Declaración de principios ayer de la consejera de Economía, Conocimiento y Empleo del Gobierno de Canarias, Elena Máñez, en su primera comparencia en el Parlamento tras tomar posesión del cargo a finales de enero. Ante la Comisión de Asuntos Europeos y Acción Exterior abogó ayer por superar la "antigua perspectiva de la cooperación para el desarrollo" con África y hacer avanzar las relaciones con el continente vecino "hacia un modelo basado en el codesarrollo humano sostenible, en el marco de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas".

Máñez instó a hacer una reflexión tanto a administraciones como a empresas a fin de "abandonar la mirada extractiva hacia África y plantear relaciones desde la ayuda mutua: África tiene mucho que aportar a Canarias y Canarias mucho que aportar a África, desde la ayuda mutua, gana Canarias y gana África", subrayó.

La consejera recordó que el nuevo Gobierno cuatripartito defiende una idea de Canarias "basada en un desarrollo sostenible, verde, inteligente y que genere riqueza", un posicionamiento que constituye uno de los "pilares fundamentales" de la consejería que dirige y que, afirmó, "también es un pilar de la visión hacia África".

En ese sentido, recordó que, en la actualidad, más de 200 empresas canarias operan con los mercados africanos. Se mantiene la promoción de misiones comerciales y programas de internacionalización; la colaboración mediante asistencias técnicas ante necesidades comunes en Marruecos, Mauritania, Senegal o Cabo Verde; la concesión de becas a estudiantes africanos en universidades canarias o el desarrollo de un programa de vecindad en pymes, I+D, medio ambiente o buena gobernanza, entre otras iniciativas puestas en marcha con países del continente vecino.

Máñez se muestra convencida de que Canarias juega "un papel fundamental en el presente y el futuro de África Occidental" por diferentes motivos: primero, porque está llamada a contribuir al desarrollo de su entorno geográfico más inmediato para la creación de un clima de estabilidad en él, no solo por la importancia de este hecho en el ámbito internacional, sino también por las posibilidades que plantea "para la proyección de las Islas en su entorno"; y en segundo lugar porque el archipiélago debe promoverse "como plataforma atlántica de referencia y puente de entrada hacia África", esto es, como hub de servicios hacia el continente vecino.

Para ello, la consejera consideró necesario potenciar la representación diplomática y económica de las Islas, los puertos y aeropuertos canarios, la conectividad con el continente, la promoción de la inversión empresarial, la cooperación y la prestación de servicios o la promoción de la cultura y la lengua española en estos países, entre otros aspectos.

Se trata, en definitiva, dijo, de plantear "una relación de tú a tú con África en la que tanto los gobiernos como las organizaciones privadas definen proyectos conjuntos para promover inversión económica y generar empleo, una relación basada en el principio de ganar-ganar y no en la simple asistencia de un territorio hacia otro".