Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Presupuestos de la Comunidad Autónoma 2019 El proyecto de ley llega al Parlamento

Cifras récord para la dependencia, el empleo y la lucha contra la pobreza

Sube en 81,2 millones el dinero para atender a las personas dependientes

Cifras récord para la dependencia, el empleo y la lucha contra la pobreza

El Gobierno de Canarias reserva para el próximo año más dinero que nunca para la atención a las personas dependientes y la lucha contra la pobreza y la exclusión social. La subida del gasto en servicios esenciales en los presupuestos de la Comunidad Autónoma es especialmente grande en las partidas para acción social, que suman cerca de 445,7 millones de euros. Una cantidad inédita hasta la fecha y que supone un incremento del 20,55% en relación con los fondos presupuestados para este año. Los recursos para el cuidado de las personas con discapacidad, de los dependientes o para favorecer la inclusión social de los colectivos más desfavorecidos crecen así el triple de lo que lo hace el total del gasto, que aumenta un 6,8%.

El Ejecutivo regional ha querido dar a las cuentas públicas de 2019, que ayer llegaron al Parlamento, un marcado carácter social. La idea es que los servicios y ayudas a los grupos más desfavorecidos no se vean comprometidos por la situación política nacional, de ahí que se haya tenido en cuenta la posible prórroga de los presupuestos generales del Estado. Tampoco están incluidos los dineros de los convenios Canarias-Estado pendientes de firmar, con lo que los fondos para carreteras, infraestructuras turísticas u obras hidráulicas se incrementarán si Pedro Sánchez cumple su palabra de suscribir los acuerdos a lo largo de este mes. Los casi 450 millones de euros para acción social no incluyen, por tanto, los 30 millones que Madrid transferirá para el plan contra la pobreza, otro de los convenios por firmar.

Las cantidades consignadas están aseguradas y las reservadas para la dependencia y la ayuda económica básica -la Prestación Canaria de Inserción (PCI)- quedan abiertas, de modo que se ampliarán si es necesario. En cualquier caso, la partida que más crece es precisamente la destinada para atender a las personas dependientes. El Gobierno reserva casi 243,4 millones de euros, 81,2 millones más de lo presupuestado para 2018. Además, aumenta en 300.000 euros el dinero para cubrir las necesidades fundamentales de la población en peor situación, hasta superar los 60,3 millones. Este programa, denominado de Fomento de la inclusión social y que incluye, por ejemplo, los recursos para la ayuda económica básica y para los centros de atención, recibe más de 60 millones en cada uno de los dos últimos presupuestos, un montante que no se había alcanzado antes. El objetivo es reducir los altos porcentajes de pobreza y exclusión que sufre el Archipiélago.

La otra gran partida es para la atención a los discapacitados, que se mantiene en unos 35 millones.

El proyecto presupuestario, cuya aprobación en el Parlamento está garantizada por los votos de Coalición Canaria, Partido Popular y Agrupación Socialista Gomera -los tres partidos que han consensuado las cuentas-, recoge también los alrededor de 55 millones necesarios para poner en práctica la nueva Ley de servicios sociales. La ley está todavía en tramitación parlamentaria pero se asegura de este modo su financiación.

En línea con la "vocación social" de los presupuestos, los fondos para promoción del empleo y acceso a la vivienda también registran aumentos extraordinarios. De un 30% en el caso de la partida para promoción del empleo, más de 84,2 millones, y de hasta un 41% en el programa de medidas de acceso a la vivienda, que roza los 71,1 millones.

La consejera de Hacienda, Rosa Dávila, entregó ayer a la presidenta del Parlamento, Carolina Darias, el proyecto de ley. La Cámara acogerá en los próximos días las comparecencias de los consejeros de área para desgranar las cuentas de cada uno de los departamentos.

Los nuevos presupuestos rompen definitivamente con la restricción del gasto en el capítulo de personal. La estabilización de las plantillas en distintos departamentos y las ofertas de empleo público en educación, sanidad y administración general llevan el gasto en personal a más de 3.152 millones, un 6,34% más. Es el capítulo que se queda con el mayor trozo de los 8.799,7 millones del gasto total.

La inversión pública, fundamentalmente en obras en la red viaria o equipamiento, suma 1.078 millones, y ello sin contar los 429 millones de convenios como el de infraestructuras turísticas y, sobre todo, carreteras. Pero incluso sin estos fondos se trata del mayor gasto de la historia con fondos propios.

Las consejerías que disfrutarán de un mayor incremento de fondos son las de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda -por la fuerte subida de los dineros para dependencia y contra la pobreza- y Turismo, Cultura y Deportes, un 21% más. La primera dispondrá de 471 millones y la segunda, de 118,6. Obras Públicas crece menos de tres puntos a la espera de los convenios y el resto oscila entre el 15,48% que gana Agricultura y la caída -la única- del 0,3% de Presidenci

Compartir el artículo

stats