Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PSOE quiere relegar a CC y NC en la gestión política de la agenda canaria

Los socialistas creen que la pérdida de peso en el Congreso de los Diputados por el cambio de Gobierno deja a los nacionalistas canarios en un papel secundario

El PSOE quiere relegar a CC y NC en la gestión política de la agenda canaria

El PSOE quiere relegar a CC y NC en la gestión política de la agenda canaria

Los socialistas canarios quieren trasladar a la práctica política y a la dinámica mediática también en relación con los asuntos de Canarias en el Estado el reciente cambio de Gobierno en España y la llegada a la Moncloa del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, tras la moción de censura que acabó con seis años de Ejecutivo conservador y con la presidencia del líder del PP, Mariano Rajoy. Ese cambio en la más alta instancia del poder en Madrid y, como consecuencia de ello, la nueva correlación de fuerzas en el Congreso y la pérdida de peso e influencia de los dos diputados nacionalistas canarios, Ana Oramas, de CC, y Pedro Quevedo, de NC, llevan al PSOE a considerar que desde ahora y para el resto de la legislatura serán los propios socialistas, a través de sus diferentes niveles de participación en el desarrollo de la agenda canaria, quienes gestionarán de forma directa los asuntos que afecten al Archipiélago.

Será pues el PSOE desde el Gobierno central, desde sus escaños canarios en el Congreso y el Senado, desde la Delegación del Gobierno en Canarias, o desde la dirección regional del partido, el que trasladará los mensajes centrales a la sociedad canaria sobre los resultados de los acuerdos que se vayan produciendo o de las negociaciones en marcha, al margen, obviamente, de lo que por su parte pueda difundir el propio Gobierno regional cuando intervenga. En esta tarea deberá tener un protagonismo especial el que está prácticamente confirmado como nuevo secretario de Estado, el tinerfeño Héctor Gómez, como miembro de la Comisión de Secretarios y Subsecretarios que marca la agenda de los Consejos de Ministras y Ministros, así como la nueva delegada gubernamental en las Islas, Elena Máñez, cuyo papel será mucho más activo que el que desempeñó su predecesora del PP en la etapa anterior.

Quieren relegar así a los nacionalistas, en especial a CC, a jugar un papel secundario tanto en el protagonismo sobre las medidas y decisiones del Ejecutivo de Sánchez sobre los asuntos canarios, como en la dinámica parlamentaria general en relación con las leyes o propuestas que se debatan en el Congreso. "Han dejado de ser los diputados 175 y 176 y su papel queda muy en segundo plano al no ser ya necesarios para completar mayorías, y van a dejar de considerarse, sobre todo CC, los portavoces oficiales de los temas canarios", señala el diputado del PSOE por Las Palmas, Sebastián Franquis.

Consultas parlamentarias

Para los socialistas, tanto Oramas como Quevedo han sobreactuado en muchas ocasiones sobre su capacidad de influencia en el Ejecutivo anterior y han negado a los demás partidos canarios cualquier protagonismo sobre los avances respecto a la agenda isleña.

Creen que en particular CC ha humillado en ocasiones al propio PP canario negándole cualquier participación en las negociaciones con el Ejecutivo de Rajoy y ha obviado también el hecho de que la mayor parte de las cuestiones que se han acordado en temas como la reforma del Estatuto, el REF económico o las reivindicaciones presupuestarias a los ministerios eran asumidas por el PSOE y estaban en el programa electoral socialista, en el acuerdo preelectoral con NC y en el documento que firmaron para la fallida investidura de Sánchez en 2016.

En la nueva situación, aunque reconociendo que en ocasiones cualquiera de los votos pueden ser útiles, necesarios o imprescindibles para aprobar determinadas cosas, el PSOE no va a entrar en una dinámica de negociación como la que ha permitido en ocasiones el PP en el reciente pasado. El grupo socialista en el Congreso se dirigirá a Oramas y Quevedo para pedirles su apoyo a las propuestas, decretos o proyectos que remita el Gobierno, pero sabiendo de antemano el relativo papel que pueden jugar para lograr las mayorías necesarias.

De momento, Pedro Sánchez no ha llamado a ninguno de los dos diputados nacionalistas para explicarles sus planes en los próximos meses y las medidas que quiere remitir al Congreso, tal como sí está haciendo con otros grupos que apoyaron la moción de censura como Podemos o el PNV, con reuniones en la propia Moncloa.

Por ahora, Sánchez no ha hecho distinciones entre Oramas y Quevedo en este sentido pese a los distintos posicionamientos de ambos en la censura a Rajoy, en la que la primera se abstuvo y el segundo apoyó. Sí constan en la agenda reuniones en el ámbito parlamentario con la nueva portavoz del PSOE, Adriana Lastra, que será la encargada de coordinar las negociaciones que se vayan a entablar para las materias se trasladen a la Cámara, como los cambios que se quieren hacer en la reforma laboral, la ley mordaza, el control de RTVE, la ley de memoria histórica, la despenalización de la eutanasia, así como cuestiones tan importantes como la aprobación del techo de gasto para 2019, ya en las próximas semanas, y a partir de septiembre el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para ese ejercicio.

La estrategia socialista para tratar de ganar protagonismo en la gestión política y mediática de la agenda canaria pasa por la implicación de los ministros más relevantes en la explicación de las medidas que se van a ir adoptando, especialmente la ejecución presupuestaria de este año y la firma de los más de diez convenios necesarios para ello, en especial los de empleo e infraestructuras y en particular el de carreteras.

Se prepara, en este sentido, una agenda de visitas de varios de los nuevos ministros a las Islas y se intentará contar para las próximas semanas con el titular de Fomento, José Luis Ábalos; el de Ciencia, Innovación y Universidad, Pedro Duque; la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, y la de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto. Todos ellos intentarían en su caso pactar previamente reuniones con sus interlocutores en el Gobierno de Canarias para iniciar un diálogo sobre los temas bilaterales que les afecten, pero serán visitas a las Islas independientes de la agenda que en su caso establezcan Sánchez y Fernando Clavijo en su próxima reunión en la Moncloa.

Oramas: "Irrelevantes ellos"

Los socialistas canarios creen, en este contexto, que CC como organización ya ha reconocido su pérdida de influencia en el ámbito parlamentario y en el escenario estatal, tal como lo señaló hace algunas semanas su secretario general, José Miguel Barragán, pero aseguran que "Oramas parece no ser consciente aún de ello".

La diputada nacionalista asegura que el intento socialista de relegar su papel no le preocupa porque considera que los temas esenciales de la agenda canaria para esta legislatura están encauzados tras los acuerdos presupuestarios con el Gobierno de Rajoy, "que Sánchez ha asumido", y el previsible cierre en otoño de las reformas del Estatuto y del REF económico. Afirma en todo caso que "CC no está en la oposición" en esta nueva etapa, y que el grupo socialista en el Congreso mantiene intacto su interés por seguir contando con su apoyo para los asuntos que lleven a la Cámara. "Nosotros analizaremos y negociaremos tema a tema con ellos", explica.

Oramas se muestra sin embargo irónica sobre las intenciones de los socialistas de tomar las riendas de la gestión política de la agenda canaria y afirma que "ojalá el PSOE canario tenga capacidad de influencia en el Gobierno y en el partido en beneficio de los intereses de Canarias, pero la experiencia dice que no ha sido así nunca, y ahora menos, como no lo fue tampoco el PP canario con el Gobierno de Rajoy". Según ella, han sido los votos nacionalistas los que han hecho avanzar los temas canarios, y asegura además que el peso de los socialistas canarios en el Ejecutivo de Sánchez es "irrelevante".

Pedro Quevedo, por su lado, cree que NC "ha cumplido a rajatabla y de forma escrupulosa" con los acuerdos suscritos en su día con el PSOE y que su papel en la nueva situación sigue siendo la de apoyar en el Congreso todo lo que esté en esos acuerdos y dialogar y negociar sobre los temas nuevos que presente el Gobierno. En todo caso, considera "imprescindible" mantener una reunión "de NC con Pedro Sánchez" para analizar la agenda canaria y su desarrollo en los próximos meses "porque el entendimiento presupuestario de 2017 y 2018 supera con creces el acuerdo electoral entre su formación y el PSOE en las Islas, así como el acuerdo para el apoyo a Sánchez en la investidura no lograda de hace dos años. La agenda canaria se ha enriquecido en este tiempo y eso deben reconocerlo el PSOE y el nuevo Gobierno", recalca.

Compartir el artículo

stats