para consolidar a los interinos.

En este marco de incremento del empleo público tras finalizar las restricciones presupuestarias, se mezcla la oferta de plazas del turno libre, es decir, aquellas a las que se pueden presentar todos los ciudadanos que reúnan los requisitos, y las de promoción interna, que son para los empleados públicos que quieran ascender dentro de la Administración. Paralelamente se encuentran los llamados procesos de estabilización, destinados a consolidar el empleo del personal interino que lleva más de tres años ocupando una plaza pública vacante.

Compartir el artículo

stats