Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Compromiso del Estado para agilizar la reforma del hotel Oliva Beach

La vicepresidenta Carmen Calvo recibió ayer a la empresa y a los sindicatos l El proyecto está previsto que comience el 4 de noviembre

Imagen del hotel Oliva Beach, en Corralejo.

Imagen del hotel Oliva Beach, en Corralejo. LP/DLP

La vicepresidenta del Gobierno central, Carmen Calvo, se comprometió ayer a desbloquear el expediente para la reforma del hotel Riu Oliva Beach, en Fuerteventura, ante el riesgo de que en noviembre cierre el establecimiento y haya despidos. Costas lleva más de un año sin dar una respuesta a la licencia que ha solicitado la empresa para iniciar la rehabilitación del hotel, lo que ha llevado la incertidumbre y la preocupación a los 400 miembros de la plantilla.

La número dos del Ejecutivo pasó el fin de semana entre Tenerife y Gran Canaria en sendos actos electorales del PSOE. Esta circunstancia fue aprovechada por la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas (FEHT) para solicitar un encuentro con Carmen Calvo y buscar su mediación. La entrevista fue admitida y la vicepresidenta recibió a los representantes de la patronal, de RIU, el sindicato UGT y de la plantilla del hotel antes del inicio del acto político de ayer en el mismo Auditorio Alfredo Kraus, en la capital grancanaria.

La reunión duró más de lo previsto en un principio y tanto los empresarios como los representantes de los trabajadores salieron con sensaciones positivas ya que Calvo se había informado sobre la situación del establecimiento majorero. El compromiso es desbloquear el expediente y dar una respuesta lo antes posible, por si hay que hacer modificaciones o se le da el visto bueno, por Costas para seguir adelante con el proyecto de reforma.

El secretario general de UGT, Gustavo Santana, destacó que se pudo hablar "con tranquilidad" con la vicepresidenta del Gobierno, que conocía los antecedentes de la situación ya que hay otros establecimientos con problemas similares por la aplicación de la Ley de Costas. No obstante, el objetivo asumido por Calvo es desbloquear el expediente para que éste siga su curso y que la empresa pueda llevar a cabo la rehabilitación a partir del próximo 4 de noviembre.

Prioridad

Por su parte, Adrián Fernández, miembro del comité de empresa y presidente de la plataforma Salvar el Oliva Beach, demandó a la dirigente socialista que no se dilatara más la respuesta de Costas al proyecto de reforma de RIU porque se ha dejado de contratar a partir de noviembre. Fernández espera que las gestiones de Calvo puedan fructificar antes de que finalice el mes de abril, con el fin de que haya tiempo de realizar rectificaciones si Costas pone algún tipo de reparo al proyecto. "Me voy tranquilo porque conocía el tema y le va a dar prioridad y así se lo voy a transmitir a la plantilla", señaló tras el encuentro en el Auditorio.

El hecho de que haya elecciones el 28 de abril y que el Gobierno entre en funciones no es impedimento para que el expediente administrativo siga su curso y se tramite para posibilitar la reforma, indicó Gustavo Santana.

Tanto los representantes laborales como la patronal de Las Palmas y RIU trasladaron a Calvo el riesgo que se cierne sobre el complejo hotelero del norte de Fuerteventura ya que si el 4 de noviembre no se inicia la reforma el hotel seguirá abierto con pocos clientes, porque la contratación se ha cancelado por las obras, y hay amenaza de ERE ya que la empresa no podría asumir una plantilla de 400 trabajadores.

El pasado viernes el comité de empresa y un grupo de trabajadores presentaron 3.000 firmas en apoyo al proyecto de rehabilitación para salvar los puestos de trabajo y crear 50 empleos más, ya que el establecimiento subiría de categoría de tres a cuatro estrellas. La empresa tiene previsto invertir unos 40 millones de euros en la modernización de este alojamiento, que tiene una concesión de 75 años más.

Compartir el artículo

stats