Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | León Poblete

"La situación en Venezuela es mucho peor de lo que se ve desde fuera"

"La comunidad internacional está ayudando a los venezolanos, pero no al nivel que debería", comenta el embajador de Venezuela en Suecia

6

Embajador de Venezuela en Suecia, León Poblete

Más de cinco millones de venezolanos han salido del país a raíz de la crisis política y económica. ¿Qué consecuencias tendrá esta diáspora en el futuro?

Las consecuencias las estamos viendo en este momento y son brutales. La fuga de conocimiento es increíble. Hablamos de ingenieros, economistas, médicos, informáticos, etc. En Colombia ya hay 1,7 millones de venezolanos, estamos en la frontera y ha sido la huida más fácil. Tenemos 900.000 personas en Perú y casi medio millón en Chile. Y acá en España los números creo que están alrededor de casi 400.000 personas.

A Canarias han llegado muchos venezolanos debido a los fuertes lazos históricos.

Exacto, aquí a Canarias han llegado entre 70.000 y 80.000 venezolanos. Más o menos el mismo número que a Madrid, que son los lugares que más personas han recibido. A las Islas han vuelto muchos canarios que se fueron en su momento y muchos de sus familiares. Unas 5.000 personas dejan el país cada día. Y se trata de un Estado que anteriormente fue muy rico al tener las reservas de petróleo más grandes del mundo. En 1950 Venezuela era dos veces más rica que China y mira ahora. El desastre que hemos visto no era de esperar de un país como Venezuela, sin guerras ni catástrofes naturales. Es una situación creada por un grupo de personas.

¿La situación es tan dura como se ve desde el exterior?

La crisis es mucho peor de lo se ve en los medios de comunicación. Ahora se habla más de la situación, pero hasta hace poco ni se hablaba de la existencia de una crisis. El régimen de Nicolás Maduro siempre lo negó. Faltan medicinas, alimentos, gasolina, gas y electricidad. Además las infraestructuras se han colapsado. Hablamos de una economía que ha perdido el 65% de su PIB, con una hiperinflaxión que cerró el año pasado en 200.000%, la más larga en la historia de Venezuela. Tenemos un millón de niños que no van a la escuelas.

Usted defiende que la causa de esta gran crisis tiene nombre propio.

Tiene un nombre: Nicolás Maduro y el grupo que está trabajando con él. Todo el mal lo ha provocado la mano del hombre. Existen informes que revelan la existencia de asesinatos sistemáticos a venezolanos. Textos que concluyen que 8.000 personas habían sido asesinadas por cuerpos que representan al régimen de Maduro. Es un régimen que está enviando a los ciudadanos al exilio, los están haciendo morir por hambre y matando de manera sistemática. Un régimen criminal que tiene lazos con grupos terroristas.

¿Cómo se acaba con esta situación?

La única forma de solucionarlo es que se de un cambio político. El país tiene que vivir una transición que pase por elecciones libres y transparentes. Por supuesto después tendremos muchos retos. Ya tenemos planes por ejemplo para la reconstrucción del sector pretrolero.

Algunos apuntan a las sanciones internacionales como las culpables de la caída de este sector.

La producción de petróleo en Venezuela ha caído desde Hugo Chávez. En ese momento se producían tres millones de barriles al día y hoy esa producción ha caído a 700.000 barriles. Venezuela estuvo pasando por una bonanza de petróleo porque los precios estaba súper altos, así que había muchísimo dinero. La producción cayó cuando los precios estaban altos y el gobierno de Chávez pidió muchísimo dinero prestado de la comunidad internacional por lo que todas esta políticas populistas pudieron mantenerse sin que el país colapsara. La deuda externa se multiplicó por cinco durante cinco años y la producción petrolera comenzó a caer. Cuando explotó la crisis los precios del petróleo cayeron, la producción había caído y no había países que quisieran prestar más dinero a Venezuela. Ahí comenzó el colapso. Por lo que todo empezó mucho antes de las sanciones.

¿Cree que Maduro cederá?

Maduro tiene que entender que ya basta. Ya se ha enriquecido y ha vuelto el país un desastre. No tiene ningún futuro, él lo sabe. Yo creo que en este momento Maduro tiene dos diablillos en su cabeza. El primero le dice que lo deje ya, que deje espacios y que se vaya. Tal vez se llegue a un acuerdo en el que ellos incluso podrían hacer vida política dentro del país. Por otro lado tiene unas personas que le dicen que hay muchos intereses económicos, muchos militares que prácticamente manejan la economía. El régimen de Maduro es como un pulpo que tiene tentáculos en todas partes y cada tentáculo toca un área. Él cada día se levanta con esta pregunta: ¿me voy ahora o aguantamos un poco más?

¿Considera suficiente la ayuda que ha ofrecido la Unión Europea a Venezuela?

Falta más apoyo, hay que ser mucho más contundente. La comunidad internacional está ayudando, pero no al nivel que debería. El número de desplazados venezolanos casi alcanza las cifras de Siria y la comunidad internacional ayudó a Siria con 5.000 dólares por persona. En la crisis de Venezuela no llega ni a los cien dólares por persona, así que estamos todavía muy por debajo de la ayuda económica que se necesita para una crisis de este nivel. El tiempo real que se vive en Venezuela es diferente al de Europa, por lo que las soluciones diplomáticas son más lentas. Estamos buscando que estos procesos sean mucho más rápidos, que esta presión sea más contundente. Al gobierno encargado de Juan Guaidó y a la Asamblea Nacional los reconocen como legítimo 60 países que representan el 80% de la economía mundial. Entre ellos España, que tiene un rol muy importante en este proceso por los lazos que existen. Es necesario que haya una posición clara y contundente.

Esta posición se ha puesto en duda durante las últimas se-manas...

España tiene una posición estable y clara, pero creo que tal vez los políticos han utilizado el tema de Venezuela para discutir problemas internos que hay en España. El presidente Sánchez se refirió a Guaidó como líder de la oposición y se discutió mucho el por qué no lo recibió cuando estuvo en Madrid, pero lo importante es lo que está pasando tras bastidores y ahí el apoyo sigue estando. Se puede ser más contundente. En España, además del nuestro, todavía está el embajador de Maduro y creo que esas relaciones diplomáticas podrían ser mucho más claras y evitar tanto titubeo.

¿Qué le pareció el episodio protagonizado por el ministro José Luis Ábalos y Delcy Rodríguez en Barajas?

No conozco todos los detalles de ese caso, pero creo que esto es algo que se ha discutido mucho más en España que a nivel internacional. Se habla más del hecho de que ha pisado suelo español, comunitario. Es una persona que tiene prohibida la entrada en toda la UE por violación de los derechos humanos. Delcy Rodríguez está sancionada y por lo que tengo entendido ni siquiera puede volar en las rutas de los aviones de la UE. Hay que tener mucho cuidado con como se trata este tema. Esto se ha discutido en el Parlamento Europeo. Yo no sé si va a tener efectos, pero sí creo que hay que ser muy cuidadosos porque son temas que pueden hacer perder legitimidad a la Unión Europea, no solo a España.

Compartir el artículo

stats