Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Torres 'contraprograma' con su eslogan

CC, PP y los gomeros salvan la cara al Ejecutivo y permiten convalidar los cambios en las leyes del deporte y de policías locales

El pleno de ayer fue insólito. Y no solo porque se celebró en el exilio de la sala Europa forzado por las obras de ampliación del salón de plenos. Lo cierto es que la sala que el Parlamento destina habitualmente para los actos más protocolarios se comportó, pese a las circunstancias, con dignidad. No hubo sistema telemático de votación y la estampa se asemejaba más a la de un congreso de profesionales que a la de un pleno institucional, pero lo cierto es que nadie pareció incómodo en su mullido sillón tapizado. La presidenta, Carolina Darias, y los operarios de la Cámara cumplieron así con nota. Máxime si se tiene en cuenta que el plenillo de ayer (término hurtado a un parlamentario durante una conversación de pasillo) no estaba en el calendario. Pero las circunstancias, en este caso los dos últimos decretos leyes aprobados por el Gobierno, obligaron a convocar a sus señorías para que convalidaran o rechazaran las dos iniciativas. Finalmente las convalidaron.

Los votos de los grupos de Coalición Canaria (CC), el PP y la Agrupación Socialista Gomera bastaron para salvar la cara al Ejecutivo y sacar adelante las modificaciones de las leyes del deporte y de policías locales. En el "no" estuvieron el PSOE, Podemos y Nueva Canarias. El mensaje común de los tres grupos es que el Gobierno no hizo los deberes a tiempo, desatendió los problemas en las plantillas de la policía local (falta alrededor de un millar de efectivos) y quiso después solucionarlo a última hora con un decreto ley.

Cuando llegó el momento de votar la modificación de la ley del deporte (que se limitó a enmendar un error en la normativa sobre las sanciones y que sí se aprobó por unanimidad), las calvas en la bancada socialista ya no podían disimularse. Patricia Hernández, Iñaki Lavandera, Ana González, Marcos Hernández Guillén y Ventura del Carmen Rodríguez ya habían marchado para acompañar al líder de su partido, Ángel Víctor Torres, en la presentación del lema de campaña: cambiar Canarias. El PSOE había contraprogramado el plenillo, y si no lo hizo expresamente, desde luego no calculó bien los tiempos. Bastaba con prestar atención para ver cómo los parlamentarios socialistas miraban el reloj cada vez con más frecuencia según se acercaba la hora de la rueda de prensa. Torres no podía esperar más. Al final se fueron unos 20 minutos antes.

Compartir el artículo

stats