Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus

Apuesta decidida por un turismo sostenible y que genere más gasto

Consideran que la crispación política nacional no ha llegado "afortunadamente" a las Islas

Apuesta decidida por un turismo sostenible y que genere más gasto

Apuesta decidida por un turismo sostenible y que genere más gasto

Los presidentes de los cabildos de Gran Canaria y Tenerife apuestan por un cambio del modelo actual del turismo hacia una actividad más sostenible y con visitantes con mayor poder adquisitivo, además de potenciar la economía verde y azul. Antonio Morales, dirigente de la corporación grancanaria, espera que los hoteles empiecen a reabrir y recibir visitantes en el verano, y en octubre y noviembre las Islas puedan acoger a un mayor número de turistas.

La crisis del Covid-19 ha abierto un debate crucial sobre la dependencia del turismo del Archipiélago. Ante ello, Morales aboga por virar hacia un turismo verde, que gaste más en destino y por fomentar la economía azul y todo lo que tenga que ver con las energías renovables o el reciclaje. En su opinión, hay un cambio de conciencia y, sin duda, el turismo transforma un territorio, por lo que es el momento de que se imponga la diversificación, la digitalización turística, las estrategias para captar un turismo activo, gastronómico o de ocio, y que no preocupe tanto "sumar turistas" sino conseguir visitantes que generen más gasto. Todo ello, unido a la posibilidad de convertir al Archipiélago en una referencia mundial de seguridad, porque lo ha demostrado con la contención del Covid-19, de modo que se venda la seguridad sanitaria o jurídica, pero también las energías renovables, la economía azul, circular y la innovación, insiste.

"Podemos ser un destino único con propuestas atractivas para el turista que apuesta contra el cambio climático", apostilla. Se muestra convencido de que es un reto importante de futuro, como combatir, por ejemplo, esas campañas que luchan contra la utilización de los aviones con fórmulas turísticas de compensación contra la huella de carbono.

Pedro Martín suscribe todos los planteamientos de su homólogo, si bien pide poner en valor el turismo "con sus luces y sus sombras" por la importancia en la economía y porque ha propiciado que en las Islas haya universidades o trabajo. "Y echo en falta que nuestra sociedad ponga en valor el turismo", recalca.

Sobre el plan de reconstrucción económica y social del presidente Ángel Víctor Torres, los dos presidentes lo valoran positivamente porque ellos también han colaborado en su elaboración. Para Martín, el plan acierta en el diagnóstico y en los objetivos, y aunque parezca menos importante reclama, como Morales, que se implante la simplificación administrativa.

A la pregunta de si esta crisis va a cohesionar más a Canarias y erradicar ese ya, cada vez mas lejano, pleito insular, así como si se va a cambiar la estructura de los cabildos o que se les den más competencias, Pedro Martín responde que las épocas de crisis no son buenas para la cohesión pero es el momento de ser responsables y, desde luego, no cabe el pleito insular sino "tener altura de miras" en una senda que se ha de recorrer juntos. En su caso, el ajuste de la estructura administrativa del Cabildo será "un camino largo" porque es de las instituciones que más empresas tiene de toda España y ahora está en la labor de regorganizar, fusionar y poner el acento en las de mayor calado social o las que tienen un retorno .

Antonio Morales contó ayer en los Diálogos para la Reconstrucción que cuando Pedro Martín le explicó el número de empresas que tenía el Cabildo tinerfeño -heredado de CC- se quedó "sorprendido". En Gran Canaria solo hay una empresa participada, y expuso que los insularismos responden a intereses empresariales y políticos, y las instituciones públicas están obligadas a frenarlo. Para ello, volvió a insistir en la necesidad de colaboración y coordinación, como lo está haciendo la Federación Canaria de Islas (Fecai), con reuniones semanales, y con el diálogo permanente con el Gobierno regional.

Tanto al presidente de Gran Canaria como al de Tenerife les preocupa la crispación política nacional, pero ambos creen que no se ha extendido a Canarias y, en estos momentos hay que "vacunarse" contra ese tipo de debates y buscar puntos de encuentro, enfatiza Morales.

En opinión de Pedro Martín, afortunadamente a Canarias no ha llegado la bronca estatal, si bien algunos quieren aprovechar el virus para desgastar al Gobierno. Cree que los tiempos de crisis son un abono para la demagogia y el populismo y "ojalá Canarias no caiga en esos cantos de sirena y proclamas".

Compartir el artículo

stats