Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus Reflexiones en vísperas de un atípico día de la Comunidad Autónoma

Viva Canarias educada, saludable y solidaria

Catorce Premios Canarias reflexionan sobre el efecto de la pandemia en el Archipiélago y confían en un futuro "nuevo"

Viva Canarias educada, saludable y solidaria

Viva Canarias educada, saludable y solidaria

La epidemia de Covid-19 ha interrumpido una tradición que se había cumplido sin falta durante los últimos 36 años: la entrega de los Premios Canarias. El de mañana será un Día de Canarias atípico por muchas razones, todas ellas vinculadas a la dramática anomalía que supone la irrupción del nuevo coronavirus. Los actos de celebración estarán ausentes de la jornada con la que el Archipiélago conmemora la primera sesión del Parlamento regional -el 30 de mayo de 1983-, entre los cuales suele ocupar un lugar central la entrega de estos galardones, para los que en esta ocasión ni siquiera se han constituido los jurados encargados de designar a los premiados.

Para llenar este vacío, la fundación Canarias Siglo XXI congregó ayer, vía telemática, a 14 premiados en varias especialidades y en distintas convocatorias, desde 1991 a 2019. Investigadores científicos, literatos, comunicadores, deportistas, artistas y organizaciones educativas solidarias celebraron la fecha en que las Islas cristalizaron, a través de la institución representativa de la voluntad popular, su acceso a la autonomía, al tiempo que trataron de aportar luz a los inciertos días que vive el mundo y de analizar el efecto que la pandemia está teniendo sobre la sociedad canaria, su estado anímico y sus posibilidades de futuro. En que hay porvenir coincidieron todos, aunque algunos advirtieron la necesidad de que sea justo e inclusivo. También hubo acuerdo sobre la necesidad de fortalecer lo público y, en especial, la sanidad y la educación, pero también la investigación, el compromiso social y el medio ambiente. El escritor y periodista tinerfeño Juan Cruz lo resumió en una proclama, "Viva Canarias educada y saludable", que fue completada por la directora de la Cadena Ser en las Islas, Lourdes Santana -también Premio Canarias y moderadora del encuentro-: "y también sostenible y solidaria".

Wolfredo Wildpret. Desde la "larga experiencia de vivencias tristes y también grandiosas" que ha vivido en sus 86 años, el botánico Wolfredo Wildpret, premiado en 2011 en la modalidad de Investigación, arrancó con optimismo, una característica que, confesó, le ha acompañado siempre. Nacido en plena Segunda República, recordó las dificultades por las que atravesó el Archipiélago durante la Guerra Civil y la Segunda Guerra Mundial. "Mi padre abría su farmacia en el 43 y no tenía ni aspirinas, y los barcos tenían que venir por Gibraltar", relató. Más allá de la experiencia personal, indicó que "Canarias ha vivido grandes y muy duras epidemias, alguna de las cuales coincidió, incluso, con erupciones volcánicas". "Cuando se supere esto, que se superará, habrá un futuro absolutamente nuevo, el inicio de una nueva era, gracias a las tecnologías que conocemos y a las que todavía vendrán", auguró.

Antonio Tejera. El historiador y catedrático de Arqueología Antonio Tejera Gaspar recibió el Premio Canarias de Patrimonio Histórico el mismo año que Wildpret, con quien comparte la visión esperanzada sobre los tiempos que sucederán a la pandemia. "El futuro está. Nos encontramos delante de él y estamos asistiendo a un cambio profundo y radical", dijo, remitiéndose a la Peste Negra del siglo XIV, que aceleró la transición entre el Medievo y el Renacimiento. Como el botánico, Tejera remarcó que las epidemias son sucesos que se repiten con frecuencia, "cada siglo o dos". Su natural optimismo le llevó a pedir "un voto de futuro y de confianza en las personas y la sociedad, a pesar de las cosas que a veces vemos en la televisión". La Covid-19 ha proporcionado, a su juicio, algunas "grandes enseñanzas", de las que destacó una: la necesidad de ir "hacia una nueva humanidad".

Juan Cruz Ruiz. El Premio Canarias de Literatura en el año 2000 Juan Cruz empezó su intervención con una anécdota. En una TV colombiana preguntaron a un joven por el futuro y respondió: "el futuro es lo que no hay". El portuense, en cambio, cree que sí lo hay, pero que depende de la salud. "Si tienes salud, tienes futuro, y nosotros estamos ganando cada día un centímetro de futuro". Cruz se refirió específicamente a Canarias, que está "dando un ejemplo de convivencia cultural y política y de solidaridad". "Eso es algo que tenemos que atesorar", aconsejó. En cambio, en la política nacional ve comportamientos que no le gustan. Citó, en este sentido, las palabras de Cayetana Álvarez de Toledo hacia Pablo Iglesias el pasado miércoles y de este último hacia Iván Espinosa de los Monteros, ayer. Lamentó también que la sanidad haya sido "gravemente descuidada" en los últimos años.

Juan Manuel García Ramos. "Aquí nadie puede presumir de viejo, porque esta situación no la hemos vivido ninguno. Lo imposible se ha convertido en ordinario y estamos todos asombrados", afirmó Juan Manuel García Ramos, premiado en 2006 en la modalidad de Literatura y para quien "el futuro se llama sanidad, pero también educación". Lo excepcional de las circunstancias, según el también presidente del Partido Nacionalista Canario, explica las sustituciones de las consejeras de ambas áreas -la sanitaria y la educativa- en el Gobierno autonómico. García Ramos también se muestra optimista. "Hemos subsistido a muchísimas crisis, y a esta lo haremos con la capacidad de crear un mundo mejor", sostuvo.

Elfidio Alonso. El director de Los Sabandeños -galardonados en 1997 en la disciplina de Cultura Popular-, Elfidio Alonso, lamentó el estado de la cultura durante la cuarentena decretada para luchar contra la epidemia. "Ha estado estancada los últimos tres meses", constató quien fuera alcalde de La Laguna. Alonso expresó su confianza en que, cuando se supere la situación, "haya gente con inventiva que pueda acomodar la nueva realidad a unas coordenadas normativas que permitan dirigir el mundo cultural sin tantas trabas". También mostró sus expectativas de que el futuro sea mejor, "porque peor que esto no puede ser", apostilló.

Fernando Álamo. El pintor Fernando Álamo, Premio Canarias de Bellas Artes en 2014, se aferró a la "vitalidad". "Veo el futuro con optimismo", aseguró. Su visión sobre el papel de la cultura durante el confinamiento desvela una contradicción, la que se establece entre la escasa importancia que el poder político da habitualmente a las artes -"somos floreros a los que nos cambian de sitio"- y la importancia que han tenido en estas semanas. "Gracias a que hay músicos y artistas hemos sobrevivido durante dos meses largos a esta historia disparatada", señaló. Álamo tiene la convicción de que la irrupción del nuevo coronavirus es el signo de una crisis ecológica, de que "el mundo ha dicho basta ya". El artista tinerfeño recordó que el primer periodista en entrevistarlo, más de 40 años atrás, fue Juan Cruz y que entonces le dijo: "todavía creo en el hombre".

Radio Ecca. El jesuita palmero Lucas López dirige Radio Ecca, entidad que recibió el Premio Canarias de Solidaridad en 1991, y fue el encargado de atemperar el optimismo generalizado, rebatiendo el lema de que de esta crisis solo podemos salir juntos. "Sí somos capaces de salir solos y dejando a mucha gente atrás", alertó antes de remarcar la necesidad de "cambiar los valores" para procurar que la solidaridad y los cuidados guíen en camino hacia el futuro inmediato. "El instinto del sálvese quien pueda está instalado dentro de nosotros", lamentó López.

Asociación Canaria de Amistad con el Pueblo Saharaui. El aislamiento que han sentido los españoles desde el 14 de marzo afecta a los campamentos de refugiados saharauis en Tinduf desde hace 40 años, advirtió Alberto Negrín, de la Asociación Canaria de solidaridad con el pueblo saharaui, que obtuvo el premio en la modalidad de Solidaridad en 2007. Negrín invitó a tener presente que a noventa kilómetros de distancia hay "un pueblo hermano". El programa Vacaciones en Paz, que cada verano trae a las Islas a niños de los campamentos, ha tenido que suspenderse este año ante el riesgo de que los participantes "vuelvan con el bichito", pero se mantienen programas "alternativos" en Tinduf.

CEAR. La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) fue galardonada el año pasado. Su coordinador en Canarias, Juan Carlos Lorenzo, explica que la crisis ha hecho "aflorar situaciones invisibles", al tiempo que ha obligado a encontrar "fórmulas más imaginitativas" para hacer llegar la atención a los más vulnerables. Lorenzo se inclinó no por una reactivación o por una reconstrucción, sino directamente por "construir" y de hacerlo "de forma más transversal" y con "sentido de la comunidad".

Rafael Rebolo. El director del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), Rafael Rebolo, defendió que la ciencia "resolverá este problema, pero también los del futuro, que pueden dejar pequeño a este". A su juicio, la reacción de la mayoría de gobiernos ha sido "sensata", lo que le hace ser "moderadamente optimista". En cuanto a Canarias, la región necesita "la solidaridad de los demás" para "no salir malheridos". "Lo esencial es encontrar soluciones a corto plazo, del lado de la ciencia, de la política y de la sociedad", dijo el dirigente del organismo científico, premiado en 2002.

Club Natación Metropole. El Metropole fue galardonado en el año 2006 en la modalidad de Deportes. Su presidente, Eduardo Araújo, destacó que la entidad se siente "feliz" por la reciente reapertura, aunque recomendó aprovechar esta situación para reflexionar sobre "cómo nos relacionamos entre nosotros y con nuestro entorno". La respuesta a ambas preguntas es, según Araújo, negativa. "Tengo fundadas sospechas de que el mundo ha estado mejor sin nosotros", dijo. El dirigente del club grancanario animó a recuperar "valores esenciales de la canariedad" para construir un mundo en el que estas relaciones entre los seres humanos y con el medio ambiente mejoren.

Antonio Ramos Gordillo. Médico especializado en medicina deportiva y profesor de la ULPGC, Antonio Ramos recibió el Premio Canarias en 2012 también en la rama de Deportes. "Debemos ver el futuro con los ojos de siempre, pero después de tratarlos de la miopía y que sean los ojos del compromiso", expuso. Se mostró "absolutamente positivo" sobre la salida de la crisis, pero también alertó sobre el egoísmo de los que quieren y pueden salir solos. "Cuando hay un terremoto, siempre mueren los pobres", indicó.

José Gómez Soliño. El exrector de la ULL y artífice, junto a Basilio Valladares, del Campus África, denunció la "precariedad de los medios de investigación", lo que explica que el virus "nos haya encontrado insuficientemente preparados". Soliño, premiado en la modalidad de Internacional en 2019, reclamó "mayor atención a la ciencia y la investigación de los poderes públicos", al tiempo que destacó la importancia de "colaborar con nuestros vecinos". "Si no están preparados, tarde o temprano entrarán aquí enfermedades infecciosas", dijo.

Lourdes Santana. La Premio Canarias de Comunicación en 2019 no solo condujo el encuentro, sino que también dejó sus opiniones sobre cómo debe afrontarse la salida de la crisis sanitaria y económica del coronavirus. "La epidemia ha puesto en valor la estructura pública y la investigación y ha demostrado que con recetas ultraliberales no se sale", afirmó. También resaltó que la crisis "ha cogido a Canarias económicamente más preparada" que la de 2008.

Compartir el artículo

stats