Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Demografía Variaciones residenciales

Los dos principales municipios turísticos, los que más población pierden

El empleo y el precio de la vivienda son los dos factores clave para la movilidad

El encarecimiento del precio de la vivienda espanta hasta a los residentes de zonas turísticas. Ésta es una de las causas que se esconden tras la pérdida de población en San Bartolomé de Tirajana y Adeje, los dos municipios con mayor concentración de la actividad alojativa en el Archipiélago, donde se ha producido una caída relevante de vecinos, en su mayoría extranjeros, que optaron por hacer las maletas y mudarse a municipios colindantes, cambiar de isla o regresar a sus países de origen.

Casi 83.000 personas en Canarias cambiaron su residencia en 2017 y, de ellas, 21.965 se fueron a otras comunidades autónomas, según la Estadística de Variaciones Residenciales publicada esta semana por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que se elabora a partir de la explotación de la información relativa a las altas y bajas en los padrones municipales de habitantes, motivadas por cambios de residencia. De esta forma, se obtienen los saldos anuales por variación residencial tanto los interiores, entre los 8.125 municipios de España, como los exteriores, entre municipios de España y el extranjero.

Así pues, el INE refleja que 82.876 personas se dieron de baja de su residencia en el año 2017 en Canarias, 65.284 españoles y 17.592 extranjeros. De estas personas, 60.911 prefirieron quedarse en esta región y se movieron dentro de Canarias, mientras que 21.965 se desplazaron a otras comunidades autónomas.

Falsos estereotipos

La estadística constata que durante el pasado año se registraron en Canarias 126.448 altas de residencia, mientras que se contabilizaron 101.271 bajas, por lo que el saldo total es positivo, y se elevan a 25.177 los registros de residentes, que son fundamentalmente extranjeros (21.031). El incremento de personas procedentes de otros países coincide con el estudio de Cifras de Población a 1 de enero de 2018 publicado recientemente por el INE.

Por provincias, en Las Palmas se registraron 59.909 altas, por 50.685 bajas; y en Santa Cruz de Tenerife, hubo 66.539 altas y 50.586 bajas.

Todas las islas ganan vecinos, sobre todo Tenerife (14.361), Gran Canaria (4.097), Fuerteventura (2.941) y Lanzarote (2.186). Les siguen los saldos resultantes por la variación residencial anotada en La Palma (985), La Gomera (451), y El Hierro (156), significativamente menores.

Más allá de las cifras, hay mil y una razones por las que una persona decide emprender un nuevo camino. El cambio de trabajo o la búsqueda en sí de una oportunidad laboral, la falta de servicios públicos o infraestructuras adecuada, el elevado coste de la vivienda, la revalorización de la zona de residencia o simplemente la necesidad de cambiar de aires son algunos de los motivos para lanzarse a la aventura y crear un nuevo hogar.

El empleo es la principal razón que fuerza la movilidad, junto con el precio de la vivienda . "El estereotipo de que el canario no quiere moverse es falso", sostiene el director del Instituto de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad de La Laguna, Agustín Santana, que argumenta que "sobre todo los jóvenes viajan mucho y se van a buscar trabajo a donde haga falta". "Cuanto más nivel de estudios posee una persona más tiende a irse de las Islas para trabajar en cualquier ámbito", añade Santana, que admite que las cargas familiares y la asunción de responsabilidades frenan esta alternativa.

"Hay gente muy formada en Canarias trabajando en restauración en Inglaterra, Francia e Italia", agrega este sociólogo, quien, sin embargo, afirma que la primera opción de una persona es trabajar o continuar en su entorno más inmediato, luego explorar otras posibilidades en su misma isla, después partir a otra isla y, como última salida, saltar el charco a la Península o a otro país.

¿A dónde se marcharon nuestros paisanos en 2017? En términos globales, según el INE, 60.911 eligieron otro lugar de Canarias para asentarse. Por su parte, Madrid, Andalucía, Cataluña y Valencia son los destinos favoritos de los canarios que emigran.

En concreto, la mayoría optaron, de forma abrumadora, por Madrid, que acogió a 4.467 isleños que emigraron. Las provincias andaluzas abrieron sus brazos para recibir a 4.316 personas, que eligieron especialmente Málaga (1.042) y Sevilla (1.015) como su nueva casa. Mientras que Cataluña acogió a 2.902 personas que abandonaron las Islas, de los que 2.156 se instalaron en Barcelona.

Igualmente, el litoral valenciano fue el sitio escogido por 1.950 personas. Hubo emigración a todas las provincias españolas, si bien la capital de España acaparó la mayor parte ante la percepción de que ofrece más posibilidades laborales.

No obstante, también hay quienes retornaron a sus países de origen o canarios que apostaron por probar fortuna en el extranjero. En este sentido, los lugares preferidos fueron Venezuela, Estados Unidos, Reino Unido y Alemania.

Los datos de las variaciones residenciales coinciden prácticamente con el informe de Cifras de Población a 1 de enero de 2018 del INE divulgado también la pasada semana, que revela que Canarias fue la tercera comunidad autónoma donde más aumentó la población el año pasado, con un 1,03% hasta alcanzar 2.177.155 personas , 22.231 más que las contabilizadas al cierre del año anterior.

El incremento de los residentes en las Islas estuvo determinado, en buena medida, por la llegada de foráneos. El fin de la crisis económica y el importante repunte de la inmigración extranjera provoca que Canarias aumente su población por segundo año consecutivo. No en vano, el saldo migratorio de las Islas fue el año pasado positivo, con 20.367 foráneos más de los 22.231 nuevos residentes en que aumentó el censo.

"Trasvase" de vecinos

En un análisis detallado por municipios respecto a las variaciones residenciales llama la atención que los dos más turísticos, San Bartolomé de Tirajana, al sur de Gran Canaria, y Adeje, en Tenerife, presentan saldos negativos de población durante el pasado año, protagonizados por la marcha de extranjeros.

Cabe apuntar que en 2017 San Bartolomé de Tirajana recibió 2,2 millones de turistas, seguido por Adeje, con 1,8 millones de visitantes. Son, por tanto, dos pilares del sector servicios en las Islas y polo de atracción de foráneos.

Con todo, según las altas y bajas anotadas en los ayuntamientos, de las 1.407 personas que se borraron del registro local en San Bartolomé de Tirajana, 1.173 eran extranjeras. Del mismo modo, de los 627 vecinos que se marcharon de Adeje, 412 eran de otros países.

Una de las razones de este descenso obedece al traslado a municipios limítrofes, donde "es más barato vivir", aduce Agustín Santana. En la misma línea se manifiesta el sociólogo Juan del Río, que alude a un "trasvase" de población ligado a problemas de acceso a la vivienda, que se une a que el mercado de trabajo está ya "saturado" en determinadas zonas. De hecho, se observa que los municipios cercanos han registrado una subida de población. Arona es el que más habitantes ha ganado, con 2.676, un saldo que contempla la pérdida de 376 vecinos locales frente a 3.052 altas de extranjeros. A continuación, se sitúan Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife, con 2.296 y 2.014 vecinos más respectivamente. También han crecido en más de mil habitantes La Laguna, Granadilla, Santa Lucía, Arrecife y La Oliva.

La estadística confirma la despoblación progresiva en las islas occidentales, un fenómeno que se suma a los datos de baja natalidad en el conjunto de Canarias, los problemas para la conciliación de la vida laboral y familiar y el envejecimiento poblacional. Factores en los que incide el sociólogo Gonzalo Rodríguez, que, respecto a los movimientos de población, destaca que el mundo de hoy se divide en ciudadanos arraigados y cosmopolitas. "Los canarios tenemos en nuestro ADN una perspectiva más cosmopolita y una mentalidad abierta para ir a trabajar fuera de las Islas en parte por necesidad y en parte por oportunidad". Mientras que por ejemplo en País Vasco predomina el arraigo en la población, pues, a diferencia de Canarias, "tienen trabajos de calidad, buenos sueldos y renta per cápita alta".

Compartir el artículo

stats