La intensa capa de polvo en suspensión y los incendios sucedidos durante el pasado fin de semana en Canarias, además del cierre de todos los aeropuertos de las Islas, han sido un gran foco de atención mediática. No solo ha tenido repercusión en medios nacionales, sino que la información ha traspasado fronteras y muchos de los principales diarios internacionales se han hecho eco de la difícil situación que vive uno de los destinos vacacionales favoritos de los europeos.

Es el caso de Bild, uno de los principales periódicos en Alemania, que publicaba el domingo cómo la tormenta de arena se extindía por Canarias y provocaba el "caos de vuelos en el paraíso". En Reino Unido, The Guardian, el Daily Mail y The Sun hablaban en varios artículos de la pésima calidad del aire y las dificultades para respirar, debido a las partículas de arena en suspensión procedentes del Sáhara y la mala visibilidad que esta producía, afectando a miles de pasajeros en los ocho aeropuertos cerrados. Del otro lado del Atlántico también eran conscientes de las complejas circunstancias en las Islas y The Washington Post, diario estadounidense, informaba que los aeropuertos quedaban cerrados debido a una tormenta de arena llamada "calima".

Bild, además, recogía el testimonio de un ciudadano alemán de vacaciones en Fuerteventura. "Cuando salimos a caminar el domingo, tuvimos que atarnos una bufanda en la cara para evitar respirar el polvo", dijo el turista para este diario. Otro joven declaró para The Guardian que la situación en el aeropuerto grancanario era "frustante".

Toda esta información ha encendido las alarmas de muchos turistas alrededor del mundo que tienen al Archipiélago como destino predilecto para sus vacaciones. Para evitar, en la medida de lo posible, que esto repercuta de manera negativa en el turismo que las Islas reciben cada año y en la imagen de la marca Islas Canarias, la Consejería de Turismo, Industria y Comercio ha puesto en marcha una iniciativa para transmitir un mensaje de tranquilidad y seguridad. Con ella no solo se pretende calmar la preocupación que pueda existir por la situación que se ha generado, sino también evitar que proliferen y se propaguen bulos y noticias falsas que pudieran dañar la imagen del destino.

Esta estrategia de comunicación consiste en un seguimiento activo en medios y redes sociales de los mensajes que circulan en ellos, además de enviar información contrastada a las principales agencias internacionales de noticias en España y publicar en todos los perfiles de las redes sociales de la marca Islas Canarias un mismo mensaje en ocho idiomas diferentes -inglés, alemán, francés, italiano, polaco, neerdanlés, noruego y sueco, además del español- correspondientes a los países en los que la noticia ha tenido más repercusión, para llegar al número de personas más elevado posible. El objetivo es tranquilizar a los turistas que están en las Islas o que las visitarán próximamente.

Las respuestas no se hicieron esperar y muchos internautas de diferentes partes del mundo han enviado mensajes de apoyo y esperanza para que las Islas sigan siendo "su paraíso". Este ha sido el caso de una seguidora que escribía desde Madrid un bonito mensaje de ánimo: "Estamos con vosotros... Sois mi paraíso". También han recibido cariño desde otra partes de España, como Barcelona o Valencia, desde donde mandaban mucha fuerza.

Pero no solo se han recibido mensajes nacionales. Tal y como hizo saber la Turismo, otros ciudadanos europeos han enviado mensajes de solidaridad. Una internauta francesa decía: "Esperamos de todo corazón que los incendios se controlen rápidamente y que la calima se calme. Buen ánimo a todos los canarios". También se han recibido palabras desde Polonia, Italia y Alemania.

Por otra parte, turistas que ya se encontraban de vacaciones en las Islas se han mostrado muy comprensivos con la situación mandando mensajes de apoyo y agradecimiento a los cuerpos de seguridad. "Ánimo a todos los que arriesgan su vida por nosotros", escribió un viajero que se encontraba en Gran Canaria. Incluso, aquellos que se han visto afectados por las cancelaciones de los vuelos en los aeropuertos y por los retrasos que el mal estado de la mar ha provocado en los puertos, han decidido tomárselo con positividad y humor. Así, una visitante noruega escribía: "Nadie puede hacer nada sobre el clima. Entonces solo tienes que adaptarte y aprovechar al máximo hasta que tu vuelo vuelva a salir"; y otro visitante francés decía que, aunque su viaje para llegar a La Palma había sido toda una peripecia, se lo tomaba con "humor porque estamos en Canarias". La calima tampoco ha sido un impedimento para una viajera holandesa en Lanzarote: "A pesar de la calima, disfrutamos de Lanzarote", escribía.