20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tenerife presiona en el PSOE por la Delegación

Pugna entre los críticos y la dirección regional por los nombramientos del Estado en las Islas

Ángel Víctor Torres.

Ángel Víctor Torres. LP/DLP

El sector del PSOE canario más crítico y la dirección insular del partido en Tenerife presionan para que la Delegación del Gobierno en las Islas esté en manos de un dirigente tinerfeño. El hecho de que desde los entornos del secretario general, Ángel Víctor Torres, y del secretario insular de Gran Canaria, Sebastián Franquis, se hayan puesto varios nombres sobre la mesa para optar al cargo público más importante del Estado en el Archipiélago ha soliviantado los ánimos de una parte de los socialistas tinerfeños, que reivindican este puesto. Los nombres que más suenan en las últimas horas son los de Elena Máñez y Aarón Afonso.

El reparto de los cargos y puestos derivados de la llegada del PSOE al Gobierno central están sacando de nuevo a la luz las tensiones internas y las apetencias de los sectores y familias que existen en el partido en las Islas. El encumbramiento de Héctor Gómez como alto cargo en el Gobierno de Pedro Sánchez quiere ser utilizado por la dirección tinerfeña para fortalecer sus posiciones tanto para equilibrar el nombramiento de los nuevos cargos como para, a nivel interno, articular una alternativa que se mida a Torres en las primarias para la candidatura a la Presidencia del Gobierno en 2019.

Tras los candidatos que han puesto sobre la mesa los afines a Torres y Franquis, ahora también el sector tinerfeño tiene a sus aspirantes para la Delegación del Gobierno. En un principio estaba previsto que hoy el Consejo de Ministros aprobara una nueva tanda de nombramientos de delegados del Gobierno en varias comunidades autónomas, entre ellas Canarias. Sin embargo, las negociaciones en el seno del PSOE canario para elegir un nombre de consenso puede dejar pendiente la designación para la próxima semana.

En los últimos días se han intensificado los contactos entre la dirección regional y la dirección insular de Tenerife para pactar un nombre y evitar una fractura en el partido que dejara en mal lugar tanto a Ferraz como a la Secretaría General del partido. Por Tenerife se han puesto sobre la mesa dirigentes como Aarón Afonso, Julio Pérez y Dolores Padrón. El primero de ellos es el que cuenta con más respaldo en Tenerife pero su afinidad con la exvicepresidenta Patricia Hernández, que le designó consejero en el Gobierno regional con CC, no gusta a los afines a Torres. Pero al sector crítico tampoco le gusta algunos de los nombres que también han propuesto Torres y Franquis, entre los que se encuentran Elena Máñez, Dolores Corujo, Concepción Narváez o Nayra Alemán.

En esta pugna interna en el seno del PSOE también se juega no sólo el reparto de cargos en Madrid y en Canarias, sino también el próximo devenir del partido, sobre todo las primarias que tienen que convocarse a la vuelta del verano para designar a los candidatos para las elecciones de 2019. En el caso de la Presidencia del Gobierno, Ángel Víctor Torres no quiere candidaturas alternativas para dar imagen de unidad pero lo va a tener complicado. Hay sectores del partido que advierten con la posibilidad de que el nombramiento de Héctor Gómez sea la plataforma ideal para el dirigente tinerfeño para darse a conocer y tener más proyección pública con el fin de aterrizar como candidato de Ferraz en Canarias.

En los últimos días también han circulado por los círculos del partido que algunos militantes se están moviendo para postularse como alternativa a Torres en el caso de que no haya otra opción, con el fin de forzar la votación de los afiliados. Los sectores más críticos con el secretario general cuestionan que Torres no esté tendiendo puentes con todas las sensibilidades del partido y que sea Sebastián Franquis el que esté imponiendo su línea. Los ánimos, lejos de tranquilizarse, se caldean pese a la llegada del PSOE a La Moncloa.

Compartir el artículo

stats