11 de octubre de 2018
11.10.2018

Rebelión en el pueblo de La Santa

Los vecinos y el Ayuntamiento de Tinajo se unen a Yaiza en su rechazo a tener a los menores inmigrantes en sus municipios

11.10.2018 | 01:03
Rebelión en el pueblo de La Santa
Albergue de La Santa donde serán realojados los menores inmigrantes

La Consejería de Bienestar Social del Cabildo de Lanzarote comenzó en la tarde de ayer el traslado al albergue de La Santa de setenta menores inmigrantes no acompañados del poco más del centenar que están distribuidos en distintos centros de acogida de la Isla. Los vecinos de La Santa y el Ayuntamiento de Tinajo expresaron ayer su rotundo rechazo a que los jóvenes sean alojados en el pueblo y están alarmados con la decisión del Cabildo de habilitar, al menos durante tres meses, esas instalaciones en previsión de nuevas llegadas de pateras. Creen que la medida afectaría a la seguridad de la zona.

En el pueblo de La Santa no quieren ni oír hablar del realojo de los menores inmigrantes no acompañados en el albergue juvenil situado a unos 300 metros del centro de esa localidad costera del municipio de Tinajo, en el oeste de la isla de Lanzarote.

La decisión del Cabildo insular el pasado martes de decretar la situación de emergencia humanitaria debido al desbordamiento de los recursos disponibles y ante la negativa del Estado de autorizar al Gobierno de Canarias el uso de los cuarteles de Arrecife para poder alojar y atender de manera excepcional a los más de cien menores extranjeros que han llegado en las últimas semanas, ha enfadado a La Santa.

La localidad, que cuenta con unos 930 vecinos censados, rechaza la presencia de los jóvenes en sus calles. "No nos oponemos a que los atiendan y les den cobijo por razones humanitarias, pero que no sea en La Santa. El Cabildo debe buscar otro sitio en el que alojarlos. Da pena que esos chicos estén por ahí, porque no van a estar todo el día metidos en el albergue, ya que no es un sitio cerrado. El pueblo está alarmado. Tienen que poner seguridad para que los controlen. Tendré que cerrar la puerta de mi casa, que la tengo todo el día abierta", afirmaba ayer Sara Olivero en el paseo marítimo de La Santa, junto al muellito.

El sentir de Sara lo comparten otros residentes que prefirieron no dar su nombre. "No van a salir del centro para tomarse un café. Esos chicos no tienen dinero. Van a tener a la gente del pueblo asustada. Es una locura meter aquí a todos. Nos dan mucha pena, pero aquí no los queremos. Está todo el pueblo en contra y racistas no somos. En Yaiza [donde vecinos y Ayuntamiento critican la falta de control sobre los africanos], también se oponen. Tienen a la Guardia Civil todo el día corriendo, porque los menores se fugan", señaló otro residente.

El alcalde Machín, en contra

El alcalde de Tinajo, Jesús Machín, dejó claro la pasada jornada que está del lado de sus vecinos. "El Ayuntamiento ha acogido la noticia mal y el pueblo, muy mal, por supuesto", afirmó. Añadió que "el albergue es un centro abierto y en él se alojará gente buena, menos buena o mala".

Se preguntó "por qué Pedro Sánchez no cede los cuarteles temporalmente para que pongan a los inmigrantes allí, por qué el SIVE funciona tres días sí y tres meses no y por qué no hay una patrullera de la Guardia Civil fija en Lanzarote". Además, pidió al Gobierno de Canarias y al Cabildo de Lanzarote que "busquen otra alternativa".

El Cabildo, que tiene la guarda y custodia de los menores, inició en la tarde de ayer el traslado de los jóvenes al albergue de La Santa, propiedad de la corporación insular y gestionado por la empresa Lude.

El recinto recibió a los primeros setenta inmigrantes, procedentes del Aula de la Naturaleza de la Máguez (Haría) y parte de los alojados en las dos casetas hinchables que se montaron en Yaiza. Durante la jornada de hoy está previsto que se traslade hasta La Santa a los menores que aún quedan en esas dos infraestructuras de emergencias, que serán desmontadas de inmediato, indicaron fuentes de la Consejería de Bienestar Social del Cabildo.

El dispositivo de la casa de Yaiza se mantendrá con quince menores, al igual que los que están acogidos en centros de Arrecife, cuyo número no ha sido precisado. En total, el Cabildo atiende a algo más de un centenar de menores extranjeros no acompañados.

El presidente insular, Pedro San Ginés, firmó el pasado martes el decreto que recoge el acuerdo con Lude para romper el contrato del albergue con esa adjudicataria durante al menos tres meses con el fin de alojar a los extranjeros. A cambio, el Cabildo buscará cobijo para los clientes de Lude, que no podrán usar el albergue mientras permanezcan en él los extranjeros.

Es el caso del grupo de 52 senderistas procedentes de Garachico (Tenerife) y el de 46 jóvenes de la Unión de Estudiantes de Canarias (Udeca) que tenían previsto pasar este puente del 12 de octubre en el albergue de La Santa. Estos últimos, dentro del I Encuentro de Estudiantes de Canarias.

También en octubre, Lude tenía una reserva de un grupo de 60 personas de Lanzarote y de otro de 23 de Gran Canaria, que tendrán que hospedarse en otros establecimientos, detalló el director del albergue de La Santa, Diego Guzmán. En noviembre se esperaba a un centenar de jugadores de un campeonato de baloncesto. El Cabildo busca plazas libres en complejos turísticos de la Isla para derivar a esos clientes del albergue.

Lude seguirá prestando los servicios de comida, limpieza y mantenimiento en el citado centro, donde el Cabildo ampliará el número de vigilantes de seguridad privada y la empresa que se encarga de la gestión de los centros de menores incrementará el número de monitores, indicaron desde la Consejería de Bienestar Social de la corporación insular.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook