Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | Fernando Jáuregui

"La separación de poderes en España está más debilitada que nunca"

"Es necesario modificar y actualizar la Carta Magna, hay artículos que son anticonstitucionales", expone el periodista

Fernando Jáuregui, escritor del libro 'Los abogados que cambiaron España'.

Fernando Jáuregui, escritor del libro 'Los abogados que cambiaron España'. LP / DLP

Esta semana termina la ruta de presentación de su libro Los abogados que cambiaron España , una obra que realza el papel de los juristas en el retorno de la democracia en España. ¿Cuáles son las aportaciones que destaca en el texto?

La historia de España no se puede concebir sin la historia de sus juristas. Son los que han hecho la política, y la mayor parte de lo que hicieron fue positivo. Yo prefiero un país gobernado por juristas que un país en el que manden los meros políticos, que lo que hacen muchas veces es retorcer la ley y aprovecharse de ella en función de coyunturas. Ahora estamos en una segunda transición, empezando una nueva era. Es un libro que habla de la aportación de estos hombres de leyes en 80 años de historia.

¿A qué se refiere cuándo habla de una segunda transición?

Estamos en un momento de cambio tan importante como cuando se murió Francisco Franco. Ni más ni menos. Hemos introducido en España un Gobierno de coalición. Estamos inventándolo ahora. El PSOE tiene un socio peculiar en el Ejecutivo. Un señor que fue vetado para cualquier acuerdo hace tres meses y resulta que ahora es vicepresidente del Gobierno. A mí me choca porque a los votantes en principio se les dijo otra cosa. Hay muy poca fiabilidad en la palabras de nuestros representantes. Y no hablo solamente del Gobierno, ni de José Luis Ábalos. Esto tenemos que cambiarlo. Tenemos que modificar las formas de pensar y de actuar, que no es una cosa pequeña. Por eso hablo de segunda transición, cambiar las maneras de pensar.

¿Cree que España actualmente cuenta con una separación de poderes completa?

España es un país democrático, pero están fallando algunos puntos. Yo viví en Suiza una temporada, y allí ellos aseguraban que la democracia debe ser aburrida. Y yo también lo creo. Debe ser tranquila, sin sobresaltos. Justo lo contrario de la democracia que tenemos nosotros, que llevamos veinte días de Gobierno y han sido veinte días de sobresaltos. Eso no puede ser. El problema que tenemos en Cataluña casi nos obliga a sobresalto diario. Pero hay que arreglarlo y normarlo jurídicamente. El principal problema de España es que no tiene una legislación que defienda al Estado. Esto es algo que urgentemente tenemos que poner en marcha. Tenemos una separación de poderes mas débil que nunca, tenemos un legislativo que lleva cuatro años prácticamente sin funcionar. Tenemos un judicial que lleva un año y tres meses habiendo sobrepasado su mandato y por lo tanto trabajando deficientemente. Y un ejecutivo que ha estado en funciones hasta ahora. Yo le pediría al Gobierno que se lo tome todo con mas calma.

¿Considera necesario la modificación de la Constitución?

No creo que esté obsoleta, pero si hay que actualizar algunas cosas. Han pasado 41 años, el mundo ha cambiado una barbaridad, más que nunca. Hay artículos en la Constitución que son anticonstitucionales. El artículo 57, por ejemplo, el que habla de que en la sucesión al trono sigue primando el hombre sobre la mujer. Eso va contra la igualdad de los españoles. También habría que hacer cambios para fortalecer la figura del jefe del Estado, no para cambiar la forma del Estado. Yo esperaba que al iniciarse una nueva era hubiera un principio de acuerdo entre las fuerzas políticas para llegar a consensos en cuestiones como la renovación de la justicia o la educación, pero estamos más lejos que nunca. Nos estamos cargando todos los consensos que consagraron la Transición.

¿Qué futuro augura al nuevo Gobierno?

El principal problema es que no sabemos que va a pasar con Cataluña. Lo que más me duele es que no haya un acuerdo entre las fuerzas constitucionalistas. Creo que hay que hacer diálogo, pero transparente. Estoy de acuerdo con un Gobierno progresista, pero uno que de entrada a todos y no que excluya a la mitad del país. ¿Qué va a pasar? Yo creo que habrá presupuestos y que Pedro Sánchez no va a romper España. Pero también es verdad que hay que extremar los cuidados. El presidente debe quitar el pie del acelerador, sobre todo porque va por carreteras que no controla. Estamos corriendo mucho y me parece que sin saber a dónde vamos.

¿Qué le pareció el trato que ofreció el Ejecutivo al presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, en su visita a Madrid?

Si quieres un país y un Gobierno que se califique de europeísta lo que no puedes hacer es cosas distintas de las que hace Europa. Si al señor Guaidó, que tiene mucha vinculación con España y Canarias, lo recibe Angela Merkel o Emmanuel Macron, aquí tienes que recibirle de la misma forma. Hay que tener cuidado con estas cosas, nos guste o no Guaidó. El que no nos puede gustar es Nicolás Maduro.

¿Qué le pareció el episodio que protagonizó el ministro Ábalos en Barajas?

La política exterior de España la tiene que llevar el Ministerio de Asuntos exteriores y el presidente del Gobierno, no el vicepresidente que hubiera por allí, ni Podemos ni nadie. Hay que ser más coherente. La excusa de Ábalos de evitar un conflicto diplomático la puedo entender. Pero se han acostumbrado a mentirnos y ya nos mienten sin necesidad. En EE UU el político que miente se va, a mí me da igual que se vaya Ábalos, yo lo que quiero es que no me mientan más.

La ruptura del Reino Unido y Europa ya es una realidad. ¿Cómo cree que afectará esto a España?

Europa tiene mucho que ganar unida. Yo no le doy más importancia. ¿Nos va a perjudicar? Claro, pero como nos perjudican los aranceles que nos ha puesto EE UU. Lo que realmente me preocupa es que no haya un gobierno fuerte en España que se enfrente a los desafíos internos y a los externos. Tenemos un Gobierno de una excepcional debilidad, que no se si puede hacer frente a todos estos retos que tenemos.

¿Cómo valora la actuación del Estado en el conflicto de las aguas entre Canarias y Marruecos?

Precisamente ese tema entronca con lo que estoy diciendo. Marruecos siempre que puede aprovecha que España está un poco débil, y hace lo que puede. Aprovecha la oportunidad, así lo hizo con el Sáhara. Todo es fruto de una muy preocupante debilidad del Gobierno español. Luego va la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, a Marruecos y casi no habla del tema, es de risa. Desconozco el contenido de lo que hayan tratado en las reuniones, pero veo bastante mal que no nos hayan informado de un tema que nos perjudica y nos inquieta, a los españoles y a los canarios.

Compartir el artículo

stats