Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Premio Canarias 2018

La cuna del folclore grancanario

El Premio Canarias a Los Gofiones rubrica un año de celebraciones y homenajes con motivo del 50º aniversario de su fundación

56

Primer pase del concierto '50 Años por ti', de Los Gofiones

La historia de Los Gofiones es la historia de la música popular de Canarias en las últimas cinco décadas. La concesión del Premio Canarias de Cultura Popular en 2018 viene a subrayar con honores la condición de parranderos de oro, que la agrupación grancanaria comenzó a celebrar en marzo pasado con la puesta de largo, en el Teatro Pérez Galdós, de la generosa antología 50 años por ti. Fue la vuelta al templo que los vio nacer hace 49 años, un 3 de julio de 1969.

El galardón del Gobierno canario se hacía público en la misma semana del estreno de este espectáculo en la capital grancanaria. Una antología que retrata el perfil actual de la formación, con un repertorio que transita por todas las perchas de estilo a las que se ha agarrado del grupo desde sus inicios. Todo cabe hoy en día en el repertorio Gofiones, desde la reverencia a las piezas de Néstor Álamo, el rescate de las manifestaciones de todas las islas, presentes desde el disco de debut de 1969 con Totoyo Millares al frente, la deriva latina en la que se han sumergido numerosas formaciones y solistas de formación folclórica, y otros acercamientos a cancioneros populares.

El envite de dignificar el folclore que animó a Totoyo Millares a reunir a un grupo de amigos y músicos en octubre de 1968 en el Jardín Canario, sigue presidiendo el fundamento sonoro de Los Gofiones. Si bien, los integrantes son otros en el grupo, y los tiempos nada tienen que ver con el final de la década de los sesenta cuando Los Gofiones abrazaron con notable pulso y voz el folclore de todas las Islas. De los fundadores, de aquel grupo de parranderos seguros y confiados de la encomienda, solo queda Sergio García-Beltrán, que a sus 72 años sigue en activo, tal como se pudo ver en los pases en el Galdós, y las que quedan por delante a 50 años por ti. Y será quien recoja el Premio Canarias.

"Carrizal, Antigua, La Gomera, tenemos una gira por Madrid y Lugo y luego nos vamos a Manizales, en Colombia", explica Víctor Batista, que lleva dos décadas como director musical de Los Gofiones.

La noticia del Premio Canarias desató en Los Gofiones un sentimiento de gratitud que no ha parado de repetirse desde entonces. Este mensaje se trasladó al concierto de aniversario antes incluso de conocer el galardón, porque el público tiene tanto premio como los músicos y los cantantes de la agrupación. Una máxima en la que volvía a incidir esta semana Víctor Batista. "No paramos de recibir reconocimientos, muestras de afecto, le dan nombre a salas, plazas, calles, y empezamos este año con la idea de que Los Gofiones querían devolver al público tanto cariño y apoyo, y en ningún momento pretendíamos que fuera al revés, como está ocurriendo. Este año éramos nosotros los que teníamos que regalar", bromea Batista. "Y entre todo esos premios, uno muy significativo es el Premio Canarias, y solo cabe dar gracias infinitas, pero repito que este año nos tocaba a nosotros".

La condición de guardianes de la música popular y otros calificativos acerca de la responsabilidad de Los Gofiones en preservar el legado de las distintas manifestaciones folclóricas de las Islas, las de ayer y hoy, y el viaje de ida y vuelta con el Atlántico de por medio, es una responsabilidad y "un toque de atención". Lo explica Víctor Batista: "ocurre una cosa que tenemos muy presente en nuestro discurso, y es que el grupo cada vez pertenece menos a los que vamos a ensayar. Tenemos el control sobre los repertorios, lo que hacemos o dejamos de hacer, a quien metemos, lo que cobramos, y no existe un documento que diga esto ya no es tuyo o suyo."

La incorporación de nuevos miembros a esta gran familia ha dado longevidad a Los Gofiones, que ha favorecido que el proyecto se mantenga vivo sin recorrer el camino andado. "Todos han hecho suyo el proyecto", recuerda Batista, si bien la renovación, lo que el director musical llama "carrera de relevos", se hace en un doble sentido: una carrera interna, "en la que estamos para empujar el carro", y otra que es la que favorece el público. "Es el mismo público, el que una generación tras otra se ha ido acercando a este proyecto, bien porque en su día no habían nacido o no conocían al grupo, y otra gente que nos felicita y nos sigue desde otros lugares gracias al desarrollo de las redes sociales; e incluso, las tunas universitarias hacen que Gofiones entre en una red que nunca pensábamos, y nos permite vehiculizar la música popular canaria en una red inmensa que es el mundo universitario latino".

"Menos complejos"

A juicio de Batista, "la música popular es la mejor manera de conectar tradición y actualidad, y creo que la gente de antes no hacía otras cosas porque no tenía herramientas, pero en la medida de lo posible, el que haya cantado o tocado cualquier instrumento ha querido dejar su sello, una huella indeleble , y aunque se hayan perdido las autorías, queda eso. Y es por ello que la música tradicional va poco a poco conformándose a la sociedad en la que vive y a los usos que sirve. Y tenemos menos complejos, bebemos de la fuente pero tenemos mucha más preparación".

El público mete presión porque "es más exigente, está acostumbrado a que la música le llegue con otras estéticas más actuales, y creo que la música popular canaria tiene que dar aún un tirón, y lo haremos con el próximo disco".

Compartir el artículo

stats