Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Solo cuatro regiones cumplen la regla de gasto

Canarias, Baleares, Cantabria y Extremadura se ajustan a los límites que establece la ley de estabilidad l Hacienda ha pedido explicaciones al resto de comunidades

El Gobierno de Canarias reconoce que el gasto extra de 179 millones que va a realizar este año con cargo al superávit del 2018 puede apartarle "unas décimas" de la tasa de desviación autorizada para las Comunidades Autónomas para este ejercicio, del 2,4 %, pero confía en que este incumplimiento con uno de los parámetros para garantizar la estabilidad presupuestaria y el saneamiento de las cuentas públicas no le conlleve sanciones por parte del Ministerio de Hacienda. Entre otras cosas porque la regla de gasto es incumplida sistemáticamente por muchos de los gobiernos regionales e incluso por a Administración del Estado sin que ellos haya tenido consecuencias sancionadoras de calado.

Canarias es, de hecho, una de las comunidades con menos déficit, por debajo del autorizado, y menor deuda, también en la parte baja de la tabla. Sólo en una ocasión desde la entrada en vigor de la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera en 2013 ha incumplido la regla de gasto, frente al reiterado de otros territorios, también de la Administración central que lo he hecho en los años 2014 a 2016 de manera consecutiva.

En 2017, el último ejercicio cerrado, hasta trece regiones fueron incapaces de mantenerse en la tasa de variación del gasto aprobada, del 2,1 %. El informe al respecto del Ministerio de Hacienda, fechado en octubre del año pasado, señala que sólo cuatro comunidades cumplieron con la regla de gasto: Canarias, Baleares, Cantabría y Extremadura. La tasa de variación experimentada por las cuentas canarias fue del 1,2 % al pasar de un gasto ejecutado de 5.959 millones en 2016, a 6.031 en 2017, una diferencia de apenas 72 millones y dentro del margen del 2,1 % de crecimiento del gasto a que estaban autorizadas las haciendas regionales. Cantabria y Baleares crecieron únicamente del 0,3 y 0,5 % respectivamente, mientras que Extremadura incluso alcanzó una tasa negativa (-0,3%), es decir, redujo el gasto.

Estas cifras contrastan con las del resto de comunidades, que en conjunto alcanzaron una tasa de variación del 3,1 %, es decir, un punto por encima del autorizado, al pasar de los 139.709 millones de gasto en 2016, a los 144.063 de ese ejercicio 2017. Para el año 2018, a cuya contabilidad afecta el gasto del superávit que ha anunciado el Gobierno regional de Fernando Clavijo, las previsiones que había realizado la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) eran que había un "riesgo bajo" de que Canarias incumpliera la tasa del 2,4 % de variación de la regla de gasto, pero obviamente no contaba en ese momento con este nuevo elemento de distorsión de las cuentas regionales.

La única vez en que las Islas se han visto bajo la lupa del Ministerio de Hacienda en los últimos tiempos por la marcha de sus cuentas públicas fue en 2016, en el que sí se desvió considerablemente de la tasa de la regla de gasto autorizada para ese año, del 1,8 %. Canaria fue en ese ejercicio una de los cinco comunidades incumplidoras, junto a Andalucía, Galicia, Murcia y el País Vasco, nada menos que superando en un 4,6 % el gasto del ejercicio anterior al pasar de 5.789 millones a 6.056. Es decir, un incremento real de 242 millones que implicada superar en 138 millones el autorizado por la tasa de variación aprobada para ese año. En ese ejercicio, la mayoría de las comunidades, todavía en plena aplicación de las medidas de control de las cuentas iniciado en 2013, fueron muy restrictivas en el gasto y sólo aumentaron el 0,4 % su gasto, menos del 1,8 % autorizado.Ese incremento le valió a Canarias un procedimiento de vigilancia y advertencia por parte del entonces equipo ministerial de Cristóbal Montoro.

Compartir el artículo

stats