Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Combatir las 'fake news'

A menos de seis meses para las elecciones autonómicas del 26 de mayo y pasados los comicios andaluces, del domingo, continúa el debate en torno a la fiabilidad de las encuestas tradicionales para predecir el voto tras los errores cometidos por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Tras las declaraciones del expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, donde señala que las redes sociales son mejores predictores que las encuestas tradicionales, se valora ahora la importancia de estas como herramienta predictiva del voto.

Al conocer los resultados de las elecciones andaluzas la portavoz del PP en la comisión de la Función Pública en el Senado, Esther de Brio, calificó al director del CIS (José Félix Tezanos) como "el mayor generador de fake news" de España y todo esto coincidiendo con que el pasado miércoles la Comisión Europea aprobara un plan de acción contra la desinformación cuyo objetivo prioritario es blindar las más de 50 elecciones previstas en los países de la Unión Europea (UE) durante los próximos 24 meses. A partir del 1 de enero las grandes plataformas de internet deberán informar mensualmente a Bruselas sobre los resultados de su lucha contra las famosas fake news, mentiras que se propagan por la red y pueden provocar caídas de gobiernos, linchamientos de inocentes o incremento de votos hacia cualquier lado en un proceso electoral.

El nuevo plan incluye la contratación de 11 personas más antes de las elecciones de mayo y de medio centenar de personas en dos años además de aumentar el presupuesto de la unidad de información estratégica. Estas poderosas mentiras impactan de forma directa en campañas electorales y mantienen alerta a los partidos políticos. "Es más difícil combatir una fake news que conseguir que alguien se crea una noticia real", señala Nira Fierro, vicesecretaria de Acción Política del PSOE de Canarias. Fierro asegura que estas noticias falsas son generadoras de opinión y que "lo único que pueden hacer los partidos políticos es fortalecerse en lo digital para combatirlas". A pesar de destacar este aspecto negativo, la vicesecretaria asegura que las redes sociales son una herramienta perfecta para "meter asuntos en la agenda política" y "ejercer presión sobre quien toma las decisiones". En base a esto considera que en el futuro se debe "combinar métodos tradicionales y esta nueva manera de relacionarnos" y concluye que si no lo hacemos así "estamos en una realidad paralela".

Con esta idea coincide Luis Molla, analista de redes sociales, que asegura que "nunca dejaría de usar métodos tradicionales para medir la intención de voto, lo combinaría con las encuestas en redes sociales que están incluyendo algoritmos para detectar cuentas falsas". Molla destaca la importancia de las redes pero advierte que se trata de "un arma de doble filo" y que la viralidad de las fakes news las convierte en "muy difíciles de combatir". El secretario del Instituto de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad de la Laguna, Leopoldo Cabrera, afirma que los principales problemas del CIS se encuentran en los tamaños muestrales y en que las encuestas se realizan un mes antes de las elecciones por lo que "omiten los efectos de las campañas electorales" pero, a pesar de esto, considera que "no hay forma de hacer estos estudios por redes sociales". En esta tendencia coinciden algunos sociólogos como Juan del Río, que destaca que "las redes sociales no son el mejor predictor para averiguar el voto". Estas, señala, "sirven para conocer las tendencias pero la única forma de confirmar esas tendencias es con una encuesta". Del Río confía en que en un futuro las encuestas online den más información pero no olvida que hay que "combinar metodologías".

En otra línea, Toni Llorens, experto en encuestas, considera que el futuro está en el análisis del Big data. "Se va a poder predecir el comportamiento de la población porque ya lo están haciendo los grandes comercios", expone. Llorens critica, además, que el sistema educativo "no esté preparando a las jóvenes generaciones para tener una actitud crítica frente a lo que se encuentran en una pantalla". Considera que si no se educa para ser críticos el efecto de las redes sociales puede "llegar a ser demoledor".

Compartir el artículo

stats