Mantener la distancia de seguridad no será suficiente a partir de ahora para librarse de la mascarilla y tampoco se podrá fumar al aire libre si no se puede respetar la separación. El presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha comunicado en la rueda de prensa oficial de este jueves que el uso de la mascarilla será obligatoria en todos los espacios del Archipiélago aunque se pueda mantener la distancia de seguridad.

La obligatoriedad del uso de mascarilla no será la única que entre en vigor a partir de este viernes, cuando prevén que se publique en el Boletín Oficial de Canarias. También se limitan las reuniones a diez personas -tal y como sucedía en las primeras fases de desescalada-. De igual modo, queda prohibido fumar en espacios públicos, tal y como aprobó Galicia en el día de ayer. Esto implica que no se puede fumar en la calle si no hay una distancia mínima de dos metros con otros viandantes o clientes de una terraza. En Galicia, el Diario Oficial de Galicia ha regulado que "en el caso particular de consumo de tabaco o de cigarros electrónicos en la vía pública o en espacios al aire libre, incluidas las terrazas, solo se podrá exceptuar la obligación del uso de máscara, y exclusivamente durante el indicado consumo, siempre que, teniendo en cuenta la posible concurrencia de personas y las dimensiones del lugar, pueda garantizarse el mantenimiento, en todo momento, de la distancia de dos metros con otras personas".

Torres ha precisado que el 95 por ciento de los contagios en Gran Canaria, isla en la que se está produciendo el mayor número de casos, son de jóvenes menores de 30 años. Además, el 85 % de los afectados por los de Tenerife están en esa franja de edad, lo que le ha llevado a dirigirse expresamente a ellos, para apelar a su responsabilidad, para recordarles que la covid-19 también les puede llevar a un hospital y que pueden contagiar a las personas que les rodean y poner en grave peligro sus vidas.

"Vamos a prohibir cualquier acto de aglomeración que conlleve riesgo para las personas, pero de nada sirve no autorizar fiestas patronales y actos festivos si luego se va a la playa, a las azoteas o a lugares recónditos y se comparten las bebidas, se actúa irresponsablemente. Quienes eso hacen se ríen de lo más importante, de la salud y la vida de la gente. Hay que apelar con esta dureza a la responsabilidad individual", ha señalado.

En cuanto al ocio nocturno, el Ejecutivo regional ha decidido recular y el sector vuelve a estar regulado por el Decreto del 20 de junio de 2020. El documento oficial recoge aspectos como que los locales de discotecas y demás establecimientos de ocio nocturno podrán abrir al público exclusivamente los espacios al aire libre, para consumo sentado en mesa; el aforo en terrazas será del 75% -manteniendo distancia interpersonal o, en su defecto, el uso de la mascarilla; y no se permitirán las pistas de baile.

"Vamos a perseguir de manera contundente a los que organicen fiestas ilegales"

El delegado del Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana, ha mantenido esta mañana una reunión técnica con representates de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para evaluar las acciones que se han venido desarrollando en la lucha contra las fiestas ilegales y los botellones desde que terminó en estado de alarma y reforzar las líneas de actuación y la coordinación con las policías locales y el Cuerpo General de Policía Canaria, sobretodo después de hacerse públicos los últimos datos que muestran un notable aumento de casos en menores de 30 años.

Pestana subrayó que van a seguir reforzando el ataque a los incumplimientos de las medidas anticovid, el uso obligatorio de la mascarilla y la distancia de seguridad, especialmente en los más jóvenes.

"El ocio no está reñido con seguir cumpliendo con las normas establecidas por las autoridades sanitarias, aquellos que incumplan y realicen fiestas sin licencia municipal, con grandes aglomeraciones, serán sancionados con hasta 30.000 euros", advirtió el delegado del Gobierno.

Anselmo Pestana aseguró que han logrado disuadir a muchos, "en estas últimas semanas hemos disuadido a muchos organizadores de este tipo de fiestas y vamos a intensificar los dispositivos policiales, porque además es una competencia desleal con quienes cumplen de manera escrupulosa con la ley".