Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antona quiere copiar el cuestionado modelo sanitario de Madrid

Obvia el intento de privatización de los hospitales madrileños y asegura que Canarias "multiplica por seis" la espera para cirugías

Ofensiva por la agenda canaria. LP / DLP

El PP canario quiere importar a las Islas el modelo de gestión sanitaria de la Comunidad de Madrid pese a ser uno de los más controvertidos en todo el territorio nacional, y donde las campañas de protesta de todo el sector han sido la tónica dominante en los últimos tiempos. Las mareas blancas madrileñas contra los intentos de privatización llevados a cabo en diversas ocasiones, contra los recortes de los últimos años, y contra las derivaciones hacia las clínicas concertadas por parte de las administraciones del PP no son argumentos suficientes para los populares canarios en su afán de darle un vuelto al modelo canario. El presidente del partido en las Islas, Asier Antona, se entrevistó ayer con el consejero de Sanidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, con la idea clara de "copiar" un modelo que considera "exitoso" por tener unas listas de espera "seis veces menor" que en las Islas.

Antona da por buenos los datos oficiales de la Comunidad de Madrid en este ámbito y elude valorar las acusaciones de los trabajadores y personal sanitario de que esas listas de espera están "maquilladas" y son consecuencia también de las derivaciones sistemáticas al sector privado tanto de las pruebas diagnósticas, como de las operaciones quirúrgicas, así como de "prácticas de camuflaje administrativo".

Tras constatar que el gasto per cápita es actualmente muy similar en ambas comunidades, de 1.268 euros anuales en Canarias y de 1.241 en Madrid, asegura que la diferencia de tiempo de espera tanto para las consultas ante el especialista, como para una intervención quirúrgica, demuestra la necesidad de un cambio en las Islas para emparentarlo con el modelo madrileño. "No es un problema de recursos económicos, porque ambas comunidades tienen un porcentaje de gasto muy similar. Pero si los comparamos, en todas las mediciones siempre pierde Canarias", asegura.

Según los datos oficiales que mencionó, el tiempo de espera por una intervención quirúrgica es de más de seis meses en Canarias, y de algo más de un mes en Madrid, mientras que para una consulta especialista, un canario espera más de cuatro meses y un madrileño menos de un mes. Y anunció al respecto que "en los próximo días daremos a conocer una serie de iniciativas más desarrolladas para que el modelo de gestión sanitaria de Madrid pueda ser imitado en Canarias".

Antona destacó el llamado Plan de Choque sobre las listas de espera puesto en marcha por Madrid en 2015 porque, según él, "está dando unos resultados óptimos". "Yo he visto datos oficiales y esos datos son muy claros a favor del modelo madrileño, porque hay algunos mecanismo que han introducido como la transparencia, la optimización de recursos y de personal que se han demostrado positivos y creo que tenemos que aprender de la gestión sanitaria", resaltó.

El líder del PP canario pasa por alto o da por superados los intentos de privatización de los hospitales madrileños llevados a cabo hace unos años por los gobiernos presididos por Esperanza Aguirre y su sucesor, Ignacio González, que fueron retirados por la oposición frontal de todo el sector sanitario y que provocó la dimisión del entonces consejero, Javier Fernández-Lasquety. Antona asegura que su "mensaje" es claro de "defensa a ultranza" del sistema público sanitario "con los recursos públicos y utilizando únicamente los recursos públicos.

"Queda mucho que mejorar solamente con los recursos públicos, pero hay que flexibilizar algunas cuestiones". Aseguró que en la reunión de ayer con el consejero madrileño participaron "expertos en listas de espera" que avalaron el modelo madrileño. Puso como ejemplo el hecho de que en Canarias el usuario sólo tiene su hospital de referencia como centro de atención, mientras que en Madrid hay "externalizaciones" y "derivaciones" hacia otros hospitales. Según él, debería ser posible que al paciente le atendiera el centro con menor lista de espera, no el que administrativamente le toca.

Cabe señalar que la Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública (Fadsp) y los sindicatos médicos madrileños han denunciados en reiteradas ocasiones la aplicación de varias técnicas practicadas por los gerentes de hospitales para maquillar las listas de espera en la Comunidad de Madrid: la primera tiene que ver con dejar a miles de paciente en un limbo que no contabiliza para los datos mensuales, y la segunda con una operación administrativa para que el departamento de Admisión no complete el trámite de registro hasta que a la gerencia le venga mejor para cuadrar los datos. "Hay miles de usuarios 'guardados en un cajón' esperando ser confirmados", aseguran los profesionales madrileños.

Compartir el artículo

stats