Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Canarias coloca la vivienda en el centro de la lucha contra la despoblación

Obras Públicas esteblece un presupuesto de 78,48 millones para la construcción de 600 casas, más de la mitad para alquiler público, en un plazo de cinco años

Dos visitantes en una de las calles de Artenara, municipio cumbrero de Gran Canaria. JOSÉ PÉREZ CURBELO

Canarias prevé construir más de 600 viviendas en los próximos cinco años para combatir la despoblación en los municipios con menos de 20.000 habitantes. La Consejería de Obras Públicas, Transportes y Vivienda del Ejecutivo regional, en manos de Sebastián Franquis, incluye en el Plan de Vivienda del Archipiélago 2020-2025 un programa especial contra la pérdida de habitantes del medio rural con un presupuesto de ejecución que asciende a 78,48 millones. Esta línea estratégica, tal y como recoge el resumen ejecutivo del proyecto, no solo promueve la construcción de viviendas en régimen de alquiler, sino que también atenderá a la rehabilitación para proporcionar a las casas ubicadas en los enclaves rurales "las adecuadas condiciones de habitabilidad, ahorro de consumo energético, elementos estructurales y, en definitiva, aquellas obras necesarias para el adecuado mantenimiento de las mismas".

Hasta el momento, la previsión es levantar 626 viviendas: 19 en Gran Canaria, 162 en Tenerife, 68 en La Gomera, 169 en La Palma y 58 en El Hierro. A la cantidad que suman cada una de las islas citadas hay que añadir otras 150 viviendas, un lote reservado para los municipios que están rezagados con las cesiones de suelo. La Consejería diseñó el programa contra la despoblación tras llegar a un acuerdo con la Federación Canaria de Municipios (Fecam) y ponerse en contacto con los propios alcaldes de las localidades con menos de 20.000 vecinos. Desde el departamento dirigido por Franquis se apuntan a que hay pocos núcleos de Gran Canaria y ninguno de Fuerteventura y Lanzarote incluidos en el proyecto porque los ayuntamientos aún no han remitido suelo o están a punto de cederlo.

Franquis sostiene que la Fecam trasladó al Gobierno canario "el grave problema al que se enfrentan los municipios más pequeños de las islas"; unas localidades enclavadas en entornos rurales, cada vez más avejentadas "y cuya población joven suele abandonar por motivos laborales, pero también por la ausencia de una oferta adecuada de viviendas que poder alquilar a precios razonables".

El consejero explica, por ello, que el objetivo del programa es incentivar a los vecinos más jóvenes de estos municipios a que no abandonen sus pueblos e, incluso, atraer a nuevos habitantes que ayuden a mantener activa la sociedad y la economía de esas áreas y evitar, en parte, que siga produciéndose un gran desplazamiento de población desde el campo a las ciudades y a los focos turísticos de la costa.

"Desierto demográfico"

En la explicación del programa que se desarrolla en el resumen ejecutivo del Plan de Vivienda de Canarias se recalca, de hecho, que la despoblación rural afecta a la sociedad en general. "No solamente a la persona que vive en un pueblo que no tiene o le faltan recursos. También afecta a la persona que vive en la gran ciudad porque su isla se podría convertir en un desierto demográfico", incide. Por esta razón, detalla, "es necesario que la despoblación se incorpore como un criterio a la hora de distribuir la construcción de viviendas de protección pública a escala autonómica".

El programa diferencia entre las viviendas que se destinarán al alquiler en régimen público (335), las del Instituto Canario de la Vivienda (Icavi), y las que serán de alquiler en régimen privado (291) de Viviendas Sociales de Canarias (Visocan). En Gran Canaria hay previstas 19, todas pertenecientes al Icavi: cuatro en Artenara y 15 en Teror. En Tenerife, en cambio, 162, que se distribuirán entre seis municipios: Arico (58), El Sauzal (17), Güímar (24), La Matanza de Acentejo (12), La Victoria de Acentejo (16) y Santiago del Teide (35). La mayoría, 92, pertenecerán al Icavi y 70 a Visocan. San Sebastián de La Gomera, con 62, y Agulo, con seis, acaparan las 68 casas que se construirán para combatir la despoblación en la isla colombina.

La Palma es la isla sobre la que, de momento, se proyectan más viviendas: 169 -129 de Visocan y 40 del Icavi- que se repartirán entre Breña Baja (11), Villa de Mazo (17), San Andrés y Sauces (57), El Paso (72) y Puntallana (12). Las 58 viviendas previstas para El Hierro entre 2021 y 2025 se dividen, por su parte, entre Valverde y Frontera, con 34 y 24 casas, respectivamente. Las primeras pertenecen al Icavi y las segundas a Visocan.

Compartir el artículo

stats