Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis migratoria | El Estado no da respuesta a la falta de centros de acogida

Más de 200 personas siguen hacinadas en Arguineguín desde hace cinco días

Un total de 1.400 migrantes se encuentran alojados en centros de la Isla, cien de ellos en el terrero de Arinaga - CEAR señala los numerosos incumplimientos del Estado

Más de 200 personas siguen hacinadas en Arguineguín desde hace cinco días

Más de 200 personas siguen hacinadas en Arguineguín desde hace cinco días

Las horas pasan inexorablemente entre noticias de nuevos contagios, países que anulan sus viajes a las Islas y reuniones para aprobar unos presupuestos generales que penden de un hilo. Sin embargo, hay un espacio donde parece que el tiempo se ha detenido. Un muelle en el que nada cambia desde hace cinco días. Un puerto, el de Arguineguín, del que nadie se marcha pero a donde no dejan de llegar decenas de personas para quedarse. Hasta 210 migrantes malviven en media docena de carpas, rodeados por todas las incomodidades y sostenidos sólo por la inalterable empatía de los voluntarios y trabajadores de Cruz Roja. Muchas de estas personas llevan en este infraespacio desde el viernes. Cinco días. 120 horas esperando sin éxito a que la Delegación del Gobierno cumpla con su obligación, la de alojarles en un lugar que cumpla las condiciones básicas de salubridad y dignidad.

Ayer, por fin, se producía un movimiento por parte del Estado y la Subdelegación se ponía en contacto con la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas (Feht) para solicitarles apartamentos u hoteles en la Isla, preferentemente en la capital, para poder trasladar a la mayor parte posible de migrantes, con el coste cubierto por el Gobierno central.

Una posible solución que se ha hecho esperar y que se hace más que necesaria teniendo en cuenta que ayer el Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE) localizaba hasta cuatro pateras con destino a las costas grancanarias, con un total de 67 varones magrebíes a bordo, todos ellos en buen estado. A éstos se sumaban otros once hombres que habían llegado de madrugada a Arrecife, en Lanzarote, sin que en esta ocasión su embarcación fuera avistada por el SIVE.

En total, son 1.400 personas llegadas en patera las que se alojan en los centros de Gran Canaria, de las que 210 se encuentran en las carpas de Arguineguín y cien en el terrero de lucha de Arinaga. Una situación a todas luces insostenible, tal y como critica el portavoz de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) en Canarias, Txema Santana. "La acogida humanitaria de emergencia en primera instancia ha entrado en un colapso que la está haciendo inoperante. Todos sabemos desde hace muchos años que la ruta hacia las Islas se intensifica en septiembre y, sin embargo, la Delegación del Gobierno no cumple con ninguna de las medidas que anunció que iba a tomar".

Santana lamenta esta "irresponsabilidad", que deteriora la situación de las personas que llevan seis días durmiendo en el asfalto del muelle de Arguineguín, con temperaturas de 30 grados y sin ducha. Una situación que el portavoz de CEAR recuerda que jamás se había dado en Canarias -el récord temporal de migrantes a la espera de un alojamiento era de 80 horas, cuando ahora supera las 200- y que necesita de soluciones inmediatas que hasta el momento no se están dando. Aunque desde la Comisión Española de Ayuda al Refugiado entienden que los protocolos de acogida, ya de por sí complicados, se han visto agravados por la pandemia, también lamentan que las prioridades de los gobiernos sean otras, una indiferencia que fomenta comportamientos deleznables. "Una mala gestión de las migraciones infla el cable del racismo y la intolerancia, mientras que una buena gestión lo corta", recuerda.

Compartir el artículo

stats