Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Canarias solo acepta reestructurar deudas en una negociación colectiva

Dávila teme que Sánchez establezca quitas para las comunidades incumplidoras en las negociaciones bilaterales que ha anunciado

Canarias solo acepta reestructurar deudas en una negociación colectiva

Canarias solo acepta reestructurar deudas en una negociación colectiva

Canarias rechaza de plano que el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez (PSOE), se siente a negociar con las comunidades autónomas una por una. La consejera de Hacienda del Archipiélago, Rosa Dávila (CC), teme que las concesiones, alejadas del foco que hasta la fecha había iluminado la negociación para la revisión del sistema de financiación autonómica (SFA), cristalicen incluso en quitas de las deudas acumuladas por las regiones que sistemáticamente incumplieron los objetivos de estabilidad presupuestaria mientras las Islas se ajustaban el cinturón. Una posibilidad que rechaza y que, en su opinión, solo se puede abordar con todas las regiones en conjunto.

Los nacionalistas, que gobiernan el Archipiélago, comienzan a dudar de la capacidad de influencia que tienen los socialistas canarios sobre sus compañeros de Madrid. Ayer, el presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso (CC), señaló en la Cadena Ser que el PSOE canario, que comanda Ángel Víctor Torres, "no tiene a nadie que sea capaz de influir en el Estado". Desde otra óptica y sin mencionar a los socialistas, el presidente del PP canario, Asier Antona, aseguró que las conversaciones a dos bandas "ponen en desventaja a las Islas".

Dávila también rechaza un escenario en el que cada presidente de comunidad autónoma intente arrancar a Sánchez compromisos para solucionar sus propios problemas. "Somos varias las comunidades autónomas que estamos infrafinanciadas", con el actual sistema de financiación autonómica, explicó la consejera de Hacienda, "y aún así nos hemos apretado el cinturón" para cumplir las obligaciones de déficit y deuda que dictaba Bruselas y repartía el Ministerio de Hacienda.

Traducido al efecto sobre los ciudadanos, el Archipiélago aprobó en el verano de 2012 la Ley de Medidas Administrativas y Fiscales que incrementó algunos impuestos -entre ellos el IGIC-, creó otros y adelgazó de personal el sector público. El resultado es que el año pasado Canarias ya lo cerró con superávit. Además, mejoró en cuatro décimas el límite de deuda en relación al producto de interior bruto (PIB) que se le impuso (16,3%).

Es más, lo consiguió aunque los objetivos de endeudamiento se reparten de forma asimétrica. Alcanzarlos supone una nueva vuelta de tuerca en el siguiente ejercicio, "Nosotros ya cumplimos y la Comunidad Valenciana no lo hará hasta el año 2050", expuso Rosa Dávila. Para este año, las Islas no pueden sobrepasar el mismo 16,3% y al paso por el primer trimestre disfrutaban ya de un margen de seis décimas.

¿Qué cifra no pueden superar la Comunidad Valenciana o Cataluña, por ejemplo? La primera, el 40,2%; la segunda, el 33,9%. Es cierto que la valenciana es una de las regiones peor financiadas con el actual SFA. Al terminar marzo debía 45.433 millones de euros y está gobernada por el socialista Ximo Puig. Además de la escasez de recursos en el reparto de fondos estatales para cubrir los servicios públicos esenciales, la gestión, en manos del PP durante largos años, no ha estado exenta de desmanes hasta ser la primera región multada por Bruselas por ocultar el déficit.

¿Establecerá quitas Sánchez? ¿También para acercarse a Cataluña, la comunidad que más dinero ha recibido (61.400 millones) de los mecanismos de financiación habilitados por el Estado desde 2012 y debe 77.478 millones en total? Dávila lo tiene claro: "Sería absolutamente injusto, porque si se queda la deuda el Estado, significa que la pagamos todos".

Compartir el artículo

stats