Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La lucha contra la Covid costará 400 millones en los nuevos presupuestos

La pandemia dispara la previsión de gastos en Sanidad y Educación - El Ejecutivo empieza a elaborar las cuentas con la incertidumbre de lo que va a recibir del Estado

La lucha contra la Covid costará 400 millones en los nuevos presupuestos

La lucha contra la Covid costará 400 millones en los nuevos presupuestos

La prestación de servicios para atender los efectos del Covid-19 supone 400 millones de euros más en el presupuesto canario de 2021, principalmente para los gastos que pueden derivarse en Sanidad y en Educación. La escasez de ingresos propios y la indefinición de los fondos que van a llegar del Estado están generando una gran "incertidumbre" en la elaboración de las cuentas regionales, que deben ser entregadas al Parlamento canario en noviembre. El Gobierno autónomo necesita 900 millones de euros en ingresos para, por lo menos, contar con los mismos recursos de 2020 y garantizar los servicios esenciales a la ciudadanía, y hoy por hoy no los tiene.

El viceconsejero de Hacienda, Planificación y Asuntos Europeos, Fermín Delgado, área que depende del consejero y también vicepresidente Román Rodríguez (Nueva Canarias), desgrana punto por punto las dificultades con las que se están encontrando para realizar los presupuestos regionales. A principios de agosto se aprobaron las directrices para la elaboración de las cuentas canarias y se les ha pedido a todas las consejerías que envíen a Hacienda sus propuestas para esta primera fase del presupuesto, que es el gasto estructural y ordinario de funcionamiento.

Pero existen problemas para elaborar los presupuestos desde la perspectiva de los ingresos. El primero es que no están fijados por parte del Estado los objetivos de estabilidad presupuestaria, deuda pública y regla de gasto para el 2021.

El Gobierno de España no los ha aprobado, como correspondería a estas alturas, a través de un Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF ) y luego el Consejo de Ministros. La propuesta del Gobierno central en mayo aún no se ha concretado. Lo único que hay es el coeficiente de febrero, antes del Covid, donde se fijaron una serie de criterios para el 2020, 21 y 22. En el 2021, con carácter general, se propuso el 0,1% de déficit, en la regla de gasto el 3% y un objetivo deuda de las comunidades del 22,3% "Pero eso ha saltado hecho añicos porque España iba a tener un 2,8% de déficit y en el nuevo programa de estabilidad ya propone un 10, 34%, en 2020", recalca el viceconsejero. Canarias, para hacer los presupuestos no tiene, por tanto, el límite de gasto no financiero del Estado, que se lo tiene que dar a las comunidades de forma individualizada.

Otro hándicap es el desconocimiento de los ingresos que tocan a la Comunidad Autónoma. El grueso de los ingresos tienen dos patas: el sistema de financiación autonómica, que es con diferencia el más importante, y los impuestos propios. Respecto al sistema de financiación, en el año 2020 el Gobierno de España no redujo las cuantías pero para el 2021 lo que comentó la ministra de Hacienda es que iban a dar lo que les correspondiera legalmente, que es en función de la recaudación y la liquidación del 2019.

"Si nos dan esos perdemos mínimo 500 millones de los que nos tocó en el sistema de financiación respecto a 2020", apunta. En cuanto a los impuestos propios tienen bastante problemas. El Covid va a provocar que la temporada alta del turismo tenga dificultades para recuperarse .

Por tanto, en estos momentos hay serios obstáculos para hacer las previsiones para el 2021, ya que apenas tienen información fidedigna sobre cómo va ir el último trimestre del 2020, pero prevén que la caída de ingresos por impuestos solo de la Comunidad Autónoma, no de ayuntamientos y cabildos, sea de 450 millones, en relación al impuesto de transmisiones patrimoniales, el más potente, el petróleo, tabaco o los impuestos del REF (IGIC, Aiem, y matriculaciones), explica Delgado. De estos últimos, a la Comunidad Autónoma les corresponde el 42% y el 58% a corporaciones locales . Entre una y otra cosa Canarias puede tener una bajada de ingresos. si no se modifica el sistema de financiación al alza, de en torno a 900 millones de euros como mínimo de los previstos inicialmente para el 2020.

Y la tercera de las incertidumbres es la distribución del fondo de recuperación europea, los 75.0.000 millones de euros. A España le tocan 140.000 millones -70.000 millones en transferencias no reembolsables-. Pedro Sánchez informó que hay dos instrumentos. Uno es el fondo de recuperación y resiliencia de 560.000 millones y, de ahí, le corresponden 59.000 millones en fondos no reembolsables a Espana. Y otro es el fondo de reactivación y la Unión Europea y, de ese, que es un instrumento para hacer frente a la crisis por la pandemia a España le tocan 12.400 millones. Este segundo es el que está pensado para compensar la crisis del Covid, para ayudar a las empresas, el paro, los sistemas sanitarios y hacer frente a la pandemia, y el primero son para inversiones estratégicas de España y no se van a distribuir territorialmente. Para estos fondos "de la nueva generación" hay que presentar proyectos en el 2021, 22 y 23 y y ejecutarlos antes del 2026.

"Es decir que no sabemos cuánto nos va a tocar de esos fondos", precisa Delgado. Pese a estas tres grandes incertidumbres ya le están pidiendo sus números a las consejerías, que van a estar en función de los ejes del pacto de las Flores, alineados con el pacto de reactivación económica y social promovido por el presidente Ángel Víctor Torres.

Más negociación

Ante todo ello, el Gobierno de Canarias extrema la negociación con el Estado para que cierre cuanto antes los objetivos de estabilidad y regla de gasto y decida cuánto le corresponde a Canarias por el sistema de financiación y de los fondos europeos, pero en ningún caso Hacienda se pone en un escenario de que los ingresos en las Islas serán menores que en 2020 por que los gastos son mayores en sanidad y educación y eso el Estado lo tiene que compensar: o bien vía fondos no reembolsables o con los 500 millones de las sentencias en carreteras del superávit del 2018. "No queremos que ese dinero sea para inversiones o carreteras sino con carácter general e incluirlo en los servicios públicos, es decir, cómo se pueden gastar esos recursos de la sentencia es otra discusión que tenemos con Madrid", subraya el viceconsejero de Hacienda.

La Covid-19 supondrá en sus cálculos 400 millones más en los presupuestos de 2021 pues se requieren más de 100 ó 200 millones en sanidad para, por ejemplo, mantener las unidades UCI y todo el gasto anticovid en mascarillas, equipamientos o EPI, y en educación la contratación de 3.000 profesores que significa entre 150 millones a 200 millones en personal.

Por tanto, si no compensan suficientemente vía sistema de financiación, fondos europeos o con la sentencia el Gobierno de Canarias, están negociando con el Estado que les permitan endeudarse porque Canarias, junto País Vasco, son comunidades que tienen la deuda per cápita más saneada y una situación financiera y de solvencia "buenísima". Si el Estado les permite deuda, que es lo lógico, afirma que conseguirán en el mercado préstamos a "precios tirados".

El viceconsejero tiene claro que les hacen falta esos 900 millones para atender los servicios públicos, lo que Canarias exige que les permita el endeudamiento y los criterios del fondo de financiación autonómica sean más flexibles, así como que le deje gastar los 500 millones de la sentencia de carreteras en lo que el Gobierno canario realmente necesita y no en las vías. Se esperan muchas negociaciones con el Ejecutivo de España y con los partidos, para tenerlos elaborados en octubre y en noviembre entregados en el Parlamento.

Compartir el artículo

stats