20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus Cuenta atrás para la fase 1

La capital ampliará las terrazas para aliviar las restricciones de la desescalada

Javier Doreste advierte que el incremento de la superficie sólo será en las zonas que no estén saturadas de mesas pues debe quedar espacio libre para los ciudadanos

Desescalada en Canarias | Atardecer en la playa de Las Canteras

La reducción al 50% del aforo de las terrazas y la distancia de seguridad de dos metros de los clientes en la misma mesa y entre las mesas son cuestiones que ponen en entredicho la viabilidad económica de la apertura de estas zonas al aire libre de bares y restaurantes el próximo lunes, cuando las cinco islas que faltan pasen, con toda probabilidad, a la fase uno en el plan de desescalada estatal. Ante las quejas del sector de hostelería, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria - que tiene capacidad para establecer normativas específicas como lo hizo en el inicio de la fase cero el pasado lunes con la apertura de la playa de Las Canteras- estudia la ampliación del espacio de las terrazas para aliviar las restricciones de seguridad sanitaria impuestas en el desconfinamiento.

La concejalía de Urbanismo que, dirige Javier Doreste, ha planteado a los empresarios del sector que presenten una propuesta de ampliación de las terrazas dividido por áreas comerciales de la ciudad para analizar su viabilidad zona por zona.

El edil mantuvo ayer un encuentro telemático con los representantes de los empresarios de las zonas comerciales abiertas donde pidió que sus demandas tengan en cuenta que se han de conciliar con el derecho de los ciudadanos a pasear libremente por la ciudad, de modo que el 50% del espacio público se reserve para la circulación de las personas.

"No habrá café para todos", expone Doreste, que apela a la solidaridad de los propios empresarios para que entre ellos se organicen e, incluso, puedan ceder espacios los negocios que en esta fase no van a abrir. El edil recalca que lo que no se puede hacer es ocupar toda la superficie libre que impida la movilidad de los vecinos o que moleste a otros comercios. Los empresarios deben hacer llegar hoy, a más tardar, sus peticiones para que el ayuntamiento pueda analizarlas con la máxima celeridad.

Para agilizar el proceso, la ampliación de las terrazas no se hará a través de una normativa sino que se dará una instrucción de quiénes pueden ampliar y quiénes no.

Javier Doreste pone como ejemplo que en la calle Domingo J. Navarro no cabe el incremento de la superficie porque el espacio está saturado, pero sí en la calle Arena o la calle Torres, en Triana. De este modo, se analizará cada zona para la ampliación de las terrazas, y solo durante el tiempo que dure esta situación de desescalada, porque lo que se pretende es también dar un balón de oxígeno al sector de la restauración especialmente maltratado por la crisis sanitaria, y que vuelva a ganar confianza progresivamente la actividad económica.

De las 610 terrazas de la capital, Doreste calcula que podrán ampliarse un 50%, incluso menos, por el espacio que ya ocupan en distintas zonas como en La Puntilla o la Plaza de España, y recuerda que los ciudadanos tienen el derecho a transitar sin que las mesas se lo impidan. Con ello, se pretende evitar, además, que esta decisión temporal se judicialice. De hecho, distintas asociaciones vecinales ya han mostrado su preocupación por que se puedan ampliar las terrazas y advierten que, de producirse, acudirán la justicia.

Javier Doreste, que recuerda que hay que esperar a mayor concreción por parte del Gobierno nacional en el Boletín Oficial del Estado en cuanto a medidas de seguridad, espacios entre mesas y veladores, espera que los empresarios presenten una propuesta "solidaria" de distribución de las terrazas dividida por las zonas comérciales. Cuando se decida sobre cuáles serán las que pueden ampliar su superficie, se le dará la lista a la Policía Local para su control.

El edil indica, asimismo, que el Gobierno municipal ha activado diversas medidas que se han llevado a cabo dentro del ámbito económico, social y fiscal, como eximir a las empresas durante todo el año del pago de la tasa por terrazas, que beneficiará a 610 establecimientos; por rastros y ferias, que incluye a un total de 435 puestos y por quioscos. Además, se cancela el pago de tributos por hamacas y embarcaciones y por licencia de apertura.

Pese al gesto del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, y otros municipios que se puedan ir sumando, el sector de la restauración esta sumido en un mar de dudas en torno a la apertura de sus negocios y ya muchos se plantean mantener el cierre el lunes pues con estas restricciones no les es rentable. Incluso siguen sin tener directrices precisas de los horarios de apertura y de las horas a las que pueden acudir los clientes, en el sentido de si habrá liberalización horaria o se restringirá el acceso a las terrazas a las franjas actuales de paseo.

Según Fermín Sánchez, presidente de la Asociación de Empresarios de Bares, Cafeterías, Restaurantes y Ocio de Las Palmas, en las condiciones actuales de restricción un 40% de los establecimientos de restauración optará por no abrir el lunes, dado los costes que supone y el escaso margen de beneficios si no son terrazas amplias.

Para este sector, o como el hotelero que ya ha anunciado que no es posible la apertura con el 50% de aforo y sin que se permita el acceso a zonas comunes, es esencial que el Gobierno estatal apruebe ya la extensión de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) hasta diciembre, al margen de que se prorrogue de nuevo o no el estado de alarma.

En cuanto a los horarios de las terrazas, el propio portavoz del Gobierno, Julio Pérez, indicó ayer que "la interpretación que hacemos entre todos es que podemos salir en las horas y tramos establecidos, y luego también podremos salir para desarrollar las actividades que el lunes van a estar permitidas".

Pero eso es, por ahora, una interpretación y el Gobierno canario espera que se precisen en órdenes ministeriales, antes del lunes, todas las dudas.

El viceconsejero de Presidencia y director del Servicio Canario de la Salud, Antonio Olivera, puntualiza que los comercios, que ya podrán abrir con una ocupación del 30% de su aforo, sin cita previa y con las medidas de seguridad y de higiene, pueden visitarse como los supermercados o las farmacias en la actualidad, de forma que los ciudadanos podrán acudir a cualquier hora. Pero en las terrazas se podrían restringir a los horarios de los grupos de edad o de riesgo actuales, aunque "habrá que definirlo con precisión para comunicarlo bien a la ciudadanía", recalca Olivera.

El Gobierno de Pedro Sánchez ya está trabajando en la revisión de las franjas horarias de los niños - de las doce a las siete de la tarde- por el calor a estas horas, pues son los que pueden salir al mediodía.

Compartir el artículo

stats