Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Presupuesto asienta la legislatura y da paso a inversiones históricas en las Islas

La tramitación de las cuentas estatales acelera las reformas del REF y del Estatuto y permite firmar los convenios de infraestructuras pendientes

'Cumbre' en el Congreso.

'Cumbre' en el Congreso. ARTURO RODRÍGUEZ

La luz verde otorgada por el Congreso el pasado jueves a la tramitación de los Presupuestos del Estado para este año es algo más que el inicio del proceso parlamentario para tener por fin unas cuentas públicas dentro de dos meses, aunque con seis de retraso y para apenas medio año de vigencia.

De confirmarse su aprobación en junio Canarias recibirá la cifra histórica de 825 millones para inversiones, bien directas del Estado o bien a través de los diferentes convenios, además de 500 millones más de los fondos de financiación autonómica regruesados tras el acuerdo con Hacienda para que los recursos derivados del REF dejen de computar en el sistema de compensación de los servicios básicos. Unos ingresos históricos para Canarias, en definitiva, que potenciará la actividad económica. La previsión del Gobierno regional de crecimiento del PIB roza el 3% y en ello coinciden los principales observatorios.

Pero con ser el rechazo a las enmiendas a la totalidad presentadas por la oposición una buena noticia para Canarias, en el escenario nacional supone un balón de oxígeno vital para el gobierno central de Mariano Rajoy. Asientan mínimamente la legislatura, amenazada desde hace meses por el conflicto catalán, la parálisis legislativa y la incertidumbre sobre los propios Presupuestos. El apoyo de Cs, el PNV y CC, junto con el involuntario de NC por error en la votación, han salvado al Ejecutivo del PP, necesitado de respiración asistida permanente, y en un ambiente de escándalos que mantiene paralizado y escondido al partido de la mayoría.

Con ello, se da tiempo además a completar aspectos fundamentales de la agenda canaria que, o se mantienen en negociación, o están tramitándose en el Congreso, como son los casos de las reformas del REF económico y el Estatuto de Autonomía, o dependen directamente de que se habiliten fondos presupuestarios para su ejecución, como es la dotación de los convenios de infraestructuras que deben actualizarse.

Las direcciones de los partidos en Canarias tienen ya en mente las próximas elecciones autonómicas de dentro de un año, pero van a evitar trasladar a Madrid esa dinámica para tratar de salvar esa agenda canaria que, de facto, podrá marcar la campaña y los mensajes electorales dentro de unos meses. En el ámbito estatal, el PNV parece haber optado por sostener al PP antes que evitar un colapso de la legislatura favorable a Ciudadanos, que en estos momentos 'se sale' en todas las encuestas.

Rajoy cuenta, así, desde ahora, con una especie de tiempo extra que, a lomos de la recuperación económica, espera aprovechar para agotar la legislatura y alcanzar las próximas elecciones con mejores expectativas electorales que las que tiene en este momento. En las próximas semanas, todavía tiene por delante un trabajo que realizar de acuerdos con los diferentes grupos parlamentarios para pactar enmiendas parciales que permitan la aprobación definitiva del proyecto presupuestario a finales de junio.

En ese marco, vuelven a ser claves las negociaciones que debe emprender con el diputado de NC, Pedro Quevedo, para contar con su apoyo en esas votaciones finales dado que, en ellas, el proyecto necesita más votos a favor que en contra, y el suyo es el que inclinará la balanza hacia un lado u hacia otro.

Hoja de ruta

En todo caso, se abre en este momento un tiempo clave para los intereses del Archipiélago y su agenda de negociaciones con el Estado que sólo la aprobación definitiva de los Presupuestos y la continuidad de la legislatura puede cerrar satisfactoriamente.

Es en este marco en el que se produjo la entrevista el pasado jueves entre Rajoy y el presidente de Canarias, Fernando Clavijo, que estaba apalabrada desde hacía semanas pero que no concretó justamente hasta ver qué pasaba con la votación de las enmiendas a los Presupuestos, porque de ello dependerían los términos de la conversación. Precisamente porque esa votación salió bien para el Gobierno, bastó una reunión breve, de apenas media hora, para repasar los temas de la agenda Canarias/Estado y concluir que ya se daban las circunstancias precisas para seguir con la hoja de ruta de los acuerdos alcanzados al inicio de la legislatura, y en la negociación de los Presupuestos del año pasado.

Si el PNV, que condicionaba su posición en este contexto a la retirada del artículo 155 de la Constitución en Cataluña, hubiera optado por sumarse al rechazo de las cuentas públicas, Rajoy y Clavijo, sólo habrían abordado cómo salvar parte de esa agenda canaria que quedaría irremediablemente truncada incluso aunque, manteniendo prorrogadas las del 2017, se aplazara aún unos meses la convocatoria electoral.

Clavijo vio en Rajoy a un dirigente determinado a agotar la legislatura, sereno y animado pese a que su partido está viviendo uno de los peores momentos de su historia, achicharrado por los escándalos y los casos de corrupción, y confiando en que la situación económica le acabará por salvar los muebles en las próximas elecciones, que en el actual contexto político se adivinan como claves y determinantes para el futuro del sistema político español.

En relación con los asuntos canarios, ambos mandatarios consideran que la agenda está en marcha con una velocidad de crucero considerable, pero que para sincronizar algunos de los efectos que se persiguen, deberían acelerarse algunos de ellos. Es el caso de la reforma del REF económico, que se tramita en el Congreso y que está pendiente de cerrar algunas enmiendas relacionadas con la subvención al agua de riego y con las ayudas a la pobreza en el Archipiélago.

Ambos acordaron acelerar los trabajos parlamentarios para que el nuevo REF esté aprobado antes que los Presupuestos con el objetivo de "consolidar los logros que estamos consiguiendo", según dijo Clavijo. También pretenden acelerar la tramitación de la reforma del Estatuto, donde precisamente se anclará el REF para que tenga un rango normativo que le salve de interpretaciones o voluntades en su cumplimiento por parte de los gobiernos de turno, o de contextos económicos, como el de la reciente crisis, que o ha vaciado de contenido.

Canarias estará también pendiente en los próximos meses de que se abra la negociación para la reforma de la financiación autonómica, a la que acudirá con el "logro histórico" de tener garantizado que los recursos del REF no se incluirán en los mecanismos de reparto regional de los fondos estatales. Es algo que estará ya en el nuevo REF, en el Estatuto reformado, y que recogen los Presupuestos estatales del 2017 y los que ahora inician la tramitación.

Otra de las claves sobre el efecto en Canarias de que haya nuevos Presupuestos es la inclusión en los mismos de los nuevos fondos de dotación para los convenios de infraestructuras, especialmente el de carreteras y el obras hidráulicas, pendientes de que se firmen en las próximas semanas. El proyecto presupuestario contempla además el pago de una parte de la deuda en carreteras en los años en que se recortó la fecha pactada que dos sentencias del Tribunal Supremo ordenan al Estado a pagar a Canarias.

Por otro lado, las nuevas cuentas contemplan una modificación de la Ley de Estabilidad Presupuestaria que permitirá que las comunidades autónomas que han cumplido con el objetivo de déficit destinen el margen obtenido en 2017 a inversión. Canarias cerró el año con un superávit de 295 millones y con ello dar un impulso adicional a la inversión regional.

Compartir el artículo

stats